Entrada destacada

LHT Técnica Light Healing ®

Light Healing® es una técnica de sanación espiritual que combina coaching y PNL con terapias florales y sanación akashica. El objetivo es e...

Hacia una medicina espiritual

El mes pasado hablamos sobre la capacidad de la información para nutrir el alma y de la intensa presión que recibimos incitándonos a consumir todo tipo de productos. Presión repetitiva y machacona porque los expertos de la conducta saben muy bien que para hacer algo creíble sólo es necesario repetirlo el número suficiente de veces. Así se hace -hasta la saciedad- en los medios de comunicación. Y llega un punto en el que la mente no es capaz de filtrar la información. Surge pues la cuestión de cómo vivir no programados -sin darnos cuenta- por otros, de cómo recuperar nuestra individualidad. Pues bien, una vía para empezar a lograrlo es seleccionar la información que recibimos. Especialmente en el ámbito de la salud y del crecimiento personal. Porque hoy día existe abundante información -cada vez más- que tiene la virtualidad de nutrir positiva y adecuadamente el alma de la persona que la recibe. La mayor parte puede encontrarse en libros, alguna en revistas, películas y radio... y prácticamente nada en televisión.
Una gran fuente de información positiva, como digo, son los libros llamados de expansión de la conciencia o de crecimiento interior. Pues bien, hay cuatro personajes -profesionales todos de la salud- que han llamado poderosamente mi atención desde hace años porque en ellos predomina la idea de vincular la medicina a la espiritualidad; para los cuatro es el sentido último de la vida. Permítanme que hable brevemente de ellos.

EDWARD BACH

El primero es Edward Bach (1886-1936), médico inglés que desarrolló la Terapia Floral, medicina del alma que mediante el uso de esencias florales trata los desequilibrios provocados por los pensamientos y emociones del ser humano. Bach era un eminente bacteriólogo y homeópata en Londres cuando decidió dejarlo todo para investigar en la naturaleza en busca de armas más poderosas contra la enfermedad. Hoy, en sólo sesenta años, la concepción de la medicina que desarrolló está extendida por todo el mundo. La dejó reflejada en sus escritos (apenas 160 páginas). Estas son algunas de sus afirmaciones:-"La enfermedad es un conflicto entre el ser superior y la personalidad, y no se erradicará a no ser por un esfuerzo espiritual y mental."-"La auténtica naturaleza de la enfermedad ha quedado enmascarada por el materialismo. Los actuales métodos materialistas no pueden erradicar la enfermedad porque ésta no es material en su origen. La principal razón del fracaso de la ciencia médica moderna es que trata los resultados, no las causas."-"Estamos en el mundo para obtener conocimiento y experiencia, para desarrollar las virtudes y borrar de nosotros lo malo. El alma sabe qué circunstancias nos permitirán lograrlo mejor y nos sitúa ante las experiencias que necesitamos".

BRIAN WEISS

El segundo personaje es Brian Weiss, jefe de Psiquiatría de un conocido hospital de Miami (EE.UU.). Su vida daría un giro radical cuando, al tratar con hipnosis a algunos pacientes, éstos parecían retroceder a vidas pasadas y traer mensajes de otros planos espirituales. Al principio se lo tomó con absoluto escepticismo pero fue anotando sistemáticamente sus entrevistas aplicando el método científico a su investigación hasta que hubo un momento en el que reconoció que lo que frente a él sucedía se le revelaba como una verdad irrefutable no investigada hasta entonces por ninguna rama de la Ciencia. Y decidió escribir un libro sobre ello afrontando el riesgo de perder su prestigio e, incluso, su propia carrera. Pero sucedió todo lo contrario: desde entonces ha escrito libros extraordinarios sobre el tema. Comentando su experiencia, Weiss diría: "Aún escribo artículos científicos, doy conferencias en congresos profesionales y dirijo el Departamento de Psiquiatría. Pero ahora vivo entre dos mundos: el mundo fenoménico de los cinco sentidos representado por el cuerpo y el mundo mayor de los planos no físicos representados por el alma y el espíritu. Sé que estos mundos están vinculados, que todo es energía. Sin embargo, muchas veces parecen guardar gran distancia entre sí. Mi trabajo consiste en conectar esos mundos, en documentar cuidadosa y científicamente esa unidad."Dos de sus mejores libros son Muchas vidas, muchos maestros y Lazos de amor.

ELISABETH KÜBLER-ROSS

El tercer personaje es Elisabeth Kübler-Ross, una psiquiatra de origen suizo afincada en Estados Unidos. Mujer de enorme corazón y poderosa voluntad, su vida siempre la conducía a donde existieran intensos sufrimientos humanos, desde la Polonia de la postguerra hasta un hospital de Chicago para niños invidentes. Sostuvo fuertes enfrentamientos con sus superiores por la deshumanización de los sistemas médicos establecidos y entre sus logros destaca haber conseguido el alta del 94% de las esquizofrénicas "desahuciadas" del Hospital Estatal de Manhattan (Nueva York). Todas ellas salieron de él para llevar vidas eficientes y productivas. Eso le demostró que existe un poder sanador que trasciende los medicamentos y a la misma ciencia, basado en el cariño, el contacto y la comunicación. Pero el trabajo suyo que daría la vuelta al mundo es la investigación de la vida después de la vida pues fue la primera científica que investigó miles de casos sobre este tema con personas que habían sufrido muerte clínica. Su autobiografía -La rueda de la vida- es un canto al valor de la lucha por los que sufren y a la esperanza de que después de esta vida nos espera algo mucho más luminoso y grato.

CAROLINE MYSS

Termino esta relación con Caroline Myss, mujer que se dedicaría a ayudar a la clase médica cuando a partir de 1982 su capacidad de intuición se fue expandiendo hasta el punto de poder describir con precisión las causas de las enfermedades de personas que ni siquiera conocía. Dejó entonces su profesión de periodista y comenzó a ayudar a un conocido profesional como intuitiva médica. Hoy en día ayuda con sus certeros diagnósticos en los que combina lo físico, lo psíquico y lo espiritual e imparte cursos por todo el mundo acerca de la anatomía sutil o cuerpo energético del hombre. Para ella la finalidad de la vida es vivir de modo coherente con nuestros ideales espirituales. Su primer libro -Anatomía del espíritu- expresa de forma clara y sencilla la relación entre la enfermedad, las emociones y la espiritualidad. En suma, el doctor Bach -sin apenas recursos científicos- encontró medicamentos para el alma, la doctora Kübler-Ross demostró que existe una vida muy superior después de la vida, el doctor Weiss ha realizado rigurosos estudios científicos sobre la reencarnación y Caroline Myss ha descrito la anatomía sutil de nuestro campo de energía. Se han publicado cientos de miles de ejemplares de los libros escritos por ellos y su información ha llegado a millones de personas. Y son muchos quienes piensan que sus obras tienen, por sí mismas, propiedades sanadoras de las almas de quienes las leen.Por eso es tan importante ser selectivo con la información. Saber encontrar lo que de verdad nutre el alma es fundamental para sobrevivir en esta sociedad.

Fernando Sánchez


Edward Bach iniciador de los remedios florales


Cuando se cumplen 70 años del fallecimiento de Eduard Bach, su
aportación filosófica y metodològica a los Métodos Naturales de Salud constiuye
un elemento fundamental para el equilibrio psicoemocional ; descubridor de la
denominada "terapia floral " aporta al corpus naturopatiae un conjunto de
sistematizaciones que hacen posible el desarrollo científico de una práctica
higiodinámica de gran alcance y eficacia.
EDWARD BACH. Iniciador de la Terapia Floral
Edward Bach nació en Moseley el 24 de setiembre de 1886, fue el mayor de sus hermanos, dos niños y una niña. Tuvo una salud delicada de bebé que fue mejorando a medida que iba madurando, aunque conservó una sensibilidad muy agudizada que le sería de gran ayuda en un futuro. Ya de niño poseía la comprensión de las aflicciones de los demás y esa certidumbre le determinó la tarea que había de desempeñar en el futuro: Encontrar un método sencillo y universal para aquietar las mentes y sanar los cuerpos de todo tipo de enfermedad.
De los dieciséis a los diecinueve años, Edward trabajó en la fundición de su padre, lo que le permitió adquirir conocimientos y comprensión de la naturaleza humana, al convivir diariamente con sus compañeros de trabajo; vivenció en que manera el temor a la enfermedad con las consecuencias económicas que acarreaba, estaba siempre presente en la mente de sus compañeros. Decidió, pues, empezar la tarea que ya desde niño había tenido clara. Se dio cuenta de que si quería descubrir un remedio diferente, necesitaba una auto-idea; sintió que le era necesario redescubrir verdades acerca de la enfermedad y de la curación de la humanidad por experiencia directa …
Su decisiòn de ser médico, para ocuparse del sufrimiento de los seres humanos, fue precoz. Estudiò en la cercana universidad de Birmingham, se graduó en 1912 e iniciò su pràctica clìnica en Londres. Los primeros años de trabajo estuvieron caracterizados por un gran entusiasmo y por el deseo, que nunca abandonò, de hacer aùn màs, de ir màs allà, experimentando nuevos caminos. El niño curioso y reflexivo se habìa vuelto un adulto que seguìa observando el mundo y haciéndose mil preguntas, sin desalentarse, aùn cuando no encontraba las respuestas.
El joven mèdico pensaba que el hombre no es una màquina, con engranajes que van lubrificados y sustituìdos, el hombre es un ser complejo en el que la mente y el cuerpo no pueden tomarse por separado, en el que cada singular aparato se relaciona con todo el resto. Cada hombre tiene su historia, emociones, sensaciones, suenos y necesidades que no se pueden ignorar. Y sin embargo la atenciòn de sus colegas y del mundo académico estaba siempre dirigida solo a la enfermedad.
Para Bach no quedaban dudas: lo que debìa ser curado era el ser humano en su complejidad. No era suficiente conformarse con tamponar los sìntomas.
Después de un año en el departamento de cirugìa del Hospital de la University College de Londres, el joven Bach decide pasar a la inmunologìa. Sus estudios lo llevaron a descubrir en el estòmago de algunos enfermos crònicos, un tipo particular de bacterias que estaban casi ausentes en el organismo de las personas sanas. Al final de esta investigaciòn consiguiò producir una vacuna que obtuvo òptimos resultados.
Absolutamente absorbido por sus estudios, Bach se preocupaba poco por su propia salud. Esto podrìa parecer un contrasentido, mas no es raro, estudiando la vida de los grandes personajes, obeservar en ellos aquellos errores que luego habrìan descubierto y corregido. Tal vez es justo esta capacidad para equivocarse y aprender de los propios yerros lo que los vuelve realmente "grandes".
En julio de 1917, después de años de trabajo duro a causa de la primera gerra mundial, Bach fue operado de urgencia. El diagnòstico es terrible: le dan sòlo tres meses de vida a causa de un tumor en el bazo, ya extendido. De frente a la perspectiva de una muerte inminente, Bach reaccionò como cualquier otro ser humano: cayò en una profunda depresiòn, de la cual saliò alimentàndose de energìas inesperadas. Si tenìa que morir, no habìa tiempo que perder, tenìa muchas cosas para hacer, tenìa que estudiar y experimentar.
Se concentrò en el trabajo. pasaron tres meses, cuatro, cinco... sus colegas lo miraban estupefactos. No solo todavìa estaba vivo, sino que los anàlisis no dejaban lugar a dudas: su enfermedad estaba regrediendo. Bach descubriò asì, a costa de sì mismo, que la energìa producida por una gran pasiòn era capaz de vencer qualquier negatividad. Fué asì que aquella que se habìa presentado como una tragedia, se volviò el punto de partida para sus nuevas y fundamentales investigaciones, que lo habrìan llevado, anos después, a la identificaciòn de sus "remedios": las hoy famosas Flores de Bach, que cada una, con su propia identidad, apunta a restituir energìa al cuerpo y a la mente.
Sus intuiciones sin embargo no conseguìan encontrar el camino para llegar a una investigaciòn sistematizada, esto es, pràctica clìnica concreta. Fundamental fue la lectura de Organon , de Samuel Hannemann, uno de los padres fundadores de la Homeopatìa, quien como Bach, pensaba que el paciente visto como persona fuese mucho màs importante que la enfermedad. Ademàs no usaba vacunas, curaba con hierbas, plantas, metales y hasta venenos, usados en dosis infinitesimales.
Gracias a la Homeopatìa, Bach consiguiò sitematizar sus propios descubrimientos, llegando, junto a su colega Paterson, a la preparaciòn de nuevas vacunas, llamadas "nosodos", que aùn hoy se aplican homeopàticamente, sobre todo en la cura de algunas enfermedades crònicas.
Prosiguiendo con estos estudios, dividiò las bacterias responsables de estas enfermedades en siete grupos, y fiel a su idea de poner al hombre, esto es el paciente, en el centro de la investigaciòn, empezò a estudiar las caracterìsticas comunes de las personas che necesitaban la misma vacuna. Resultaron siete perfiles psicològicos diferentes. Bach empezò entonces a hacerse una pregunta revolucionaria para aquella época: y si fuese la ìndole, el estado de ànimo, el que provocaba la enfermedad? Esta pregunta sentarìa las bases para sus estudios sucesivos, aquellos que lo habrìan llevado a la identificaciòn de sus extraordinarios "remedios". Decidiò abandonar entonces su estudio médico de Londres para dedicarse completamente a la investigaciòn de un nuevo método de cura, totalmente basado en el estudio del alma humana.
En 1912 volviò a Gales, a su amada campiña. Sus vacunas, los "nosodos", se iban perfeccionando y funcionaban, pero no con todos sus pacientes, y a veces las enfermedades, despuès de un perìodo de regresiòn, se volvìan a presentar. Ademàs, los nosodos, eran todavìa producidos por bacterias. Durante sus largos paseos inmergido en la naturaleza, Bach llegò a recoger e identificar los dos primeros remedios: Mimulus e Impatiens. Con estas flores preparò nuevos nosodos. Para elegir los pacientes adaptos para recibir este método de cura se dejò guiar por su intuiciòn, buscando la semejanza entre la planta y el perfil psicològico del paciente.
Mimulus, una flor que aparece fràgil, fue subministrada a pacientes que mostraban timidez, pequenos miedos. Impatiens, la flor "impulsiva", que proyecta lejos de sì sus propias semillas, fue subministrada a pacientes màs nerviosos y apurados. Los resultados fueron inmediatamente satisfactorios. El camino estaba trazado.
El perìodo sucesivo, y hasta 1932, lo viò pasar horas y horas en estado de contemplaciòn de las plantas de su infancia, con la intenciòn de "entender" a las flores, estudiando sus aspectos y caracterìsticas. Llegò asì a la identificaciòn de las primeras doce flores. El mètodo funcionaba, pero aùn una vez màs, no con todos los pacientes. Edward Bach decidiò entonces profundizar los conocimientos del alma humana, buscando las miles sutilezas posibles que hacen de cada hombre un ser diferente a todos los demàs. Las emociones negativas fundamentales habìan sido identificadas, el miedo, el terror, el pànico, la actitud mental que lleva a torturarse, a rumiar los pensamientos, la indecisiòn, la indiferencia y el aburrimiento que llevan a no amar màs a la vida, la invadencia, la debilidad y la poca estima por sì mismo y por las propias capacidades, la impaciencia, la soledad, el entusiasmo devastante... cada uno de estos sentimientos debìa ser ulteriormente analizado. El miedo, por ejemplo, podìa concentrarse sobre algo preciso como la muerte o la enfermedad, pero también hacerlo en forma vaga, indeterminada. Habìa mucho camino por recorrer...
Bach recomenzò su investigaciòn y la concluyò en 1935, con la identificaciòn de 38 remedios que aùn hoy forman la estructura de su método de cura. Al mismo tiempo se ocupò de divulgar lo que habìa descubierto. Tratò de ensenarlo a sus colegas, y èsto le procurò no pocos problemas con los representantes màs conservadores de la clase médica. Tal vez fue por ello que pidiò ser cancelado de la Orden de los Médicos, declarando que querìa ser considerado solo un herboristero.
Antes de marchar enfatizó la importancia de mantener el sistema lo más sencillo posible, luchando contra cualquier intento de alterar su pureza y también nos dejó un escrito.

Queridos amigos:

Sería maravilloso construir una pequeña Hermandad, sin rangos ni categorías, donde nadie fuera más ni menos que los otros, para dedicar nuestras vidas a cumplimentar los siguientes principios:
  1. Se nos ha deparado un sistema curativo sin precedentes en la memoria de la humanidad; con la simplicidad de estos remedios florales podremos tener la absoluta certeza de contar con sus maravillosas virtudes para vencer la enfermedad.
  2. No criticar, ni condenar jamás los pensamientos, las opiniones o las ideas de los demás, recordando siempre que todos los seres humanos somos criaturas de Dios, y cada uno de nosotros recorre su camino hacia la Gloria del Divino Padre.
  3. Llevamos en nuestra mano diestra, como los Caballeros del pasado, las armas para vencer al dragón del Miedo, sabiendo que nunca deberemos pronunciar una palabra de desaliento, sino que, por el contrario, debemos llevar esperanza y sobre todo seguridad, a aquellos que sufren.
  4. Jamás debemos dejarnos llevar por los éxitos o las adulaciones que podamos encontrar en nuestra misión, recordando siempre que no somos otra cosa que los mensajeros del Gran Poder.
  5. Cuanto más profundicemos en la confianza de quienes nos rodea, mejor podremos influenciarles nuestra convicción de que todos nosotros somos solamente agentes de la Divinidad, enviados para socorrerlos en sus necesidades.

  6. A medida que los enfermos mejoren, debemos explicarles que las hierbas de los campos, que son las que los están curando, son dones de la Naturaleza: que son dones de Dios.

De esta forma, lograremos que crean nuevamente en el Amor, la Misericordia, la Compasión y la Fuerza Omnipotente del Más Alto.

Edward Bach.


Unas semanas antes de abandonar este mundo afirmó a sus colaboradores:
Mi tarea esta cumplida… Mi misión en este mundo ya ha finalizado …
Muriò durante el sueño, en su casa de Mount Vernon, en el Sussex, hoy sede del Bach Centre. Era el 27 de noviembre de 1936, habìan transcurrido 19 años desde aquel diagnòstico de la medicina, que le habìa dado 3 meses de vida. Edward Bach nos deja un método que luego de màs de sesenta anos sigue difundiéndose y desarrollàndose, y 3 simples libros: "Cùrate a ti mismo", "Los doce curadores", y "Lìbrate a tì mismo", que son todavìa capaces de ilustrarnos sobre el proceder humano.

Meditación guiada - Elemento Tierra

Excelente para inducir el sueño.



Crisis de pánico

Una persona va caminando tranquilamente por la calle. O manejando su auto. Quizás no va pensando en nada en particular. Repentinamente comienza a sentir palpitaciones, parece que el corazón va a saltar de su pecho..., siente un miedo intenso a morir, desesperación, necesidad de escapar. Enseguida nota que le cuesta respirar, y un mareo le hace pensar que podría desvanecerse. Queda paralizado por el miedo. No comprende lo que ocurre, pero se siente en peligro.
Llamamos crisis o ataque de pánico a la aparición repentina de miedo intenso, acompañado de algunos de los siguientes síntomas:
1. Palpitaciones, o aumento de la frecuencia cardíaca.
2. Sudoración.
3. Temblores o sacudidas musculares.
4. Sensación de ahogo o falta de aire.
5. Sensación de atragantarse.
6. Opresión en el pecho.
7. Nauseas o molestias abdominales.
8. Inestabilidad, mareo o sensación de desmayo.
9. Sensación de irrealidad o de despersonalización.
10. Miedo a perder el control o volverse loco.
11. Miedo a morir.
12. Sensación de hormigueo.
13. Escalofríos o sofocaciones.
Deben presentarse por lo menos cuatro de los síntomas típicos para diagnosticar un ataque. Además, deben irrumpir de modo brusco, alcanzando su máxima intensidad en los primeros 10 minutos aproximadamente, para luego decrecer en forma rápida.
Cuando las Crisis se repiten
"Y si me ocurre de nuevo? Y si me desmayo o me mareo en la calle y nadie me ayuda? O peor, manejando mi auto. Es mejor que ya no salga solo."
Luego de las primeras crisis, se instalan un intenso temor a que las mismas se repitan en cualquier momento, y una preocupación constante por las consecuencias que podrían generar."¿No iré a tener un ataque al corazón? ¿Tendré algo en la cabeza? Me estaré volviendo loco? Tengo que ir al médico cuanto antes."
Su comportamiento comienza a cambiar con relación a la posibilidad de tener una crisis. Comienza a adquirir una serie de conductas de reaseguro y a limitar cierto tipo de actividades cotidianas que ahora considera riesgosas.
Cuando ocurre todo lo mencionado, estamos en presencia de un Trastorno de Pánico, el cual debe ser tratado en forma oportuna por un profesional idóneo en la materia.
Las primeras consultas:
La persona cree estar teniendo una enfermedad física, motivo por el cual comienza una ronda de consultas por distintas especialidades médicas, con la expectativa de encontrar una causa orgánica que explique los síntomas que padece. Visita al clínico, al cardiólogo, al neurólogo, al endocrinólogo... En cada caso se llevan a cabo distintos exámenes, análisis, radiografías, incluso tomografías computadas. La respuesta suele ser siempre la misma: "usted no tiene nada, son sus nervios". Afortunadamente, en los últimos años la situación tiende a cambiar, siendo cada vez más los médicos capaces de sospechar el diagnóstico de Trastorno de Pánico y orientar así a sus pacientes hacia una derivación correcta.
El miedo al miedo:
Si el trastorno de pánico no es tratado adecuadamente, la persona que lo sufre suele restringir cada vez más sus actividades fuera de su casa. Resulta habitual que ya desde el principio de la evolución, se evite el uso de trenes, colectivos y subtes, así como el ir solo por la calle, alejarse de su casa, o concurrir a lugares cerrados o con mucha gente, como cines, teatros, shoppings, etc. Luego puede ocurrir que resulte muy atemorizante incluso el quedarse en su casa solo, sin compañía. En casos extremos pero no excepcionales, ha habido personas que no han salido de sus hogares por meses, o incluso años.
En muchos pacientes, las crisis hace ya mucho que no ocurren, pero persiste un intenso temor de que reaparezcan: se ha instalado el miedo al miedo. Es decir, el miedo a tener miedo como consecuencia de un ataque de pánico.
Agorafobia:
Llamamos Agorafobia al temor a estar en distintos lugares o situaciones en donde puede llegar a resultar difícil escapar u obtener ayuda en el caso hipotético de tener una crisis de pánico. Al principio, estas situaciones pueden ser afrontadas pagando el precio de un intenso malestar físico. Tiempo después ya se vuelve necesaria la presencia de una persona de confianza como acompañante: surge así la dependencia. Finalmente, en la mayoría de los casos, dichos lugares o situaciones llegan a ser evitados por completo.
¿Por qué?:
Si bien en un principio se pensaba que las causas de este trastorno eran exclusivamente psicológicas, hoy se sabe que no es así. Se han descubierto factores neuroquímicos, así como cierta predisposición genética, que, junto con elementos emocionales y eventos estresantes, llevan a la irrupción de este cuadro.
La edad de comienzo suele situarse entre los 25 y los 35 años, si bien estos límites no son estrictos.
Aproximadamente 35 de cada 1000 personas lo sufren en algún momento de sus vidas.
¿Cómo se diagnostica? ¿Tengo que hacerme estudios?:
Como dijimos antes, la persona que sufre este problema ya ha pasado por distintos médicos clínicos antes de llegar a la consulta con el psiquiatra.. Incluso en muchos casos han visitado también a otros profesionales de Salud Mental que al no estar especializados en este tipo de trastornos en particular, no han logrado una gestión exitosa.
Los estudios clínicos básicos siempre son necesarios para descartar con certeza la existencia de problemas físicos. Luego de este primer paso (realizado habitualmente por el médico clínico o cardiólogo) estamos en condiciones de precisar el diagnóstico específico. El mismo se logra a través de la información que brinda el paciente acerca de sus síntomas, orientado por preguntas específicas formuladas por el especialista, y del estudio de la evolución del trastorno desde el momento en que comenzó a manifestarse. En esta etapa diagnóstica así como en la siguiente (tratamiento psicológico y/o farmacológico), en la gran mayoría de los casos no son necesarios estudios biológicos sofisticados.
¿Es verdad que la recuperación es posible? ¿Aún después de muchos años de evolución?:
Absolutamente. La recuperación es la regla, en casi todos los casos. Para que esto sea así es muy importante que el tratamiento sea específico, enfocado directamente en los síntomas del trastorno. Este tratamiento es altamente efectivo, y se compone de la Terapia Cognitivo-Conductual y el Tratamiento Farmacológico correcto.
El Tratamiento:
A pesar del dramatismo del Trastorno de Pánico con o sin Agorafobia, y de sus severas implicancias en la vida cotidiana de quien lo padece, el tratamiento correcto lleva a la recuperación de la vida normal. El tiempo que demanda alcanzar esta mejoría es variable, pero la gran mayoría de los pacientes comienzan a recuperarse entre los dos y cinco meses de comenzado el mismo, siempre y cuando no coexistan otros factores patológicos que compliquen el cuadro.
Se utilizan técnicas de Psicoterapia Cognitivo-Conductual, orientadas a tratar específicamente los pensamientos negativos y los circuitos generadores de ansiedad y temor, permitiendo instrumentar en forma gradual el afrontamiento de las situaciones temidas.
El tratamiento farmacológico debe ser específico para el Trastorno de Pánico, y en todos los casos debe acompañarse del Tratamiento Cognitivo Conductual para que la recuperación sea sólida y duradera. La necesidad de administrar medicación se evaluará para cada paciente en particular. Cuando la indicación es correcta permite una evolución más rápida y con menor impacto de los síntomas.
Son también de gran utilidad los Grupos de Autoayuda, ya que, a pesar de que no reemplazan al tratamiento médico-psicológico, brindan un espacio para muchos individuos que se sienten muy solos y les resulta difícil encontrar comprensión de su problema en su entorno.
La Biblia habla sobre las Fobias:
Romanos 8:15 Pues no recibisteis el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor, sino que recibisteis el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: "¡Abba, Padre!"
2 Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
Salmo 27:1 Jehovah es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehovah es la fortaleza de mi vida; ¿de quién me he de atemorizar?
Salmo 56:3 El día en que tengo temor, yo en ti confío 4 En Dios, cuya palabra alabo, en Dios he confiado. ¡No temeré lo que me pueda hacer ningún mortal! 10 Porque grande, hasta los cielos, es tu misericordia; y hasta las nubes, tu verdad. 11 ¡Seas exaltado sobre los cielos, oh Dios; y sobre toda la tierra, tu gloria!
Josué 1:9 ¿No te he mandado que te esfuerces y seas valiente? No temas ni desmayes, porque Jehovah tu Dios estará contigo dondequiera que vayas.
Mateo 10:28 No temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar al alma. Más bien, temed a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. 29 ¿Acaso no se venden dos pajaritos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados. 31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajaritos
Mateo 6:26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?
30 Si Dios viste así la hierba del campo, que hoy está y mañana es echada en el horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe?
Mateo 11:28 "Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. 30 Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga."
Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy. No como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

El Efecto Kirlian

En 1939 propusieron al perito electricista Semión Kirlian la reparación de un aparato para realizar masaje médico por corrientes de alta frecuencia, instalado en un hospital. Al probar el aparato, Kirlian se interesó por la descarga que se producía entre el electrodo, recubierto de vidrio, y la piel de la mano. La descarga parecía cambiar de color y Kirlian quiso fotografiarla. Los primeros experimentos dieron un resultado asombroso: se imprimía en la película el dibujo de la palma de la mano, parecida a una radiografía, rodeado de una aureola y cubierta por infinidad de puntos claros. Los dedos emitían rayos, cual si fueran reflectores.
Kirlian empezó a buscar nuevos métodos para obtener imágenes más perfectas. Le ayudaba su esposa Valentina. Ante el matrimonio Kirlian se iban abriendo gradualmente fenómenos cada día más asombrosos.
Todo ser y tejido, vivientes, bajo el influjo del campo de alta frecuencia, producían una irradiación individual. Esta reflejaba el contorno anatómico del objeto fotografiado, pero se distinguía por la movilidad, el dinamismo, que dependía del estado del organismo. La hoja vegetal caduca o la piel de la persona cansada no producían las mismas irradiaciones que la hoja viviente o la piel de la persona descansada. En el cuadro de los procesos originados por las descargas, se dejaban sentir sin falta la enfermedad, la intoxicación o el estado psíquico del objeto de investigación, si éste era una persona, ¿Aquello era casualidad o ley? Esto era lo que preocupaba a los Kirlian. Las observaciones realizadas durante muchos años, les hicieron deducir que, en iguales condiciones experimentales, el cuadro proporcionado por las descargas eléctricas de alta frecuencia sobre unos mismos objetos era reproducible, reiterable. Dicho de otra manera: se supeditaba a determinadas leyes y permitía obtener una noción sobre el estado eléctrico de la naturaleza animada e inanimada. Así surgió el "efecto Kirlian". Antes de publicar los resultados de sus observaciones, los investigadores estudiaron la cuestión durante 25 años: ejemplo de escrupulosidad verdaderamente científica.


El Efecto Kirlian y La Bioenergía.
La discusión en torno a la naturaleza del mismo empezó tanto pronto como se tuvo noticia de éste y continúa hasta el día de hoy, tanto entre los científicos soviéticos como los de otros países. La publicación de la obra de los esposos Kirlian coincidió en el tiempo con la edición en ruso de los trabajos del húngaro Albert Szent-Gyorgyi, Premio Nóbel, que tuvieron cardinal importancia para el desarrollo de la ciencia sobre la vida.Szent-Gyorgyi basaba sus trabajos en la concepción sobre los enlaces entre los procesos de la actividad vital y los de la excitación electrónica de las moléculas, células, tejidos y, por último, del organismo en su conjunto. Gyorgyi supone que el organismo está penetrado por un flujo invisible, cuyas partículas -electrones- son portadora de energía, carga e información, y sirven como una especie de combustible para todos los procesos vitales. El "efecto Kirlian" pone, precisamente, en manos de los biólogos, un método experimental para estudiar los procesos energéticos en el organismo viviente. Los procesos hipotéticos supuestos, admisibles en el organismo animado se hicieron visibles, asequibles a la observación.

¿Bioplasma? ¿Emisión Fría De Electrones?
La primera conferencia sobre cuestiones de bioenergía en que se trató el efecto Kirlian, se celebró en 1968 en la URSS, en la ciudad de Alma-Ató, capital de Kazajstán.
Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Kajaza, encabezados por el joven biólogo Víctor Iniushin, hoy Doctor en Ciencias Biológicas, hizo allí el balance del estudio biológico de cuatro años del efecto Kirlian. Confirmóse una vez más que la luminiscencia del objeto animado no era estable sino que dependía de infinidad de circunstancias, comprendidos los ritmos diarios de la Tierra. Los estudios establecieron la relación entre la luminiscencia y la intensidad de los procesos respiratorios. Con la particularidad de que se puso en evidencia un fenómeno interesante, al que denominaron efecto de extinción de la luminiscencia, Si un mismo objeto es sometido continuamente y durante bastante tiempo (10 a 30 minutos) a los efectos de la corriente de alta frecuencia la intensidad de la luminiscencia se debilita. Este efecto sólo se produce en los organismos vivientes y no se manifiesta de ninguna manera en los metales, ni en los dieléctricos sólidos.
Así, pues, nuevos experimentos y nuevos datos. Pero ¿cuál es la naturaleza física del fenómeno descubierto? Según el criterio de los esposos Kirlian, la emisión autoelectrónica en campo de alta frecuencia es inherente a todos los cuerpos de la naturaleza, incluyendo los organismos vivientes. Iniushin considera que se demuestra la existencia de la materia en estado plásmico -bioplasma- en el organismo viviente. Por bioplasma entiende un sistema de partículas cargadas libres -electrones e iones- en el organismo, Y considera que, gracias al bioplasma, se podía comprender el mecanismo de la acción de los campos eléctricos y magnéticos externos (comprendidos los naturales) en los organismos vivientes.
El físico soviético Víctor Adamenko, como resultado de metódicas investigaciones, ha llegado a la conclusión de que el mecanismo del "efecto Kirlian" está relacionado con el surgimiento de una descarga de alta frecuencia de tipo especial, excitada en el aire por los electrones que un fuerte campo eléctrico ha "arrancado" del objeto de observación. Empleando impulsos de tensión de alta frecuencia, se pueden "extraer" electrones del tejido viviente sin destruirlo. Este investigador supone que si se empleara, además un dispositivo de vacío, probablemente se podría obtener la imagen de la célula viviente.La neuropsiquiatra Thelma Moss, profesora de la Universidad le California, decidió viajar a Moscú y a Alma-Ató, para conocer los trabajos de los especialistas soviéticos en bioenergía. Al regresar a los Estados Unidos, en colaboración con el físico Kendall Johnson, repitió algunas investigaciones de los soviéticos y obtuvo, por primera vez en los Estados Unidos, fotografías como las de Kirlian.
El interés por el efecto empezó a crecer con tanta rapidez, que ya en 1972, a iniciativa del profesor S. Krippner -psicólogo norteamericano que dirige el "Centro para el estudio de los sueños" se celebró en Nueva York la primera conferencia del hemisferio occidental en que se discutió el "efecto Kirlian". Asistieron más de 500 biólogos, físicos, psicólogos, ingenieros, fisiólogos, médicos, fotógrafos y criminalistas. Interesó en particular el enlace descubierto por Kirlian entre las características del proceso de descarga y el estado emocional de los sometidos al experimento. "El valor principal de estos estudios -manifestó en la conferencia el profesor norteamericano William Tyller, especialista en lo físico del estado sólido- reside en que, gracias a ellos, hemos obtenido detectores con los que se puede iniciar el estudio de los fenómenos psicoenergéticos" . A la segunda conferencia celebrada en Nueva York en el verano de 1973 asistieron ya más de mil personas.


La "Terapéutica Electrónica".
El doctor Mijaíl Guelkin -un cirujano leningradense especialista en acupuntura-, al conocer los trabajos de Valentina y Semión Kirlian decidió examinar con ellos la posibilidad de construir un instrumento que ayudara al médico a evidenciar los puntos para la punción en el cuerpo humano. Los Kirlian se interesaron por la propuesta del médico, pues se habían percatado hacia mucho que gran parte de los 695 puntos determinados para la punción coincidían con sectores de intensa luminiscencia. Unos años después surgió al mundo el instrumento. Y es así como un antiguo método terapéutico adquirió un nuevo sesgo debido a los trabajos de los médicos de Alma-Atá, los cuales decidieron inferir en el organismo a través de los puntos de punción, no ya con agujas, sino con el rayo laser; ejercer así una especie de estimulación energética de los procesos vitales. Se basaban para ello en tradicionales terapéuticas orientales y nacionales: las de curación por luz solar concentrada. Los experimentos realizados en Alma-Ata,donde como métodos de control para evaluar objetivamente el influjo de la radiación roja se empleaba también "efecto Kirlian", demostraron la hiperactividad biológica de la región roja del espectro: estimula la cicatrización postraumática de los tejidos, y la síntesis del glicógeno. Allí se emplearon por primera vez láseres helioneónicos para curar la hipertensión, las lesiones en las articulaciones, la endarteritis y las enfermedades del metabolismo En este caso, el "efecto Kirlian" permite juzgar tanto el estado inicial como curso y efecto de la curación. ¿En qué se basa el mecanismo del influjo terapéutico? Por ahora no hay respuesta determinada. La deberán dar las futuras investigaciones. Ahora sólo se dan los primeros pasos en este camino. Es posible que ello esté relacionado con la excitación electrónica de las estructuras moleculares; que quanta electro-magné ticos o pequeñas energías, incapaces de lesionar las moléculas biológicas, las pongan en estado de excitación.
Como todo nuevo método médico, éste también requiere un desarrollo minucioso y una comprobación detallada.

María Celia Jamniuk

Aumentar la autoestima

¿Qué es la Autoestima?
Eres Tú. La persona con la que más convives durante toda tu vida eres tú. Nuestra más importante relación es con nosotros mismos, y la convivencia con nosotros mismos es la relación a la que menos tiempo y esfuerzo dedicamos. La que menos solemos tomar en serio y la más importante de todas las áreas de nuestra vida. La Autoestima es una de las dimensiones psicológicas más cruciales en la existencia humana.
En general se suele llamar Autoestima a una actitud o a una emoción que tenemos frente a nosotros mismos. En realidad, técnicamente, la Autoestima es una respuesta emocional particular al hecho de realizar un juicio de valor sobre todo lo que consideramos nuestra persona. Se refiere al grado de valor que nos asignamos. Normalmente, se confunden los términos Autoimagen, Autoconcepto, Identidad y Confianza en uno Mismo como si fueran todos lo mismo y como si todos fueran sustituibles por la palabra Autoestima. Todos estos aspectos psicológicos de la percepción de uno mismo son tan cercanos y están tan relacionados, que parecen funcionar y ser la misma cosa. No lo son, pero para el propósito de éste artículo no es necesario que expliquemos cada uno, solamente diremos que es más correcto decir que todos estos aspectos forman una actitud ante sí mismo y es por eso que en nuestro sistema de cursos nos referimos a la Actitud Ante Uno Mismo. (En el curso que lleva este nombre se analizan a fondo estas diferencias para aprender a desarrollar cada aspecto de uno mismo adecuadamente).
Las respuestas emocionales como la tristeza y el enojo (con sus respectivas respuestas compulsivas y problemáticas, la violencia impulsiva y la depresión) así como muchas otras actitudes que son causa de conflicto humano y de insatisfacción personal, son reguladas por el nivel de Autoestima y de seguridad personal (o Autoconfianza, como preferimos llamarle en Víam). Si me siento bien conmigo mismo, si me siento valioso e importante, si me siento capaz, mi manera de enfrentar todo en la vida es mucho más madura y adecuada. No me ofendo fácilmente. No me siento inseguro, con miedos o amenazado por los demás o por la vida. No tengo la necesidad de quedarme en una relación en que me humillan o maltratan por sentir que por lo menos alguien me quiere y tengo poco miedo de la soledad. No vivo mi trabajo como una preocupación desproporcionada, me siento seguro de lo que puedo lograr y a la vez no me engaño, puedo aceptar mis limitaciones porque no me siento menos valioso por tenerlas.
En fin, lo que en nuestro sistema de desarrollo personal llamamos “Actitud ante Uno Mismo” es como podemos ver, la pieza fundamental para enfrentar y vivir las relaciones, los problemas y la existencia en general de manera madura, productiva y sobre todo satisfactoria. Es el factor central de la sensación de plenitud con la propia vida.
En realidad es posible decir que todos, absolutamente todos los conflictos de un ser humano encuentran una buena parte de su solución en el trabajo de Autoestima (usando el término en ese sentido general). De la misma manera, todos los temas de desarrollo humano o desarrollo personal o superación personal están relacionados con el desarrollo del Autoestima, la Confianza Personal y una sana Actitud ante Uno Mismo.
La Actitud ante Uno Mismo (y por tanto el Autoestima) se va formando desde los primeros meses de vida. La manera en que nuestro ambiente nos trata y nos define, las relaciones que tenemos de pequeños con nuestros familiares y amigos así como el tipo de ideas y valores que recibimos en nuestra educación de parte de todos los que nos rodean, van formando la manera en que nos vemos a nosotros mismos y cómo nos valoramos.Obviamente este es un proceso complejo y largo de describir, pero sobresale el hecho de que el tipo de emociones que vivimos en nuestras relaciones más importantes así como el tipo de “etiquetas” que aprendemos a ponernos a nosotros mismos, son de especial impacto en la formación y desarrollo de nuestra Autoestima.
Por ejemplo, si vivimos una relación fría o distante con alguno o ambos de nuestros padres por lo general no desarrollamos una sensación de importancia y valía profunda. De la misma forma, si en nuestro ambiente hay una serie de etiquetas que los demás nos enseñan a poner en nuestra persona, esas descripciones y las emociones que implican quedan asociadas a nuestra sensación de valía. Si nos consideran tontos o feos no desarrollamos la misma sensación que si nos consideran capaces o agradables.
La autoestima crece o decrece de acuerdo con las situaciones de la vida. Es una característica que se va desarrollando y es modificable, aunque muchos de nosotros no lo sepamos. De hecho, si tuviéramos más educación y conocimiento al respecto nuestra vida tendría muchas más satisfacciones. Pero esto no es así, es más, es al contrario. La mayoría de la gente cree que el Trabajo de Autoestima es sólo importante para las personas inseguras o con miedos sociales. No saben, no se dan cuenta, de que el Trabajo de Autoestima es un camino de Desarrollo Personal que transforma la vida. Y claro que es útil para quienes tienen un nivel alto de inseguridad, pero es igual de importante y de útil para todos los demás. No se diga para quienes tienen problemas de impulsividad o problemas de pareja o dificultades en las relaciones familiares, o problemas de adicciones por ejemplo. El Trabajo de Autoestima o mejor dicho de Actitud ante Uno Mismo, es indispensable para todo ser humano. Es de hecho la base del verdadero conocimiento de quiénes somos y la vía para un desarrollo pleno de todas nuestras potencialidades, incluida nuestra espiritualidad.
Hay quienes creen tener una excelente autoestima y lo que en realidad tienen es un excelente mecanismo de defensa para no sentir su baja autoestima (que nosotros en Víam llamamos la “Armadura de Autoestima”). Y en lugar de ser más maduros y sentirse bien en la vida, están más presionados por mantener firme su armadura. Desarrollar una buena autoestima no es cosa de juego, ni tan simple como algunas frases suelen sugerir: “es que quiérete a ti mismo”… bueno, sí, pero cómo, no es nada más así, por lo menos no para quien tiene una estructura de emociones y pensamientos que no le permiten tener una buena autoestima.
En este punto parece importante reflexionar que la mayoría de nosotros no sabemos realmente cómo se desarrolla la Autoestima y la seguridad personal. No sabemos cómo se logra el carisma, la alegría y la seguridad que genera un desarrollo sano de la Actitud ante Uno Mismo. Tan es así que inclusive algunos cursos de desarrollo personal o libros de autosuperación pueden llegar a generar más frustración que beneficios en una persona. Por ejemplo cuando te hacen sentir un mediocre y fracasado por no lograr seguir los lineamientos que sus autores manejan (aunque esos valores y lineamientos sean reales y buenos para los autores y los digan con buena intención, puede ser que no apliquen y no sean adecuados para todas las personas). Es por eso que es muy importante aprender una serie de temas sobre la Actitud ante Uno Mismo cuando queremos crecer en Autoestima. Es importante un programa de trabajo de autoestima serio y comprobado.
En el fondo, el ser humano tiene la capacidad de poseer la sensación más plena y gratificante imaginable, nosotros le llamamos la Emoción Central de Vida, y en diferentes disciplinas de desarrollo tiene diferentes nombres, pero en todas es en realidad la expresión de un crecimiento bien llevado de esa cualidad emocional tan crucial que llamamos Autoestima. La que implica mejores relaciones sociales y laborales (más oportunidades de trabajo, más desarrollo económico inclusive), mejores relaciones familiares, de pareja, más armonía y sobre todo más plenitud en la vivencia de uno mismo y por tanto, felicidad. En su expresión más científica o más espiritual es un hecho que el Trabajo de Autoestima es una de las llaves hacia la estabilidad emocional, económica y afectiva. Es uno de los temas más ignorados y más necesitados.

Sweet Angels

7 Pensamientos erróneos sobre el dinero

1) El Dinero se acaba;
2) El dinero no es espiritual;
3) El dinero corrompe;
4) El dinero cuesta ganarlo;
5) El dinero lo compra todo;
6) El dinero da seguridad
7) Sin el dinero yo no sería nadie.

Estos pensamientos nos anulan el don de la libertad y nos convierten en autómatas teledirigidos por la Conciencia de la Escasez. Analicemos cada uno de ellos y veamos que pensamientos positivos (Afirmaciones) podemos trabajar para lograr la transformació n de la conciencia y el cambio de la realidad. Vamos a impulsar el crecimiento de la Conciencia de la Abundancia, que es la responsable de la prosperidad material.

I - El Dinero se acaba
Este es un miedo originado por el hambre y la miseria que vivieron nuestros padres y/o abuelos durante la guerra civil. Es una paranoia que dice así: “El Dinero se me va a acabar y me quedaré sin nada”. Crea la necesidad de ser tacaño. Produce miedo a dar y a gastar No se puede disfrutar haciéndose uno regalos a sí mismo. Cada vez que se pagan las facturas se sufren ataques de angustia. Se cree que uno hace daño a la gente cuando le pagan dinero. Se vive con el pensamiento de que no es justo recibir todo el dinero que uno merece. ..Afirmaciones positivas: Yo se que hay dinero para todos. Yo creo que el dinero circula y circulará siempre entre todos. A mi todo el dinero que doy me vuelve multiplicado.

II - El Dinero no es espiritual
Procede de una mala interpretació n de algunos comentarios de Jesús sobre los ricos. Se piensa que los ricos se condenarán. Se ama al dinero porque se le necesita, pero uno se odia a sí mismo por ello. Se cometen tabacadas para castigarse. Aparecen resistencias inconscientes a triunfar en los negocios y, como consecuencia, los negocios no rinden todo lo que se esperaba de ellos. Se puede incluso sentir verguenza por ganar mucho dinero. Afirmaciones positivas: Para mi el dinero es una expresión de amor entre todos. Para mí el dinero es una manifestación de la creatividad santa del hombre. Para mí el dinero es energía al servicio de la mujer y del hombre.

III - El dinero corrompe
Está basado en la creencia de que poseer dinero deshumaniza y que es injusto ser rico mientras haya tanta pobreza en el mundo. Se siente culpabilidad soterrada. Se puede caer en un permanente estado de tristeza y depresión. Atrae los robos y provoca malos resultados en las inversiones financieras. Son ricos que viven como si fueran pobres. Afirmaciones positivas: El dinero es inocente. Cuanto más rico soy, más humano y generoso me siento, y cuanto más humano y generoso soy, más rico me siento.

IV - El dinero cuesta ganarlo
Se fundamenta en la frase bíblica: “te ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Y en otra más popular que dice: “Dios aprieta pero no ahoga”. Crea el hábito de luchar y de sacrificarse mucho para ganar todo el dinero que se necesita. Se vive con la angustia de no tener suficiente. Con demasiada frecuencia las cuentas bancarias se encuentran en números rojos. No se puede llegar a fin de mes con un sobrante. Imposibilidad para ahorrar. Afirmaciones positivas: Yo soy rico porque trabajo en lo que me gusta. Yo gano mucho dinero de fuentes inesperadas. Cuanto más confío y me relajo más próspero soy. Yo me perdono por pensar que Dios no me quiere. A Dios le gusta que construyamos el paraíso en la Tierra

V - El dinero lo compra todo
Representa el síndrome del niño mimado. Se concibe el dinero como un arma de poder. Produce Codicia. Se intenta comprar con dinero el amor y el reconocimiento de los demás. No se percibe el valor espiritual de la Vida ni de las Personas. Crea la necesidad de ganar más y más dinero para poder continuar gastándolo y derrochándolo. El estrés se hace inevitable y el vacío espiritual es enorme. Afirmaciones positivas: Ahora yo, humildemente, invoco a las leyes de la creación perfecta que me conceden siempre todo lo que es bueno para mí. Cuanto más amor doy más amor recibo y cuanto más amor recibo más amor tengo para dar. Mi verdadero Poder reside en mi espíritu creativo. Para mí dar y recibir es el más excitante juego de la Vida.

VI - El dinero es seguridad
Está originado por un profundo sentimiento de abandono vivido durante la infancia. Provoca un exceso de control sobre la cantidad de dinero que se posee. Obsesión por ahorrar. Se pueden perder buenas amistades por amar más al dinero que a los amigos. Se vive al dinero como un agente protector y que elimina el miedo al futuro. Afirmaciones positivas: Yo me amo y estoy seguro y a salvo. Para mi la supervivencia está siempre asegurada, pase lo que pase. Yo me apoyo en mi imaginación y voluntad para mi seguridad y sustento. Yo perdono a mis padres por desampararme.

VII - Sin el dinero yo no soy nadie
Es uno de los mensajes subliminales de la publicidad consumista. Se tiene la convicción de que el dinero solo pertenece a los ricos y a las personas importantes. Hay el riesgo de convertirse en un adicto a gastar y gastar el dinero. Se gasta más de lo que se ingresa y finalmente se entra en un circulo vicioso de tener que endeudarse para poder continuar con el mismo nivel de vida.

Afirmaciones positivas:
  • Para mi el dinero es de todos.
  • Yo soy importante por ser quien soy.
  • Con dinero y sin dinero todo el mundo me quiere mucho.
  • Yo soy un ser divino y maravilloso.
Las afirmaciones del Rebirthing
Vamos a explicar a continuación como realizar la transformación de la Consciencia mediante la técnicas de las afirmaciones del “Rebirthing”:
Investiga cual de estos siete pensamientos erróneos sobre el dinero rondan por tu mente. Elige la afirmación positiva que a ti te gusta más o la que más rechazas. Cualquiera te puede servir para ejercitar la Maestría del Cambio Mental. Se trata de desarrollar la Conciencia de Prosperidad y de anular la Conciencia de Escasez.
Escribe 21 veces consecutivas la misma afirmación durante un período continuado y sin interrupciones durante siete días. Y observa los resultados. Si quieres un mayor efecto practica la misma afirmación durante 21 días seguidos. Todas tus afirmaciones deben ser escritas en tiempo presente, personalizadas (escribiendo el nombre con el que te llamaban de pequeño) y radicalmente afirmativas.
Para obtener el máximo rendimiento a esta labor conviene que comprendas que estas desprogramando y reprogramando tu mente. Por lo tanto, deberás escribir junto a cada una de las afirmaciones cualquier pensamiento, acontecimiento, sensación o sentimiento que contradiga a la afirmación positiva que estás trabajando. De esta manera, mientras repites tu afirmación estableces una nueva vibración mental, y al escribir las respuestas negativas desactivas los pensamientos negativos y caducos.
Te ha de quedar muy claro que al introducir en tu conciencia un pensamiento que no tenías estás creando una contradicción interna, por eso debes, al mismo tiempo, eliminar esa contradicción escribiéndola también, pero sin repetirla. El poder de la mente se basa en la atención, la repetición y la concentración. Por eso hay que escribir muchas y muchas veces el mismo pensamiento positivo hasta lograr que arraigue en la Conciencia.
Recuerda, ten fe y paciencia. No hay ninguna duda de que el pensamiento es creativo y de que todo lo que ocurre en tu vida lo has pensado y lo piensas, ya sea consciente como inconscientemente.

Jacinto Alegre Valls
Psicólogo, Renacedor y Consultor de Prosperidad

Confiar en nuestra propia luz

Evidentemente que estamos en el medio de un período crítico en donde las energías de la luz están en contienda abierta contra las fuerzas de las tinieblas — no solamente en el escenario nacional e internacional, sino también dentro de nuestras propias naturalezas. A menos que empecemos de inmediato, individual y colectivamente, confiando en nuestro propio vigor, tendremos poco para recurrir en crisis futuras. Este no es el tiempo para apoyarse sobre líderes grandiosos; no es el tiempo para esperar por un mensajero. Si sentimos que las ventajas están abrumadoramente en contra de nuestros esfuerzos constantes para mantener en lo alto la antorcha de la esperanza, recordemos a Madre Teresa. Cuando se le preguntó cómo pudo animarse bajo la enormidad de sufrimiento que atestiguaba diariamente, sin ninguna posibilidad de parte de ella para refrenar apreciablemente la marea, ella contestó: "Uno y uno y uno: miro solamente al niño, o al viejo, o a la vieja a quien atiendo; si pensara en los millones y millones que necesitan mi ayuda, no podría hacer nada."
Me parece que todo ser humano tiene dentro de sí el poder de hacer lo que se requiere: Privada e inadvertidamente que siga la dirección de su ser superior. Pero tenemos que perseverar en esta práctica; sobre todo, tenemos que confiar incondicionalmente en la eficacia de nuestra luz interna para iluminar nuestras vidas.
Si cada uno de nosotros resueltamente presta atención a su manera de gobernarse, con el tiempo nos convertiremos en un ser compasivo, comprensivo, entendido y útil — y aun, paradójicamente, habremos logrado el más grandioso beneficio de todos, nos habremos convertido en "nada para los ojos del mundo."De esa forma, consolidaremos los impulsos de luz que se aumentan en número e ímpetu, y por tanto, fortaleceremos las tareas compasivas de quienes, incesantemente, trabajan por todas las naciones y por los que todavía no han nacido, y quienes están, aun ahora, preparando el camino para el amanecer de una era más esperanzadora.

Grace F.Knoche - Para iluminar mil lámparas

Más allá de la mente pensante

La condición humana: perdidos en el pensamiento.

La mayoría de la gente se pasa la vida aprisionada en los confines de sus propios pensamientos. Nunca van más allá de un sentido de identidad estrecho y personalizado, fabricado por la mente y condicionado por el pasado.
En ti, como en cada ser humano, hay una dimensión de conciencia mucho más profunda que el pensamiento. Es la esencia misma de tu ser. Podemos llamarla presencia, alerta, conciencia incondicionada. En las antiguas enseñanzas, es el Cristo interno, o tu naturaleza de Buda.
Hallar esa dimensión te libera, y libera al mundo del sufrimiento que te causas a ti mismo y a los demás cuando sólo conoces el «pequeño yo» fabricado por la mente, que es quien dirige tu vida. El amor, la alegría, la expansión creativa y una paz interna duradera sólo pueden entrar en tu vida a través de esa dimensión de conciencia incondicionada.
Si puedes reconocer, aunque sea de vez en cuando, que los pensamientos que pasan por tu mente son simples pensamientos, si puedes ser testigo de tus hábitos mentales y emocionales reactivos cuando se producen, entonces esa dimensión ya está emergiendo en ti como la conciencia en la que ocurren los pensamientos y emociones: el espacio interno intemporal donde se despliegan los contenidos de tu vida.

La corriente de pensamientos tiene una enorme inercia que puede arrastrarte fácilmente. Cada pensamiento pretende tener una gran importancia. Quiere captar toda tu atención.
He aquí un ejercicio espiritual que puedes practicar: no te tomes tus pensamientos demasiado en serio.

Qué fácilmente se queda atrapada la gente en sus prisiones conceptuales.
La mente humana, en su deseo de conocer, entender y controlar, confunde sus opiniones y puntos de vista con la verdad. Dice: así son las cosas. Tienes que ser más amplio que el pensamiento para darte cuenta de que tu manera de interpretar «tu vida», o la vida o conducta de otra persona, cualquier manera que tengas de juzgar una situación, no es más que un punto de vista, una de las muchas perspectivas posibles. No es más que una cadena de pensamientos. Pero la realidad es una totalidad unificada donde todas las cosas están entrelazadas, donde nada existe en y por sí mismo. El pensamiento fragmenta la realidad, la corta en pedazos y en fragmentos conceptuales.
La mente pensante es una herramienta útil y poderosa, pero también muy limitante cuando se adueña completamente de tu vida, cuando no te das cuenta de que sólo es un pequeño aspecto de la conciencia que eres.

La sabiduría no es un producto del pensamiento. El conocer profundo, que es la sabiduría, surge en el simple acto de prestar toda tu atención a alguien o algo. La atención es la inteligencia primordial, la conciencia misma. Disuelve las barreras creadas por el pensamiento conceptual, lo que nos permite reconocer que nada existe en y por sí mismo. Une el perceptor con lo percibido en un campo de conciencia unificado. La sabiduría cura la separación.

Cuando estás inmerso en el pensamiento compulsivo, estás evitando lo que es. No quieres estar donde estás. Aquí, Ahora.

Los dogmas —religiosos, políticos, científicos— surgen de la creencia errónea de que el pensamiento puede contener y encerrar la realidad o la verdad. Los dogmas son prisiones conceptuales colectivas. Y lo extraño es que la gente ama la celda de su prisión porque le da sensación de seguridad, una falsa sensación de «yo sé».
Nada ha causado más sufrimiento a la humanidad que sus dogmas. Es cierto que cada dogma se viene abajo antes o después, porque su falsedad acaba siendo revelada por la realidad; sin embargo, a menos que el error básico sea visto tal como es, el dogma será reemplazado por otros.
¿Cuál es el error básico? La identificación con el pensamiento.

El despertar espiritual es el despertar del sueño del pensamiento.

El reino de la conciencia es mucho más vasto de lo que el pensamiento puede entender. Cuando dejas de creerte todo lo que piensas, sales del pensamiento y ves con claridad que el pensador no es quien tú eres.

La mente existe en un estado de «nunca tener suficiente», por lo que siempre ambiciona más. Cuando te identificas con la mente, te aburres y te inquietas fácilmente. El aburrimiento significa que la mente tiene hambre de nuevos estímulos, de más alimento para el pensamiento, y que su hambre no está siendo satisfecha.
Cuando estás aburrido, puedes satisfacer el «hambre mental» leyendo una revista, haciendo una llamada telefónica, poniendo la tele, navegando en Internet, yéndote de compras o —y esto es bastante común— transfiriendo al cuerpo la sensación mental de carencia y la necesidad de querer siempre algo más, y satisfaciéndolas brevemente ingiriendo más comida.
O puedes sentirte aburrido e inquieto y observar la sensación de estar aburrido e inquieto. A medida que vayas dándote cuenta de estas sensaciones, empezará a surgir algún espacio y quietud en torno a ellas. Al principio sólo habrá un poco, pero, conforme crezca la sensación de espacio interno, el aburrimiento empezará a disminuir en intensidad y significado. De modo que incluso el aburrimiento te puede enseñar quién eres y quién no eres.
Descubres que ser «una persona aburrida» no es tu identidad esencial. El aburrimiento, simplemente, es un movimiento interno de la energía condicionada. Tampoco eres una persona enfadada, triste o temerosa. El aburrimiento, el enfado, la tristeza o el miedo no son «tuyos», no son personales. Son estados de la mente humana. Vienen y van.
Nada de lo que viene y va eres tú.
«Estoy aburrido»; ¿quién sabe esto?
«Estoy enfadado, triste, atemorizado»; ¿quién lo sabe?
Tú eres el conocimiento, no el estado conocido.

Los prejuicios de todo tipo implican que te estas identificado con la mente pensante. Significan que ya no ves al otro ser humano, sino únicamente tu propio concepto de ese ser humano. Reducir la riqueza de vida de otro ser humano a un concepto es en sí mismo, una forma de violencia.

El pensamiento que no está enraizado en la auto-conciencia se sirve a sí mismo y es disfuncional. El ingenio exento de sabiduría es extremadamente peligroso y destructivo. Constituye el estado habitual de la mayor parte de la humanidad. La expansión del pensamiento por vías científicas y tecnológicas, aunque no es intrínsecamente bueno ni malo, también se ha vuelto destructivo, porque muy a menudo el proceso mental del que surge no hunde sus raíces en la conciencia.
El paso siguiente en la evolución humana es trascender el pensamiento. Actualmente es nuestra tarea más urgente. Esto no implica dejar de pensar, sino dejar de identificarse completamente con el pensamiento, dejar de estar poseídos por el pensamiento.

Siente la energía de tu cuerpo interno. El ruido mental se serena y cesa inmediatamente. Siéntela en tus manos, en tus pies, en tu abdomen, en tu pecho. Siente la vida que eres, la vida que anima el cuerpo.
Entonces el cuerpo se convierte en una puerta, por así decirlo, hacia una sensación de vida más profunda que subyace a las fluctuantes emociones y al pensamiento.

Hay una riqueza de vida en ti que puedes sentir con todo tu Ser, no sólo con la cabeza. En esa presencia en la que no necesitas pensar, cada célula está viva. Sin embargo, en ese estado, el pensamiento puede activarse si se le necesita para alguna finalidad práctica. La mente puede seguir operando, y opera perfectamente cuando la inteligencia mayor que eres la usa y se expresa a través de ella.

Quizá te haya pasado inadvertido que esos breves periodos en los que «eres consciente sin pensamiento» ya ocurren natural y espontáneamente en tu vida. Puedes estar realizando alguna actividad manual, o paseando por la habitación, o esperando en el mostrador de la aerolínea, y estar tan completamente presente que el ruido mental de fondo se disipa y es reemplazado por la presencia consciente. También puedes estar mirando al cielo o escuchando a alguien sin que surja ningún comentario interno. Tus percepciones se vuelven claras como el cristal, no están empañadas por el pensamiento.
Para la mente, todo esto no es significativo, porque tiene cosas «más importantes» en que pensar. Además, no es memorable, y por eso te ha pasado inadvertido.
Lo cierto es que es lo más significativo que puede ocurrirte. Es el principio de un cambio desde el pensamiento hacia la presencia consciente.

Siéntete cómodo en el estado de “no saber”. Este estado te lleva más allá de la mente, porque la mente siempre está intentando concluir e interpretar. Tiene miedo de no saber. Por eso, cuando puedes sentirte cómodo en el no saber, ya has ido más allá de la mente. De ese estado surge un conocimiento más profundo que es no-conceptual.

Creación artística, deporte, danza, enseñanza, terapia: la maestría en cualquier disciplina implica que la mente pensante o bien ya no participa, o se ha quedado en un discreto segundo plano. Un poder y una inteligencia mayores que tú, aunque en esencia son uno contigo, toman el mando. Ya no hay proceso de toma de decisiones; la acción justa surge espontáneamente, y «tú» no la estás haciendo. La maestría de la vida es lo opuesto del control. Te alineas con la conciencia mayor. Ella actúa, habla y hace los trabajos.

Un momento de peligro puede producir el cese temporal de la corriente de pensamientos, permitiéndote degustar lo que significa estar presente, alerta, consciente.

La Verdad es mucho más omniabarcante de lo que la mente podrá comprender jamás. Ningún pensamiento puede encerrar y contener la Verdad. En el mejor de los casos, puede indicarla. Por ejemplo, puede decir: «Todas las cosas son intrínsecamente una.» Eso es una indicación, no una explicación. Comprender estas palabras significa sentir profundamente dentro de ti la verdad hacia la que apuntan.

El Silencio Habla
Título Original: “Stillnes Speaks”
Ó2003, Eckhart Tolle
Traducción 2004 Miguel Iribarren

Historia Zen

Hay una historia Zen que habla de un viejo maestro cuyo temperamento inalterable desquiciaba a sus discípulos. Los monjes no podían creer que este maestro no se alterara y que permaneciera impasible frente a toda situación. Dispuestos a sacarlo de quicio, decidieron jugarle una broma. Disfrazados con atuendos demoníacos lo esperaron en un recodo del corredor a la hora en que solía llevar la ofrenda de té a la sala de los fundadores del templo. Cuando el viejo maestro se acercó, los monjes saltaron dando alaridos como bestias. El anciano sin detenerse, avanzó imperturbable hasta una pequeña mesita que estaba al lado del pasillo y con gran cuidado depositó la bandeja. Cuando estuvo seguro de que la ofrenda estaba a salvo, colocó una mano recostándose contra el muro y la otra sobre el corazón y emitió un suspiro al tiempo que dijo: "Ay, Ay qué susto tan tremendo".
La diferencia entre los actos inconscientes y los actos lúcidos, es que los primeros son respuestas impulsivas a estímulos externos, respondemos defensivamente de forma mecánica. Debemos estar atentos a no permitir que estas respuestas automáticas salgan de manera descontrolada. Sino lo único que hacemos es reproducir una y otra vez nuestro yo, el yo que sufre. No importa como nos sintamos no debemos actuar de forma irreflexiva frente a los demás. Lo importante es no responder. En este proceso podemos ir modificando poco a poco nuestros comportamientos e ir refinando nuestra relación con los demás. Mediante el cultivo de la atención y de una conciencia clara, podemos tomar distancia del estímulo y luego de un compás de espera, decidir la manera apropiada para responder libremente.Debemos estar atentos a no permitir que estas respuestas automáticas salgan de manera descontrolada.
En un gesto amable, con sabiduría y compasión, podemos sanar al otro, hasta el punto de modificar la conducta que originó la situación.

Hipotiroidismo - Todo a Medias

Afecta al 8% de las mujeres
Sus síntomas suelen ser cansancio, depresión y debilidad"
Es como manejar con el freno de mano puesto", describía una paciente en el consultorio. Como los síntomas se manifiestan a la manera de un decaimiento generalizado, es frecuente que las personas con hipotiroidismo, pero aún sin diagnóstico, reciban tratamientos que no dan en el clavo, cuando la causa de su malestar es, en realidad, una disfunción de la glándula tiroides.
En las mujeres el riesgo de padecer cualquier disfunción tiroidea aumenta con la edad, y se acentúa alrededor de la menopausia; en varones puede ocurrir a cualquier edad con igual frecuencia, pero es menos habitual."
Por eso se ha buscado, a través de varios estudios, vincular la patología tiroidea con los estrógenos (hormonas femeninas), pero todavía no hay ningún resultado concluyente", señala la doctora Ana María Orlandi, jefa del sector Tiroides de la unidad de Endocrinología del hospital Alvarez y miembro de la Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo.
Estudios realizados en los Estados Unidos hablan de una prevalencia del 8% de hipotiroidismo entre las mujeres de entre 45 y 50 años, y aseguran que a los 80 años un 15% de los varones padece hipotiroidismo.
Un abanico de síntomas
En los adultos el hipotiroidismo se manifiesta de maneras muy diferentes. "El paciente puede estar deprimido, con mucho cansancio, con falta de deseo y de fuerzas para su actividad habitual, o con mucho sueño aunque de noche haya dormido mucho", cuenta Orlandi.
Todas las capacidades están un poco disminuidas. El intelecto puede experimentar una merma, e incluso la capacidad auditiva, señala la especialista: "Puede haber una sordera transitoria".
Los pacientes se vuelven muy friolentos, y hasta en días de calor se los ve abrigados: "No regulan bien la temperatura corporal".
La piel pierde hidratación; se vuelve seca. También el cabello y las uñas se vuelven frágiles, señala por su parte la endocrinóloga del Alvarez. Si una persona comienza de repente a aumentar de peso aunque no haya habido cambios en su dieta, puede que se trate también de un caso de hipotiroidismo."
A veces la gente piensa que está excedida de peso por la patología tiroidea, pero no es así, ya que si se controla la ingesta no existe mucho sobrepeso", asegura la endocrinóloga Sandra Licht, médica miembro del Comité para la Educación de los Pacientes de la Asociación Americana de Tiroides (ATA, según sus siglas en Inglés).
Algunos de esos síntomas son similares a los que produce la anemia. "De hecho, el hipotiroidismo puede acompañarse de anemia, que mejora al normalizar la función tiroidea", dice Licht. Con respecto al corazón, consigna que el hipotiroidismo afecta la frecuencia cardíaca, la función del ventrículo izquierdo, el volumen minuto y la resistencia vascular periférica.Aumenta los valores del colesterol total, del LDL –el "malo"– y de los triglicéridos, y reduce los niveles del HDL o "bueno". Todo lo mencionado contribuiría a la enfermedad arterial coronaria.
En las mujeres puede producirse un trastorno del ciclo menstrual, llegando a dificultar los embarazos y hasta a producir abortos recurrentes.
Cómo funciona la tiroides
La glándula tiroides produce las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3), que según explica la doctora Licht, "regulan el metabolismo celular, o sea, la capacidad del organismo de quemar calorías para producir energía que es utilizada por las células para poder cumplir sus funciones".
Por eso, "se precisan niveles normales de hormona tiroidea para el correcto funcionamiento del corazón, para el crecimiento, el desarrollo físico y mental, y la reproducción".
De ahí surgen los análisis de laboratorio con que se diagnostica hipotiroidismo, y que son el dosaje en sangre de T4 y T3, y la TSH, una hormona que produce la hipófisis y que regula la función de la tiroides.Esta hormona, explica Licht, "es muy sensible a las variaciones de las hormonas tiroideas circulantes. Así , cuando hay poca hormona tiroidea en sangre, la TSH aumenta para estimular la tiroides".
"Como la mayoría de las veces la causa de hipotiroidismo en los adultos es una enfermedad autoinmune que lleva a la afectación de la glándula tiroides, también se pide un análisis de anticuerpos antitiroideos", agrega Orlandi."La mayoría de las veces, el diagnóstico se hace con la TSH", detalla, ya que su solo aumento, aun con T3 y T4 normales, basta para indicar lo que los especialistas llaman "hipotiroidismo subclínico", aunque Licht aclara que aun a ese nivel "los pacientes ya empiezan a tener síntomas". Lo común, indica esta médica, es que el paciente "subclínico" entre en un estado de hipotiroidismo franco al cabo de unos 5 años.
Factores de riesgo
El hipotiroidismo, señala Licht, "se puede heredar. Por eso si la persona tiene familiares con enfermedad tiroidea, debe evaluar la función de la glándula periódicamente". "Hay familias enteras en las que las personas tienen predisposición a padecerlo por causas autoinmunes, de modo que cuando uno encuentra pacientes con anticuerpos positivos y un hipotiroidismo, es frecuente que a lo largo de su vida aparezcan otros antecedentes: primas, tías, que lo han padecido".
Por otra parte, Licht aclara que a los pacientes medicados con amiodarona (antiarrítmico), litio (usado en el tratamiento del trastorno bipolar) o interferones (usados en patologías autoinmunes) "se les debe hacer el control de la función tiroidea periódicamente".
Las operaciones de tiroides pueden dar como resultado, también, un hipotiroidismo secundario.
No tratado puede ser fatal. Pero hoy el hipotiroidismo es una enfermedad crónica cuyo tratamiento consiste, casi en el 100% de los casos, en el reemplazo de la función tiroidea mediante la aplicación de tiroxina sintética (levotiroxina) por vía oral.
"Cada paciente tiene una dosis propia, que depende por lo general del peso y de la capacidad de absorción de la medicación", señala Licht, "y se realizan los controles periódicamente en sangre, midiendo la TSH y la T4 para ver si la dosis seguirá siendo la misma".
Marcelo Rodríguez
Decisiva en el crecimiento y el desarrollo
En realidad el hipotiroidismo puede presentarse a cualquier edad, e incluso ser congénito.
"Cuando aparece en la infancia –describe la endocrinóloga Ana María Orlando, del hospital Alvarez– se refleja en trastornos del crecimiento, y cuando se acerca a la adolescencia, puede haber trastornos en el desarrollo puberal."
La hormona tiroidea es fundamental durante la vida embrionaria y los primeros meses de vida después, para la maduración del sistema nervioso central. Tanto, que una ley nacional establece el control de la función tiroidea en todos los recién nacidos, tengan antecedentes de riesgo o no, para evitar las posibles consecuencias de un hipotiroidismo congénito.
Este podría producirse por un defecto en el desarrollo embrionario o por una enfermedad tiroidea de la madre. Vivir en una zona carente de yodo, en lo que se conoce como zonas endémicas de bocio –una enfermedad en la cual la tiroides crece para captar más de este oligoelemento esencial para su funcionamiento–, es un factor de riesgo. Se considera que 1 de cada 4000 nacidos vivos puede padecer hipotiroidismo congénito.
"Al detectarlo, se medican estos bebés con la hormona tiroidea, y pueden crecer absolutamente sin complicaciones", asegura la médica endocrinóloga Sandra Licht.

Meditación guiada - Elemento Aire

Meditación excelente para el stress.




7 frases importantes para mejorar la comunicación en la familia

¡Te Amo!
Ningún ser humano puede sentirse realmente feliz hasta escuchar que alguien le diga 'Te Amo'. Atrévete a decirlo a la otra persona, a tu cónyuge, a tus padres, a tus hermanos, a tus hijos, si es que nunca lo has hecho, haz la prueba y verás el resultado.

¡Te Amo! ¡Te Admiro!
En la familia, cada miembro tiene alguna cualidad o habilidad que merece reconocimiento. Todos, en algún momento, sentimos la necesidad de que se nos reconozca algún logro o meta alcanzada. ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste esto a alguien?

¡Gracias!
Una necesidad básica del ser humano es la de ser apreciado. No hay mejor forma de decir a una persona que es importante lo que hace por nosotros, que expresarle un '¡gracias!', no en forma mecánica sino con pleno calor humano. Una necesidad básica del ser humano es la de ser apreciado. No hay mejor forma de decir a una persona que es importante lo que hace por nosotros, que expresarle un '¡gracias!', no en forma mecánica sino con pleno calor humano.

¡Perdóname, me equivoqué!
Decir esto no es tan fácil, sin embargo, cuando cometas un error que ofenda o perjudique a otras personas, aprende a decir con madurez: 'perdóname, me equivoqué'.

¡Ayúdame, te necesito!
Cuando no podemos o no queremos admitir o expresar nuestra fragilidad o necesidad de otros, estamos en un grave problema. No te reprimas. ¡pide ayuda!, que también son muy importantes las palabras.

¡Te escucho... háblame de ti!
¿Cuántas veces le has dicho a algún miembro de tu familia: 'háblame, qué te pasa?'. Tal vez muchos problemas y mal entendidos se resolverían si tan sólo escucháramos lo que nos tratan de decir.

¡Eres Especial!
Es importante hacerles saber a tus seres queridos cuanto significan ellos para ti.

Abuso infantil

NIÑOS CUENTAN QUE SON ABUSADOS A SUS COMPAÑEROS Y EN JUEGOS

Buenos Aires, (Télam).- La mayoría de los niños que sufren abusos sexuales confían lo que les pasa a los amigos más cercanos y son éstos los que denuncian la situación a los adultos, sean sus propios padres o maestros del colegio, según psicólogos especializados en la problemática.
Los profesionales advirtieron que el relato de los abusos suele ser fragmentado porque los niños no pueden describir con palabras situaciones sexuales que no comprenden y se manifiestan con cambios de conducta y a través de los juegos y los dibujos, en momentos que comparten con sus pares.
Coincidieron, además, en que los adultos deben estar atentos a estas maneras de pedir ayuda de los chicos y cuando reciben una denuncia -de parte de ellos o de un amigo- creer en lo que les puedan decir, no acosarlos con preguntas, transmitirles seguridad y confianza y asesorarse con un especialista.
En diálogo con Télam, la psicóloga Stella Maris Gulián, supervisora y docente del Centro Psicoanalítico DOS, explicó que, en general, el abusador es un adulto muy allegado al niño -como el padre, el abuelo o el tío- que exige silencio bajo amenaza.
"Si los chicos no pueden hablar de lo que les pasa con la madre, por la cercanía del abusador, seguramente lo harán en el colegio y se lo dirán a un amigo, a la maestra o a la persona que crean que puede escucharlos", afirmó Gulián.
No obstante, la psicóloga advirtió que no se trata de una "confidencia" como podría hacer una persona adulta sino que son datos que "tiran en medio de un juego y luego siguen con otra cosa" y cambios radicales en la conducta.
Hiperactividad en niños que solían ser tranquilos o retraimiento en aquellos que eran extrovertidos, problemas para aprender o prestar atención en el colegio y conductas regresivas son algunos de los síntomas que según los psicólogos consultados, pueden alertar sobre un caso de abuso.
"El modo en que los niños procesan lo que les pasa es el juego", continuó la supervisora del Centro DOS y dijo que muchas veces, esto se revela en conductas sexualizadas y "les hacen a los juguetes y a los muñecos lo mismo que les hicieron a ellos".
Psicólogo, especialista en abuso sexual infantil y violencia contra la niñez y la mujer, Jorge Garaventa señaló que a pesar de no comprender las situaciones sexuales a las que son sometidos, "los niños saben que lo que les están haciendo no es bueno, aún cuando el abusador es alguien afectivamente cercano".
Garaventa indicó que en los casos en que el agresor es un familiar el abuso genera confusión, porque la persona que perpetra el daño es alguien que debería protegerlos, y culpa, porque en algún punto los chicos piensan que son ellos los que generan y alimentan la situación.
"La disociación, la negación del dolor, es lo que les permite comunicar a un amigo detalles de lo que está ocurriendo en medio de un juego", coincidió Garaventa y agregó que en consecuencia, suele ser el otro niño el que acude a un adulto de confianza y manifiesta lo que pasa.
Según una encuesta reciente publicada por Salud Activa, un centro de tratamiento para víctimas de abuso sexual infantil, uno de cada dos niños o niñas que sufrieron una agresión sexual elige como confidente a un amigo y uno de cada cinco, a su madre.
El relevo también indica que en el 30 % de los casos, los chicos no se lo cuentan a nadie porque temen la reacción de los demás y porque sienten culpa y vergüenza.
"El abuso sexual infantil no es un hecho aislado, es un proceso donde el adulto abusador ejerce un sometimiento sobre el niño con distintas estrategias de seducción de las que es difícil escapar", comentó la directora de Salud Activa, Beatriz Muller.
"Porque te quiero te hago esto" o "es lo que todos los papás le hacen a sus hijos", son algunos de los argumentos que confunden a los niños que se saben atrapados y no entienden qué les pasa, a la vez que se sienten perturbados y perciben que algo está mal.
"El abuso sexual infantil es un delito y el adulto que lo detecta o recibe el caso debe hacerse cargo de lo que escucha y tiene la obligación de proteger al niño", afirmó Muller y señaló que es importante "hacerle saber al chico que uno le cree y que uno va a hacer todo lo posible para ayudarlo". "Y no mirar para otro lado -concluyó-, aunque muchas veces esto es lo que sucede".(Télam).-

nlc-jmm-lei

SECUELAS DE ABUSO SEXUAL SE VEN EN VIDA ADULTA, SEGUN EXPERTOS

Buenos Aires, (Télam).- Trastornos en la sexualidad y en las relaciones con los otros, fobias, ataques de pánico, brotes psicóticos e intentos de suicidio son algunas de las secuelas que puede dejar una situación de abuso sexual vivida en la infancia, según advierten los expertos.
Abuso en el consumo de drogas y alcohol, autoflagelaciones como cortes en el cuerpo y cuadros de bulimia y anorexia, sobre todo durante la adolescencia, son los otros síntomas posibles que pueden dar cuenta de situaciones pasadas signadas por una agresión sexual no revelada ni abordada con un tratamiento psicológico.
"El abuso sexual infantil es un balazo al aparato psíquico", graficó la psicóloga Beatriz Muller, directora de Salud Activa, un centro de atención y diagnóstico de niños abusados sexualmente.
Muller afirmó que las secuelas que deja una agresión de este tipo son innumerables y afectan tanto la infancia como la vida adulta, pero agregó que con un tratamiento adecuado, "las heridas cicatrizan y si bien dejan marcas, no es lo mismo que vivir con el agujero que deja un balazo abierto".
La titular de Salud Activa indicó que las autolaceraciones y los cuadros de bulimia y anorexia son frecuentes entre los jóvenes que fueron abusados de niños y castigan el propio cuerpo, frente a la sensación de asco y verguenza que sienten por lo que pasó.
En tanto, el olvido aparente de los episodios de agresión sexual, es uno de los mecanismos de "autoprotección" en la vida adulta.
"Si el abuso no fue resuelto, el niño no habló o no fue escuchado el hecho puede pasar al olvido, pero este olvido siempre es ficticio", advirtió el psicólogo Jorge Garaventa, especialista en abuso y violencia.
"Los recuerdos suelen asomarse fragmentariamente, a través de imágenes aisladas sin aparente sentido pero que asociativamente, van rodeando el recuerdo hasta que emerge", explicó.
Garaventa agregó que una vez que la memoria se restablece, los síntomas que afectaban la vida cotidiana de la persona ceden y se evita la repetición de patrones patológicos, como la elección de parejas que repliquen la situación con los propios hijos. (Télam).-

nlc-jmm

Anahata with me

El mundo está en tí

¿Cómo fue que la creencia en la realidad única se vino abajo? Había una alternativa que también colocaba a cada individuo en el centro de su propio mundo. Sin embargo, en vez de incluirlo lo hacía sentir solo y aislado, impulsado por el deseo personal y no por una fuerza vital compartida o por la comunión de las almas. Es la opción a la que llamamos ego, hedonismo” ley del karma o -para usar un lenguaje religioso- expulsión del paraíso. Ha penetrado hasta tal grado nuestra cultura que seguir al ego no parece ya una elección. Desde niños hemos sido educados en la norma del “primero yo, después yo y finalmente yo”. La competencia nos enseña que debemos luchar por lo que deseamos. La amenaza de otros egos -que se sienten tan aislados y solos como nosotros-, está siempre presente: nuestros planes podrían frustrarse si alguien se nos adelantara.
Mi intención no es censurar al ego ni responsabilizarlo de que las personas no sean felices, sufran o no encuentren su verdadero yo, a Dios o al alma. Se dice que el ego nos obnubila con sus exigencias, avaricia, egoísmo e inseguridad interminables, lo cual es un punto de vista común pero errado. Lanzarlo a la oscuridad, convertirlo en enemigo, sólo agudiza la división y la fragmentación. Si sólo existe una realidad, debe abarcar todo. Excluir al ego es tan imposible como suprimir el deseo.
La decisión de vivir en aislamiento originó un género especial de mitología. En todas las culturas se habla de una edad de oro enterrada en un oscuro pasado. Este relato de perfección degrada a los seres humanos, quienes creyeron que eran defectuosos por naturaleza, que todos portamos la marca del pecado, que Dios no mira con buenos ojos a estos hijos descarriados. El mito da a una elección la apariencia de designio. La separación cobró vida propia, pero ¿desapareció la posibilidad de la realidad única?
Para reconquistar la realidad única debemos aceptar que el mundo está en nosotros. Este secreto espiritual se basa en la naturaleza del cerebro, cuya función es crear el mundo en todo momento. Si tu mejor amigo te llama por teléfono desde Tíbet, el sonido de su voz es una sensación en tu cerebro; si se presenta en tu casa, su voz seguirá siendo una sensación en la misma parte de tu cerebro, y lo mismo ocurrirá cuando tu amigo se haya ido y su voz resuene en tu memoria. Una estrella en el cielo parece lejana aunque también es una sensación en otra zona de tu cerebro. Por tanto, la estrella está en ti. Ocurre lo mismo cuando degustas una naranja, tocas una tela aterciopelada o escuchas a Mozart: toda experiencia se origina en tu interior.

Deepak Chopra - El libro de los secretos

El arte de no enfermarse

Si no se quiere enfermar; hable de sus sentimientos. Las emociones y sentimientos que están escondidos y reprimidos, terminan en enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna. Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer. Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros secretos, y nuestros errores. El diálogo, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio y una excelente terapia.
Si no se quiere enfermar; tome decisiones. La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana es hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.
Si no se quiere enfermar; busque soluciones. Las personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, y el pesimismo. Es mejor encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe. Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.
Si no se quiere enfermar; no viva de apariencias. Quien esconde la realidad, finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc., pero está acumulando toneladas de peso. Una estatua de bronce con pies de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, y el dolor.
Si no se quiere enfermar; acéptese. El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable. Quienes no se aceptan a sí mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos. Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.
Si no se quiere enfermar; confíe. Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en Dios.
Si no se quiere enfermar; no viva siempre triste. El bueno humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. “El buen humor nos salva de las manos del doctor”. La alegría es salud y terapia.

Dr. Dráuzio Varella

Meditación guiada - Elemento Fuego

El Fuego nos lleva a lo positivo, saber desprendernos de las cosas negativas.




Proverbio Arabe

No digas todo lo que sabes,
no hagas todo lo puedes,
no creas todo lo que oyes,
no gastes todo lo que tienes;
Porque :
el que dice todo lo que sabe,
el que hace todo lo que puede,
el que cree todo lo que oye,
el que gasta todo lo que tiene;
Muchas veces:
dice lo que no conviene,
hace lo que no debe,
juzga lo que no ve,
gasta lo que no puede.

Premios

Design by Blogger Templates