Entrada destacada

LHT Técnica Light Healing ®

Light Healing® es una técnica de sanación espiritual que combina coaching y PNL con terapias florales y sanación akashica. El objetivo es e...

El poder de tus pensamientos




Todo lo que hay en el mundo y cualquier acontecimiento de la historia existen por el poder del pensamiento. Mindalia.com es la primera red social de ayuda altruista entre personas, a través de pensamientos positivos. Esta comunidad está compuesta de personas completamente convencidas de que, con la fuerza del pensamiento, se puede mejorar nuestro planeta y proteger a todos los seres que lo habitamos. Sentimos que, en este mismo instante, hay millones de personas que necesitan auxilio y otras tantas a las que les gustaría ayudar. Esta es nuestra manera de contribuir: poniendo las herramientas necesarias para que tú también puedas realizarlo, con el poder de tus pensamientos positivos.
Ahora puedes socorrer a personas a las que quieres, o aliviar a tantas otras que ahora no conoces, pero están estrechamente vinculadas contigo. Todos somos energía, participando con nuestro entorno en una constante transferencia de información. La ciencia está redescubriendo que los seres humanos somos mucho menos “individuales” de lo que pensamos. Seguro que tú también puedes ayudar de muchas maneras, tantas como buenos pensamientos tengas. Entra en Mindalia.com y comprueba el infinito poder de tus pensamientos.

Freddy Martinez
www.mindalia.com


Combatir el Stress


¿Cómo nos enfrentamos al estrés?, ¿buscamos soluciones, ignoramos problemas, tomamos sustancias para olvidar? A la hora luchar contra el estrés hay diferentes formas de afrontamiento. Algunas son efectivas, otras pueden agravar el problema. En Depsicología.com repasamos las conductas más comunes a la hora de combatir el estrés.

Combatir el estrés

Los estilos de afrontamiento del estrés

El afrontamiento o coping es un concepto que se entiende como la reducción o supresión del la sensación de estrés.  Es lo que podríamos llamar los estilos defensivos o cómo hacemos frente al estrés.
Este afrontamiento se relaciona bastan con lo que la persona piensa sobre la situación. Cómo nos enfrentamos al estrés puede tener importantes efectos en la salud. Así en experimentos con animales sometidos a estímulos estresantes como una descarga eléctrica, siendo para el animal imposible escapar se traducía en un afrontamiento pasivo, (o no hacer  nada ante la situación), esto  provoca reacciones físicas como úlceras gastroduodenales o tumores.
Los conceptos de alta o baja vigilancia y alta o baja evitación son importantes para diferenciar estos estilos.
  • Alta vigilancia, se refiere a la persona que está ansiosa, expectante en situación de alerta.
  • Baja vigilancia, se refiere cuando la persona no muestra señales de estar sufriendo estrés “de forma externa”, aunque puede estar sufriéndolo de forma interna.
  • Alta evitación se refiere a tratar de negar o evitar el estrés, lo reprime de tal forma tratando de negar el problema.
  • Baja evitación, por el contrario estas personas tratan de buscar información sobre lo que les preocupa y a menudo sufren por la incertidumbre
Combatir el estrés
Dentro de los distintos estilo tenemos:
1- El estilo represor
-     Que tiende a la negación o evitación. Estas personas aparentemente muestran pocas señales de estrés pero sin embargo si tienen altas respuestas fisiológicas al estrés (úlceras, colon irritable, depresiones). Al parecer estas personas niegan psicológicamente su situación de estrés, mientras en el estilo sensibilizador exageran su sensación de estrés.
-    Dentro de este estilo nos encontramos, el modo evitado rígido. Estas personas tienen baja vigilancia y alta evitación, prefieren no afrontar o incluso negar lo que les sucede. En este caso la hipótesis es que las emociones producidas por este estado “anticipatorio” de señales de ansiedad produce un gran nivel de amenaza a la persona.
-    La persona puede no hacer evidente sus problemas o preocupación pero la “procesion va por dentro” y la salud se puede resentir. Altos niveles de estrés continuados afectan al sistema inmunológico, el estrés nos hace más susceptibles a las enfermedades.
Combatir el estrés
2- El estilo sensibilizador
-    Este estilo es más vigilante, al contrario que el anterior estas personas muestran gran ansiedad de forma visible que el que se encuentra en sus registros fisiológicos.
-    Dentro de este estilo  nos encontramos con el modo vigilante rígido
- Personas de alta vigilancia y baja evitación. Tienden a buscar información sobre aquello que les causa estrés para crearse una imagen mental de confrontación. Importante a estas personas les genera aún más estrés la incertidumbre respecto a la situación que están viviendo.
3-Estilo Flexible
-    Este sería un caso bien enfocado de afrontamiento del estrés. Se da en personas no defensivas, -que son las que muestran un bajo nivel de ansiedad de forma visible y una baja evitación-, es decir no huyen ni niegan los problemas.
-    Estas personas ante una situación de estrés o amenaza no les cuesta ni la sorpresa  ni la incertidumbre a nivel emocional. Estas personas se enfocan en tratar de solucionar el problema que causa estrés.
Combatir el estrés
4- Modo inconsistente o afrontamiento ineficaz
-    En este caso las personas muestran un nivel de alta vigilancia (se muestran ansiosas, preocupadas) + alta evitación, o tratar de evitar a toda consta el problema, el sujeto trata de alejarse del estresor para reducir su ansiedad.

Factores de afrontamiento

Estos factores según la  teoría de Folkman y Lazarus:
Distanciamiento
-    O tratar de olvidarse del tema, negar que existe, no tomarlo en serio. Hacer como si no pasara nada.
Confrontación
-    Actuar en contra de la situación, enfado, lucha, tratar de cambiar lo que provoca este estrés.
Autocontrol
-    Guardarse los problemas uno mismo, tratar de reflexionar y no precipitarse.
25510_386863704635_52326679635_3716412_944975_n
Aceptación de responsabilidad
-    Criticarse a si mismo, echarse la culpa o disculparse ante el problema.
Búsqueda de apoyo social
-    Tratar de compartir el problema con alguien sea un amigo, compañero de trabajo o familiar a quien contarle lo que les está preocupando.
Escape – Evitación
-    Beber, usar sustancias psicoactivas para olvidar el problema. Esperar que ocurra un milagro
Planificación de la solución de problemas
-    Diseñar un plan de acción, y seguirlo para lograr los objetivos, ajustando y cambiando lo que sea  necesario.
Reevaluación positiva
-    No hay mejor maestra que la propia experiencia. La persona asume la situación de estrés que ha vivido como un hecho que en el fondo la ha enriquecido y la ha fortalecido.

Medicina China Canal del Pericardio


El pericardio es la membrana que recubre al corazón, tiene como animal simbólico a la serpiente. Como pueden ver en el gráfico su canal energético comienza en el pecho atravesando toda la parte interna del brazo hasta el final del dedo medio. Este meridiano rige la conciencia y nuestros más profundos pensamientos y deseos. La forma como percibimos la vida está relacionado con la fluidez de energía del canal del pericardio.
La astucia (propia de la serpiente), incidir en medias verdades, el aparentar una imagen falsa, deviaciones sexuales, infidelidad, deseos de fama y poder son signos de alteración de energía en dicho canal. Uno de los secretos del Chikung es equilibrar el canal del pericardio para así llegar a lo más íntimo de nuestro ser y estar protegido de los vaivenes emocionales. En este mundo en que vivimos es fácil desde temprana edad desequilibrar la energía del corazón y pericardio, debido a los innumerables estímulos que reciben desde afuera nuestros sentidos
Para promover el paso de energía por el canal del pericardio y eliminar el exceso de energía del corazón, frótese desde el pecho todo el trayecto del meridiano, arrastrando la energía hasta la palma de la mano, en donde se encuentra el punto Pe 8 llamado Laogong, que es la puerta donde se libera el exceso de energía de forma natural
Frótese 18 veces en cada brazo, tres veces al día. Son excelentes los resultados.

No te detengas


No te detengas en lo malo que has hecho;
camina en lo bueno que puedes hacer.

No te culpes por lo que hiciste,
mas bien decidete a cambiar.

No te mires con tus ojos,
contemplate con la mirada de Dios.

No pienses en lo largo que es el camino de tu transformacion,
sino en cada paso que puedes dar para ser lo que Dios quiere que seas.

No confies en tus propias fuerzas;
pon tu vida en manos de Dios.

No trates que otros cambien;
se tu el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tu.

Deja que el amor te toque,
no te defiendas de el.

Solo contempla la meta,
no pienses en que tan dificil es alcanzarla.

Vive cada dia, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue

a su tiempo.
No sufras por lo que viene, recuerda que =cada dia tiene su propio afan=

Busca alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una
persona que te entienda,  te apoye y te acompañe en ella.

No te des por vencido, piensa que si Dios te ha dado la vida, es porque
sabe que tu puedes con ella.

Miriam

Jin Shin Jyutsu Técnica Japonesa de Sanación y Armonización



También se le llama “ElArte de la Felicidad” o bien “El Arte de la Longevidad”. Cinco minutos cada dedo; mano izquierda por el día y derecha por la noche. Recuerda antes de pasar al siguiente dedo, sentir el que estas trabajando, cuándo las palpitaciones se hacen cada vez mas ritmicas algunas veces tendras la sensación que fuera a estallar, otras no hay latidos… hasta que se armonizan.

PULGAR: estómago y bazo; ayuda a la actitud de la preocupación (piense en un bebé se chupa su dedo pulgar, podría estara ansioso desde muy pequeño!) actúa a nivel de la superficie de la piel, digestiones a nivel mental y físico.

ÍNDICE: Actitud del miedo, relacionado con los músculos. Oído/Órganos riñón y de la vejiga (nos paralizamos, no somos capaces de mantenernos firmes o en pie)

MAYOR, dedo corazón o medio: Su actitud es la rabia o cólera y se relaciona con el Hígado y vesícula los ojos, la química de la sangre y el equilibrio.

ANULAR: Se relaciona con la tristeza y con los organos de pulmón e intestino grueso. Aspecto de la piel. Toma de decisiones.

MEÑIQUE: Se ralaciona con la actitud de pretender o pretensión o aparentar ser algo que no sé es (luchar, esfuerzo) Es llorando por dentro, riendo por fuera. Sus órganos son corazón e intestino delgado.

CENTRO DE LA PALMA: Reúne a lo todo lo anteriormente dicho. Sujetando el centro de la palma de la mano se pueden llevar a cabo muchas cosas inmediatamente, tiene que ver con el diafragma y la respiración.
El Jin Shin Jyutsu es una técnica japonesa para equilibrar y calmar el cuerpo en poco tiempo.


El interior del ser humano


En cada amanecer los seres humanos abrimos los ojos para enfrentarnos a otro día más...

La mañana se va llenando de un taconeo que marca la carrera veloz de gente que marcha hacia sus tareas diarias...

Las calles se llenan de estudiantes, trabajadores y gente desempleada que se afanan por llegar al lugar esperado...

Tanta es la prisa que el tiempo no es suficiente para detenernos a mirar el interior del ser humano que nos rodea...

Nuestros ojos se conforman con fijarse en el exterior solamente...

Recordamos el largo de una falda, la marca del pantalón, el color de la piel...

Comentamos el gesto huraño de algún compañero sin buscar la causa que lo provocó...

Transcurre el día y no hemos mirado el interior del amigo que nos acompaña diariamente...

Deberíamos jugar a descubrir lo hermoso de la gente...

Cada ser humano tiene un pedazo de Dios dentro...

¡Es lo que debería llamar nuestra atención diaria!

En lugar de ver el gesto agrio de alguien, entendamos el valor que tiene para resistir las tensiones provocadas por situaciones que no conocemos...

Antes de burlarnos del que no aprende con la rapidez de los demás, demos un aplauso a su magia para ser bueno con sus semejantes...

Cada ser humano tiene un valor especial, un don divino que recibe al nacer y que si se descubre, puede utilizarlo para su beneficio y para el de los que le rodean...

Hagamos un alto en nuestra prisa diaria, miremos el interior de nuestros hermanos y aprendamos a valorarlos por lo que son y no por lo que quisiéramos que fueran...

Disolver viejos patrones de miedo


He notado que sigo repitiendo el mismo patrón que tenía de niño. Cuando mis padres me reñían o decían algo de mí que me parecía negativo, me aislaba, me escondía y me consolaba con la idea de que podía vivir sin gente, de que podía estar solo. Ahora, empiezo a darme cuenta de que reacciono de la misma manera con mis amigos.
Sólo es un viejo hábito que se ha quedado rígido. Intenta hacer lo contrario. Siempre que sientas que te quieres aislar, ábrete. Si te quieres ir, no lo hagas; si no quieres hablar, habla. Si quieres parar la discusión, no lo hagas, participa en ella con todo el vigor que puedas.
Siempre que se presenta una situación que produce miedo, hay dos alternativas: luchar o esfumarse. Un niño normalmente no puede luchar, particularmente en los países tradicionales. En Norteamérica, ¡el niño peleará tanto que serán los padres los que se esfumen! Pero en los países antiguos, en los países atados a la tradición —o en las familias donde los valores tradicionales siguen siendo muy fuertes— el niño no puede pelear. La única vía que le queda es encerrarse, encerrarse en sí mismo para protegerse. Has aprendido a esfumarte.
Ahora la única posibilidad es quedarte ahí, ser testarudo, y tener una buena pelea siempre que sientas que estás intentando escaparte. Durante un mes, intenta hacer lo contrario y después veremos.
Cuando puedas hacer lo contrario te diré cómo puedes dejar de hacer ambas cosas. Tienes que renunciar a las dos posturas, sólo así dejarás de tener miedo porque las dos están equivocadas. Ha habido un daño que te ha calado demasiado, y ahora tienes que equilibrarlo con lo contrario.
Durante un mes serás un auténtico guerrero, respecto a cualquier cosa. Y te sentirás muy bien, realmente bien, ¿de acuerdo? Porque cuando te escapas, te sientes mal, te sientes inferior. Es un truco muy cobarde... el aislarse. Vuélvete valiente, ¿de acuerdo? Después renunciarás a ambos, porque ser valiente, en el fondo, también es ser cobarde. Cuando la valentía y la cobardía desaparezcan, dejarás de tener miedo. ¡Inténtalo!

La Respiración "ha"


El nombre “Hawai” significa “El soplo y agua del Divino”.

El proceso de respiración “Ha” es simple de hacer y cancela memorias.
El proceso se hace así:

Sentado cómodamente, con los pies en el suelo y la espalda recta, inspire –mentalmente cuente hasta 7–, retenga el aire –mientras cuenta 7–. Expire, contando mentalmente hasta 7.
Manténgase con los pulmones vacíos por otra cuenta mental de 7. Repita el proceso 9 veces.
También puede juntar los dedos índice pulgar de cada mano, formando un aro y entrelazarlos, como el símbolo “infinito”3. Mantener esta posición durante el proceso.
Respire, respire sin forzar, para no hiperventilar, lo que le puede provocar atontamiento y malestar. Piense las frases: “Lo siento, Perdóname, Te amo, Gracias”.

El Dr. Len afirma que este proceso puede eliminar el estado de depresión. Anteriormente eran 7 conjuntos de respiración las que se hacían, pero en un Workshop reciente el Dr. Len dijo es mejor que se hagan 9 conjuntos de respiración en vez de 7.

La vida es un espejo


Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuales eran los factores que destruyen al ser humano.les respondió así:
La Política sin principios, el Placer sin compromiso, la Riqueza sin trabajo, la Sabiduría sin carácter, los Negocios sin moral, la Ciencia sin humanidad y la Oración sin caridad.
La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente es enojona, si yo soy enojón; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.
La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante  mí
"El que quiera ser amado, que ame".

Decreto del Perdón


El PERDON:
1º.- Yo, consciente de mis actos, y asumiendo el control de todo lo que “YO SOY”, borro de mi subconsciente y del registro etérico, todo récord y memoria de cada suceso discordante que haya vivido en este mes, dia o año.

2º.- Perdono de todo corazón y olvido para siempre, todo disgusto, agravio, deuda, desamor, irritabilidad, agresión, traición, maledicencia y odio que me haya causado cualquier ser humano, situación o cosa.
3º.- A todos aquellos que se hayan ido de mi lado para otro grupo, trabajo, partido o círculo de amistades, lo suelto y lo dejo ir sin reclamarle nada, dándole la plenitud de mi amor para bendecirlo y prosperarlo donde quiera que se haya ido y donde esté.
4º.- Renuncio con toda la entereza que mi ser tiene a todo apego de objetos, situaciones, posesiones y, sobre todo, personas. Declaro que nada ni nadie me ata a nada, y YO SOY libre, pero completamente y absolutamente libre, para entregarme, ampararme y refugiarme en Dios y sólo Dios, para siempre.
5º.- Borro, borro y borro todo aquello que me haya sucedido en este año que no sea un escalón dentro de mi proceso de ascensión, y hago desaparecer de mi vida todo obstáculo que me impida volar hacia la libertad, que es el estado natural de mi ser.
6º.- Cubro cada segundo, minuto, hora, día, semana y mes de este año que concluye con la brillante y resplandeciente sustancia de la Llama Violeta para borrar toda energía mal calificada, y ahora lo envuelvo todo con la incandescente brillantez del fuego Blanco de la Ascensión.
7º.- Libre de personalidad, ego, pasado, memoria y mal karma, entrego mi Corriente de Vida al Servicio Único de la Luz, para que de ahora en adelante sólo oiga la Luz, sienta la Luz, vea la Luz, saboree la Luz, huela la Luz y piense la Luz, hasta alcanzar la eternidad
(por Rubén Cedeño, metafísico discípulo de Conny Méndez).

Ayudar a los demás genera felicidad y es bueno a la salud

Rechaza que la maldad sea innata y otorga esta cualidad al altruismo. Elsa Punset defiende la bondad del ser humano porque la experimenta en primera persona. Le gusta ayudar por el placer de ayudar. Y no es la única. Un estudio reciente, abanderado por esta escritora y filósofa, confirma que la mayoría de las personas 'sentimos y somos capaces de ponernos en la piel de los demás'. Somos empáticos en origen. El estudio es la base de la campaña SOMOS, apoyada por las ONG más representativas del país y la Asociación Española de Fundraising para promocionar la cultura de la solidaridad. La iniciativa coincide con la publicación del último libro de Elsa Punset ('Una mochila para el universo. 21 rutas para vivir con nuestras emociones', Ediciones Destino), donde desvela las claves para entender el poder de las personas. 'He tardado mucho en escribirlo y ha quedado muy grueso, pero lo que más me importaba era ayudar', reconoce. • Ha liderado un estudio para confirmar la Teoría de la Solidaridad, ¿en qué consiste esta teoría?
El estudio se inició con un cuestionario en torno a una hipótesis: 'sentimos y somos capaces de ponernos en la piel de los demás'. Tenemos una tendencia moral al altruismo y las preguntas que hicimos en el estudio confirman esta hipótesis. Nacemos con la capacidad de querer ayudar a los demás, aunque la recompensa no sea evidente. El altruismo es innato en los seres humanos y también es aprendido, por lo que podemos potenciarlo o ahogarlo.
• ¿Somos altruistas por empatía con quienes sufren?
Como especie tenemos mucho éxito. Desde 1950, hemos pasado de poco más de 2.000 millones de personas a casi 7.000 millones. Uno de los factores que más ha influido es la capacidad de ponernos en el lugar de los demás, es decir, la empatía. La evolución ha favorecido que seamos altruistas, aunque también estamos programados para preservarnos a nosotros mismos.
• ¿Ayudar a los demás genera felicidad?
Compartir tiempo con los demás, ocuparse de otros, no solo da felicidad, sino que es bueno para la salud. Muchas investigaciones relacionan altruismo con efectos beneficiosos sobre la salud. Hay una fuerte correlación entre bienestar, felicidad, salud y longevidad. Ayudar a los demás tiene recompensa.
• En España hay unos tres millones de socios que colaboran con ONG. ¿Podemos pensar que son más felices?
Los estudios confirman que, tanto si tenemos más bienes materiales, como si nuestras experiencias son más vivenciales, el subidón de felicidad que sentimos es muy alto. La diferencia es que, tras una experiencia material, regresamos antes al nivel inicial de felicidad, mientras que tras una experiencia emocional, el nivel de felicidad sigue más alto durante más tiempo. Las personas que colaboran con ONG priman las relaciones frente a la acumulación de bienes.
• El dinero no siempre da la felicidad.
Si las personas no tienen cubiertas sus necesidades básicas, el dinero influye mucho en la felicidad. En una escala de la felicidad, la gente sin hogar de Calculta alcanza un 2,9 sobre 7, mientras que un multimillonario norteamericano llega a un 5,8. Pero un inuit de Groenlandia y un masai de África son tan felices como los ciudadanos acomodados de Estados Unidos. Una vez que la persona no está en 'modo supervivencia', el dinero influye mucho menos que el amor en su escala de felicidad. De hecho, nuestros ingresos se han incrementado vertiginosamente en los países desarrollados, pero los niveles de felicidad se parecen todavía mucho a los anteriores a la Segunda Guerra Mundial.
• ¿Ser solidario es motivo de orgullo?
Una de cada tres personas se sienten orgullosas cuando ayudan y solo un 14% se siente igual al hacerlo, que si no lo hace. Pero la naturaleza, en general, no fomenta ningún comportamiento sin recompensa.
• De hecho, como homenaje a los socios, varias ONG se han unido en la campaña SOMOS. ¿Qué supone este reconocimiento?
Las ONG pretenden explicar el valor de la solidaridad, recordar el poder constructivo de cada persona y lo que pueden hacer para incrementar su bienestar individual y social. Esta es una campaña de educación y reconocimiento social. Los estudios confirman que el reconocimiento es un aliciente para ayudar a los demás. Somos seres muy sociales y nos importa que nos reconozcan el esfuerzo. Donar tiempo y dinero implica una pérdida de comodidad y las personas aprecian la gratitud. Por ello, las ONG querían mostrar ese sentimiento a sus donantes.
• Su último libro se titula 'Una mochila para el universo. 21 rutas para vivir con nuestras emociones'. ¿Alguna de estas rutas lleva a la solidaridad?
¿Nos ayuda su libro a abrirnos al mundo?
El libro es muy cómodo de leer. He mantenido un tono muy cercano, con muy poca teoría, para compartir conocimientos con palabras sencillas. El título hace referencia a una técnica muy útil que permite utilizar la capacidad del cerebro para simbolizar las cosas. Cuando tenemos un problema al que no sabemos cómo enfrentarnos, podemos meterlo en una mochila y dársela al universo.
• Apenas un 11% de la población española contribuye de manera regular con las ONG...
En la segunda parte del estudio, formulamos una serie de preguntas en torno a este tema. Comprobamos que el 84% de los encuestados se interesa por el sufrimiento de los demás e intenta actuar. La pregunta es: si estamos dotados para ser altruistas, ¿por qué no lo somos siempre?
• ¿Por qué?
Hay tres grandes razones. Primero, para que se active la capacidad de sentir por los demás, tenemos que prestar atención, pero la sociedad se dedica a distraernos con todo y la falta de tiempo es un enorme impedimento. En segundo lugar, la denominada 'difusión de la responsabilidad' dificulta nuestra capacidad de conectar al pensar que 'otro lo hará por mí'. Una tercera razón clásica argumenta que la inmensa mayoría de las personas amamos y ayudamos, pero solo dentro del clan, es decir, tendemos a ayudar a aquellos que percibimos como similares.
• ¿Afecta también la crisis? ¿Cómo se pueden activar, o como mínimo mantener, las donaciones económicas de los ciudadanos?
Cada persona sabe hasta qué punto puede colaborar, ¿pero acaso el dinero es lo único que cuenta? Yo creo que no. Empecemos a ver la ayuda de una forma mucho más amplia. La ayuda no es solo dar un poco de dinero todos los años, sino dar a los demás lo que necesitan, desde una actitud constructiva hasta fomentar un proyecto específico o donar tiempo. Esta es una oportunidad de crecer, de cambiar la forma de ayudar. Es una ocasión maravillosa para que la gente que no puede donar dinero se pregunte qué otras cosas puede donar. A mí se me ocurren mil. Es muy importante recordar que, en tiempos de crisis, en los que estamos viendo que los gobiernos no son la panacea, es fundamental despertar la capacidad de las personas para ayudar de forma activa. Nos necesitamos y cada día nos vamos a necesitar más porque somos muchos.
• Afirma que saber valorar lo que tenemos es fundamental para desarrollar una existencia en positivo. ¿Saber compartir provoca el mismo resultado?
La ayuda no es un lujo, sino una necesidad mental y física. Vivir de espaldas a lo que somos nos hace infelices. Del estudio se desprende que, cuanto menos ayudamos a los demás, más importancia damos al dinero. Es un mecanismo compensatorio porque los humanos necesitamos acumular muchas cosas materiales para mantener el nivel de satisfacción. Necesitamos motivarnos y buscamos una fuente de felicidad u otra. Pero es importante recordar que no hay una sola fuente de felicidad, sino muchas, y la única a la que no podemos renunciar es la capacidad de empatía y altruismo.

Fuente: http://revista.consumer.es/

Merecer




Cuando el miedo a no merecer se sustituye por la certeza del fluir del amor que ya está sucediendo, el agradecimiento se transforma en algo tan inmenso que la necesidad de integración y conexión permanente también crece.
Así, con el reconocimiento, el Espíritu te provee sin descanso cuanto más tú agradeces y más sabes que necesitas justo lo que sea que estés recibiendo en ese momento.
Las antiguas sensaciones de miedo, de abandono y de carencia son sustituidas por la alegría del encuentro y por la abundancia infinita que supone entregarse en las manos de la divinidad y ofrecerse a su servicio totalmente.

Desapegos



¿Se preguntan por qué se les dificulta volar, fluir, disfrutar?

Están atándose a cosas que no les permiten avanzar, como pequeñas e indefinidas anclas que los estancan en sus realidades y les inhiben en su andar. Estas cosas o circunstancias son los apegos, que les producen inestabilidad sobre todo emocional y eso para ustedes es perder el control. Y perder el control es algo que les resuena mal cuando simplemente deben dejar que las cosas se acomoden solas, recuperar la fe y dejarlas en manos de Dios, que es en ustedes mismos, para cumplir con sus compromisos y sus designios, y para dejar de cargar con cruces que no les pertenecen.

Pregúntense ¿porqué no están queriendo liberarse? ¿Porqué habitualmente necesitan de la mano de otro para sostenerse si ya han aprendido a caminar?

Este es el punto en el que ustedes tienen que trabajar intensamente por estos tiempos, aprender a soltarse de las cosas y también de las imposiciones que les han inculcado desde hace tanto tiempo para controlarlos y así limitarlos, impidiéndoles que puedan ser libres, lo cual es su derecho divino y una gran herramienta.

Los apegos son los lazos que mantienen con las cosas que alguna vez les han dado seguridad y que se están resistiendo a soltar. Los más conocidos y más conscientes son todas aquellas cosas materiales, todo aquello que les costó tanto sacrificio conseguir, lo mas físico y contundente, lo más fácil de ver e identificar. ¿Es justo tener que desapegarse de esto? Piensen que sería menos problemático para ustedes que persista en sus vidas o que no y desapeguense de la opción que los haga más infelices. Piensen en aquello que puede permanecer en su elevación o incluso, en su propia desencarnación.

Pero estos apegos evidentes, no son el problema mayor. Están los otros, aquellos que tienen con los conflictos del pasado o con las personas y que han activado en sus psiquis más profundas, los mecanismos de defensa a los cuales se aferran para no perder, para no sufrir sin darse cuenta de que en realidad se están perdiendo de cosas maravillosas que tal vez no les llegan porque no les están dando el espacio suficiente.

Suelten las anclas que también son culpas y la culpa es el domino de otros por sobre ustedes mismos pues quienes los hacen sentir culpables, los están tratando de controlar.

Suelten relaciones que ya no los hacen felices ni los potencian, deben dejar de refugiarse en la angustia simplemente porque están erróneamente enseñados a que hay que sostener en el tiempo y que eso es cuidar. Eso es conservar y los sentimientos deben germinar, crecer y madurar, no pueden guardarse y que queden intactos. Respeten los fines de ciclo, así podrán automáticamente comenzar con otro. Suelten a sus seres queridos que han partido pues ellos ya han cumplido y en donde están, deben seguir con sus destinos. Deben cumplir con determinadas pautas que tal vez sean incomprensibles para ustedes en esta tercera dimensión, pero es imprescindible liberarlos para que puedan seguir.

Amados hijos, las angustias, los estados de alteración, todo esto que están viviendo y que los desestabiliza, no son más que pruebas para que equilibren el poder que tienen haciendo uso de su derecho universal que es el libre albedrio.

Los acompaño en este proceso y en la luz, con mucho amor,

María, madre de los milagros  5/4/2012 (Canalización encontrada en la web. Desconozco más detalles)

Caminos de Sabiduría


Cuando  aprendas a considerar  tu vida y cuanto hay en ella como  el milagro que es,  comprenderás enseguida que quejarse es desperdiciar  el milagro que eres.

Cada  instante que pasas disgustado, desesperado, angustiado, furioso o dolido a causa del comportamiento de otra persona es  un instante en el que renuncias al control  sobre tu vida.

Obsérvate  a ti mismo y a los demás en este mundo disparatado, y  después decide que es mejor, pasear por ahí la rabia o desarrollar un sentido  del humor que te proporcionará a ti  y al prójimo el más preciado de todos  los dones: la risa.

En  la vida todo es paradoja.

Cuanto más  desees la aprobación,  más contundente será  la negativa de los  demás a aprobarte; cuanto menos te importe el que te aprueben  o no, más aprobación conseguirás.

Cada experiencia en tu vida fue absolutamente imprescindible  para que llegases al punto siguiente, y luego al siguiente y después  al siguiente, hasta el momento actual.

Con  todo lo que te  ha ocurrido, puedes sentir lástima de ti  mismo, o considerar  todas esas experiencias  como un regalo.

A  ti te compete elegir… Cree y verás. ¡Conoce y serás!

Lo  contrario al valor no es tanto el miedo, como el conformismo.

En  cualquier momento en que recibas odio, devuelve amor.

El amor retornará a ti y serás libre.

No  necesitas admitir a nadie en tu vida a menos que llegue  cargado de afecto y  armonía.

Si  el prójimo te hiere, olvídate de la herida.
 
Es tu prueba.

Si  la dejas seguir su curso, encontrarás la serenidad.

La persona que te devuelve la mirada desde el espejo es ante la  que tienes que responder todos los días.

Si eres el amor, si  vives el amor, y  lo repartes, habrá siempre tanto amor en  tu vida que no sabrás que hacer con  él.

Vive… Sé tu mismo… Disfruta… Ama

Wayne W.DYER

Constelaciones Familiares


Se trata de un método psicoterapéutico y concepción del ser humano que percibe a la persona como parte del sistema familiar, estando atravesada, sostenida, determinada y ligada por este sistema, y por todo lo que pasó en él hasta siete generaciones atrás.
Bert Hellinger descubrió que los Sistemas funcionan bajo ciertos órdenes que él denominó Órdenes del Amor. Para que el amor fluya será necesario que previamente exista un orden. Cuando estos órdenes se transgreden, los miembros de una familia comienzan a padecer diversos síntomas, ya sean dificultades emocionales, conductuales, en los vínculos con los padres, hermanos y pareja, problema de salud física y demás.
Uno de estos órdenes establece que todos aquellos que pertenecen al sistema familiar tienen el mismo derecho de pertenecer con independencia de mérito, sin embargo, las familias tienden a excluir a ciertos miembros, que suelen ser lo declarados culpables de avergonzar a la familia o de traer un dolor que no ha podido ser procesado.

Funcionamiento de las Constelaciones Familiares

Para realizar una constelación es necesario que haya una persona que desee constelar un problema o un tema determinado relacionado con su vida personal, un terapeuta o facilitador de la constelación que la hará posible e igual de importante, los representantes que llevarán a cabo la constelación.
A pesar de que en un principio pueda parecer que tiene relación con el psicodrama, las constelaciones familiares van mucho más allá ya que no hay guiones establecidos y las personas que dan vida la escena del que constela no conocen aspectos ni de él ni de su persona salvo el tema que quiere trabajar.
La función del facilitador es ayudar a que la constelación fluya. Según la escena que se esté llevando a cabo y en la situación en la que se encuentra ésta, el facilitador puede introducir a nuevos representantes en la constelación de las que en un principio se pusieron.
Por ejemplo, en el caso de que se esté constelando la relación entre una hija y su madre, en muchas ocasiones es necesario ver cómo fluye la relación entre éstas dos personas y más tarde, introducir a la abuela para ver cuál era la relación con su hija (madre). De esta manera se estaría completando el sistema familiar y se podría sanar, entender el funcionamiento familiar.

Efectos

En este modelo psicoterapéutico la persona que constela es externa a todo lo que sucede en la escena por lo que puede ver qué es lo que ocurre, su forma de relacionarse y, si se introducen familiares ancestrales, conocer y comprender la dinámica familiar.
Todo ello es el comienzo de un proceso de transformación y asimilación que puede durar entre 15 y 30 días, por lo que siempre se aconseja que no se hable demasiado de la constelación durante este período para que profundice en cada uno.
Las constelaciones pueden ayudar a producir cambios tanto en las conductas como en la forma de pensar, facilita los desbloqueos y libera las energías para potenciar el bienestar.
Además, un aspecto positivo de este tipo de psicoterapia es que es beneficioso tanto para el que constela, los representantes y cada uno de los asistentes aunque no participen de forma activa.

El cerebro y las leyes universales


“Me siento bien y vos también”
Es común escuchar a muchos hablando sobre lo malo, sobre lo que NO les gusta, sobre lo que NO quieren o sobre lo que NO están de acuerdo, etc. Todos NO. Es casi “normal” hablar de lo que nos hace sentir mal, incluso de lo que “no está bien en vos, en mí, en él, en ella, en la salud, en la economía, en el gobierno, en la escuela, en el trabajo, en el mundo”. Es tan pero tan usual hacer esto, que no nos damos cuenta de lo nocivo que es para cada uno de nosotros. En otras palabras, utilizamos mucho de nuestro tiempo para estar centrados en los problemas, entendiendo un problema como algo que NO nos gusta o que NO nos hace sentir bien.
Cada vez que hacemos esto: hablar, pensar o sentirnos mal por algo que nosotros mismos promovemos, estamos re-grabando el disco de nuestro cerebro enfocándonos en lo “malo”, por lo tanto no solo no podrá aparecer la solución sino que las cosas irán más o menos igual, no mejor.
Es tan importante sentirse bien, no solo por el disfrute que ello significa sino porque ese es nuestro “dial de frecuencia” que informa al universo hacia dónde vamos. Cada vez que nuestro cuerpo-mente sintoniza frecuencias bajas de dolor, pena, tristeza, rabia, temor, angustia, ansiedad, preocupación, etc, creamos más y más situaciones similares, más de lo mismo, más de aquello que NO nos gusta.
Lo mismo ocurre cuando leemos sobre lo que NO nos agrada y luego seguimos con la mente pensando un tiempo largo sobre eso y después lo comentamos con alguien y seguimos “manteniendo” esa vibración en nosotros.
Todo bienestar, viene del aprecio, de ver lo bueno. Y siempre es posible ver lo bueno, solo que no estamos habituados a hacerlo, sino acostumbrados y entrenados en ver lo malo.
El malestar en cambio, viene de la crítica ó de la queja, que equivalen a estar enfocados en lo que “NO me gusta, lo que no quiero, lo que temo, lo que no quiero saber, lo que me aterra”, etc
En todos lados se “ven” críticas, se escuchan voces que cuentan “lo peor”, se exponen imágenes que producen todo tipo de emociones negativas y es por eso que no es posible que nos sintamos mejor.
La Ley de la Mente (Hermes Trimegisto, 3000 A.C) dice que si nos sentimos mal es porque estamos pensando-hablando de lo que NO nos gusta y el resultado de esto es más y más malestar. Por el contrario, si ponemos el foco de atención en lo que SI nos gusta, en lo bueno que existe en la vida ahora, el resultado inmediato será el bienestar. Es a partir de lo que SENTIMOS que emitimos una frecuencia vibratoria-emocional que se irradia. De ahí la importancia de no quedarse atascado pensando-hablando acerca de lo que nos hace sentir mal, muy mal a veces…
No es cuestión de negar lo que sentimos, ni de “hacer oídos sordos a la realidad”, ni de falsearlo diciendo que está “todo bien”, sino más bien de ser conscientes de que si nos sentimos mal durante cierto tiempo es porque estamos aferrados a ideas fijas que nos hacen daño, nos duelen, nos hieren…Soltando esas ideas, cambiaremos nuestra vibración…y modificamos lo que “vemos” afuera.
Todo puede ser malo o bueno según el cristal con el que miremos, viejo refrán que está vigente.
¿Qué mundo estoy viendo?
¿Qué personas estoy convocando?
¿Qué lecturas estoy realizando?
¿Qué programas de TV estoy mirando?
¿A qué pensamientos estoy adhiriendo?
¿De qué temas estoy hablando?
¿En qué estoy pensando permanentemente?
¿Cómo me estoy sintiendo en este momento?
Necesitamos dejar de hacer cosas que pertenecen a la vieja consciencia del dolor y del miedo, para abrirnos a ser más amor y así emitir esa frecuencia únicamente. La frecuencia del amor.
Las 3 preguntas diarias que deberíamos hacernos son:

  • ¿Cómo me hace sentir esto que estoy diciendo?
  • ¿Cómo me hace sentir esto que estoy pensando?
  • ¿Cómo me hace sentir esto que estoy haciendo?
  • ¿Cómo estoy “siendo” en este momento?
Por último, como la información que irradiamos permanentemente es acerca de cómo nos sentimos, no dudemos en escanearnos conscientemente para no continuar con actos automáticos que nos mantendrán atascados en “lo mismo”.

La mente no sabe vivir en tiempo presente


La mente no sabe vivir en tiempo presente, porque está demasiado ocupada para percibirlo. O busca en los archivos del dolor, o estará planeando el futuro dentro de los parámetros de lo que ya se vivió…Los pensamientos proyectados al futuro nos paralizaran de miedo, porque se enfrentan con la incertidumbre. Y el miedo es un mal consejero. Si lo aceptamos como huésped atraerá precisamente aquello que más tememos.

Permitir que el pasado se disipe con el convencimiento de que siempre hicimos lo mejor que pudimos. El futuro dejara de amenazarnos si sentimos que siempre estamos bajo el cuidado de la provisión divina, que es perfecta. Pertenecemos a lo que nos mantiene vivos, plenos, conscientes y felices.

Experimentar conscientemente cada sensación de nuestro cuerpo, de nuestros sentidos, interrumpe aunque sea por momentos ese diálogo interno que nos desgasta y nos separa de nuestra esencia.

Hay un pasaje de un libro de Anthony de Mello que a través de esta historia nos recrea perfectamente lo que significa vivir el AHORA…

Un hombre se acercó a un anciano y le dijo así:
“Me han dicho que tú eres sabio… Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no están al alcance de las demás personas.”
El anciano le contestó: “Cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo.”
“Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio”, le contestó el hombre, sorprendido.
“Yo no lo creo así”, le replicó el anciano. “Pues cuando duermes, recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que puedes tener al levantarte. Cuando comes, estás planeando lo que vas a hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo piensas qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar.”
El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada instante del milagro de la vida.


--
سيلبيا اجبار اِسكيرا
Silvia Aybar Ezquerra

Acerca de la necesidad de recibir


He conocido muchas personas que se preocupan por los otros, que son extremadamente generosas a la hora de dar, y que sienten un profundo placer cuando alguien les pide un consejo o apoyo.

Hasta aquí todo bien: es estupendo poder hacer el bien a nuestro prójimo.
En cambio, he conocido a muy pocas personas capaces de recibir algo, aún cuando les sea dado con amor y generosidad. Parece que el acto de recibir hace que se sientan en una posición inferior, como si depender de otro fuese algo indigno.
Piensan: "Si alguien nos está dando algo es porque somos incompetentes para conseguirlo con el propio esfuerzo".  O si no: "La persona que me da ahora, un día me lo cobrará con intereses". O aún, lo que es peor: "Yo no merezco el bien que me quieren hacer".

¿Por qué actuamos así?

Porque nos cuesta entender que este universo está constituido por dos movimientos.
El primero es la expansión, rigor, disciplina, conquista; el segundo es la concentración, meditación, entrega.

Basta mirar nuestro corazón (y no es por casualidad que el corazón siempre fue considerado como el símbolo de la vida), para comprender que son estas dos energías las que lo hacen latir, contraerse y expandirse al mismo ritmo.

Las numerosas estrellas del cielo están emitiendo luz, pero al mismo tiempo están absorbiendo todo a su alrededor, por aquello que es conocido por los físicos como fuerza de la gravedad.
Así los actos de dar y recibir, aún cuando sean aparentemente opuestos, forman parte del mismo y continuo movimiento.

No es mejor quien da con generosidad, ni es peor quien recibe con alegría.
El amor es, justamente, fruto de estas dos cosas, y una pequeña historia ilustra bien lo que quiero decir:

"Un leñador, acostumbrado al arduo trabajo de derribar árboles, terminó casándose con una mujer que era exactamente su opuesto: delicada, suave, capaz de hacer lindos bordados con sus dedos gentiles. Orgulloso de su esposa, él pasaba todo su tiempo en el bosque, haciendo su trabajo para que nada faltase en su casa.
Vivieron juntos durante muchos años, tuvieron tres hijos que crecieron, estudiaron, se casaron y fueron a vivir a lugares distantes, como suele suceder la mayoría de las veces. La pareja continuaba en la misma cabaña, pero mientras el hombre se sentía cada vez más fuerte por causa de su trabajo, la mujer empezó a debilitarse. Ya no bordaba más, perdió el apetito, no hacía sus caminatas diarias, y vio desaparecer toda la alegría de su vida. Su estado de salud se agravó de tal manera que ya no se levantaba más de la cama.
El marido ya no sabía que hacer. Una noche cuando una fiebre alta hizo que el rostro de su esposa adquiriera una palidez mortal, él tomó con sus manos fuertes los delicados dedos de su esposa y comenzó a llorar:
- ¡No me dejes!-decía sollozando.
La mujer tuvo fuerzas para decir, en medio de los delirios provocados por la fiebre:
-¿Pero por qué lloras?
-¡Porque te necesito!
El brillo de los ojos de la mujer pareció retornar.
¿Y sólo ahora es que me lo dices? Yo pensé que cuando nuestros hijos crecieron y partieron, mi vida había perdido el sentido. ¡Tú siempre has sido tan independiente!
-Yo tenía vergüenza de recibirlo -dijo el leñador.- Siempre pensé que no merecía todo lo que hacías por mí.
A partir de ese día la mujer volvió a recuperar la salud, volvió a caminar por el bosque y a hacer sus bordados.
Volvió a vivir, volvió a ser feliz.

Mantener un estado estable y constante


Para crear un estado estable y constante a lo largo del día entero, es decir, libre de cualquier trastorno de pensamientos de desperdicio tales como:
“¿Por qué éste hace o dice eso?” o bien “Esto no debería ser así, debería ser de esta forma”, necesitamos posicionarnos en una conciencia elevada a través del poder de los pensamientos puros.
Hay tres conciencias elevadas que si las experimentamos en la primera meditación de la mañana, antes de empezar cualquier actividad, nos permitirán conseguir éxito a cada paso.

1) conectar con la conciencia del alma y liberar esta corriente de paz que nos eleva: “Soy un alma y mi naturaleza eterna es la paz”.
Piensa: Soy un ser espiritual, un alma hermosa llena con el poder de la paz.
Visualiza tu ser espiritual como un punto de energía brillante irradiando paz y armonía desde tu interior.
Puedes observar que internamente te sientes más fuerte, más vivo, más concentrado.

2) Ahora lleva tu atención hacia el Ser Supremo.
Visualízale como una hermosa y resplandeciente estrella espiritual.
Desde el mundo del silencio, Dios te está llamando hacia Su Hogar, tu Hogar. Permaneces frente a Dios como si estuvieras frente a las orillas del océano.
Las olas de la paz de Dios alcanzan tu mente, llenándola, llenando tu ser completamente.
Eres sustentado, nutrido y fortalecido por la paz de Dios.
Esta conciencia nos da una visión de igualdad: todos somos almas, hijos de un Padre Espiritual, aunque el traje del cuerpo sea diferente y peculiar para cada uno.

3) Cualquier cosa que suceda pon un punto y final en ese momento.
Es importante saber extraer el beneficio de cada escena para nuestro progreso en la vida.
Genera la conciencia elevada de que los problemas y los obstáculos que se nos presentan diariamente son nuestros mejores profesores.
Si aprendemos a afrontarlos con valentía y determinación eso nos hará crecer y madurar internamente.
Simplemente tenemos que seguir observando la obra (la vida) como un observador desapegado.
El arte de ser un observador nos capacita a relacionarnos con la vida de una manera muy equilibrada.

Estas tres conciencias fácilmente terminarán la fuerza del flujo de los pensamientos de desperdicio y nos harán poderosos.
Estarás tan pacífico que los eventos externos y las circunstancias que te rodean no perturbarán tu paz.

B. Kumaris

Busca dentro de ti


Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta de aquellos que creas más exteriores y materiales.

Aún para abrirte camino en la selva virgen, aún para levantar un muro, aún para tender un puente, has de buscar antes, en ti, el secreto.

Dentro de ti hay tendidos ya todos los puentes están cortadas dentro de ti las malezas y lianas que cierran los caminos. Todas las arquitecturas están ya levantadas, dentro de ti.

Pregunta al arquitecto escondido. Él te dará sus fórmulas. Antes de ir a buscar el hacha de más filo, la piqueta más dura, la pala más resistente... entra en tu interior y pregunta...

Y sabrás lo esencial de todos los problemas y se te enseñará lo mejor de todas las fórmulas, y se te dará la más sólida de todas las herramientas.

Y acertarás constantemente, puesto que dentro de ti llevas la luz misteriosa de todos los secretos...

Suelta y deja ir


A veces, es mejor dejar que algo se vaya y comenzar de nuevo.

Hay cosas que nos pasan en la vida que encontramos difíciles de aceptar. Los recuerdos regresan y nos perturban una y otra vez.

Cuando algo sucede en nuestras vidas que encontramos difícil de aceptar, tenemos que decidir si hay algo que podamos hacer para cambiar las cosas.

Si lo hay, debemos hacer lo que podamos para que todo esté de nuevo bien.

Pero si hemos hecho todo lo posible, y en nuestro corazón sabemos que ahora no hay nada más que hacer, entonces, dejemos que se vaya lo que nos quita la tranquilidad.

Después de haber repasado los "qué hubiera pasado si..." y los "¿por qué?", quizás aprendamos una lección valiosa.

Y descubramos que si bien fue doloroso, crecimos por la experiencia.

"Todo lo que sucede, sucede por una razón" 

Premios

Design by Blogger Templates