Entrada destacada

LHT Técnica Light Healing ®

Light Healing® es una técnica de sanación espiritual que combina coaching y PNL con terapias florales y sanación akashica. El objetivo es e...

El Ahora

Cuando se mira superficialmente, parece que el momento presente es uno entre muchos, muchos momentos.

Cada día de tu vida parece estar compuesto por miles de momentos en los que ocurren distintas cosas.

Pero, si miras más a fondo, ¿no hay siempre un único momento? ¿No es la vida siempre «este momento»?

Este momento —el Ahora— es la única cosa de la que nunca puedes escapar, el único factor constante en tu vida.

Pase lo que pase, por más que cambie tu vida, hay una cosa segura: siempre es Ahora.

Y ya que no es posible escapar del Ahora, ¿por qué no darle la bienvenida y hacerse amigo suyo?

Cuando te haces amigo del momento presente, te sientes como en casa dondequiera que estés.

Si no te sientes cómodo en el Ahora, te sentirás incómodo dondequiera que vayas.

El momento presente es como es. Siempre. ¿Puedes dejarlo ser?

La división de la vida en pasado, presente y futuro es obra de la mente y, en definitiva, es ilusoria.

Mantener la atención en el Ahora no implica negar las necesidades de tu vida. Se trata de reconocer qué es lo fundamental.


Eso te permite gestionar lo secundario con gran facilidad.

No se trata de decir:

«Ya no me ocupo de las cosas porque sólo existe el Ahora.»

No.

Empieza por encontrar lo que es más importante y haz del Ahora tu amigo, no tu enemigo.

Reconócelo, hónralo.

Cuando el Ahora es el fundamento y el núcleo principal de tu vida, ésta se despliega con facilidad.

Recoger la vajilla, diseñar una estrategia empresarial, planear un viaje...

¿Qué es más importante, el acto en sí o el resultado que quieres conseguir con ese acto?

¿Este momento o algún momento futuro?

¿Tratas este momento, como si fuera un obstáculo por superar?

¿Sientes que lo más importante es llegar a algún momento futuro?

Casi todas las personas viven así la mayor parte del tiempo.

Como el futuro nunca llega, excepto como presente, es un estilo de vida disfuncional.

Genera una continua corriente subterránea de tensión alteración y descontento. No hace honor a la vida que es Ahora y nunca deja de ser Ahora.

Siente la vida dentro de tu cuerpo.

Eso te ancla en el Ahora.

No te responsabilizas definitivamente de la vida hasta que te responsabilizas de este momento, del Ahora.

Esto se debe a que en el Ahora es en el único lugar donde se halla la vida.

El Ahora es como es, porque no puede ser de otra manera.

Ahora los físicos confirman lo que los budistas han sabido siempre: no hay cosas ni sucesos aislados.

Por debajo de las apariencias superficiales, todas las cosas están interconectadas, son parte de la totalidad del cosmos que ha producido la forma que toma este momento.

Cuando dices «sí» a lo que es, te alineas con el poder y la inteligencia de la Vida misma. Sólo entonces puedes convertirte en un agente del cambio positivo en el mundo.

Una práctica espiritual simple pero radical es aceptar lo que surja en el Ahora, dentro y fuera.

Cuando tu atención te traslada al Ahora, estás alerta. Es como si despertases de un sueño: el sueño del pensamiento, el sueño del pasado y del futuro.

Hay claridad, simplicidad.

No queda sitio para fabricarse problemas.

Simplemente este momento es como es.

En cuanto entras con tu atención en el Ahora, te das cuenta de que la vida es sagrada. Cuando estás presente, hay una sacralidad en todo lo que percibes.

Cuanto más vivas en el Ahora, más sentirás la simple pero profunda alegría de Ser, y la santidad de toda vida.

El Ahora es más profundo que cualquier contenido que surja en él.

Cuando entras en el Ahora, sales del contenido de tu mente.

La corriente incesante de pensamientos se apacigua. Los pensamientos dejan de absorber toda tu atención, ya no te ocupan completamente.

Surgen pausas entre pensamientos, espacio, quietud. Empiezas a darte cuenta de que eres mucho más profundo y vasto que tus pensamientos.

Pensamientos, emociones, percepciones sensoriales y experiencias constituyen el contenido de tu vida.

«Mí vida» es de lo que derivas tu sentido del yo; «mi vida» son los contenidos, o al menos eso crees.

Pasas por alto continuamente el hecho más evidente: tu sentido más interno Yo Soy no tiene nada que ver con lo que ocurre en tu vida, nada que ver con los contenidos.

Este sentido del Yo Soy es uno con el Ahora. Siempre permanece igual.

En la infancia, en la vejez, en la salud o en la enfermedad, en el éxito y el fracaso, el Yo Soy

—el espacio del Ahora- permanece inmutable al nivel más profundo.

Habitualmente se confunde con el contenido, y por eso sólo experimentas el Yo Soy o el Ahora levemente, indirectamente, a través de los contenidos de tu vida.

En otras palabras: tu sentido de Ser queda oscurecido por las circunstancias, por la corriente de pensamientos y por todas las cosas de este mundo.

El Ahora queda oscurecido por el tiempo.

Y así olvidas que estás enraizado en el Ser, en tu realidad divina, y te pierdes en el mundo. Confusión, ira, depresión, violencia y conflicto afloran cuando los seres humanos olvidan quiénes son.

Sin embargo, qué fácil es recordar la verdad y volver a casa:

Yo no soy mis pensamientos, emociones, percepciones sensorias y experiencias. Yo no soy el contenido de mí vida.

Yo soy Vida.

Yo soy el espacio en el que ocurren, todas las cosas.

Yo soy conciencia.

Yo soy el Ahora.

Yo Soy.

Cambiando el miedo en poder

Cómo cambiaría su vida si sacara de su interior todo lo que ha temido.

Piense en esto.

Uno de los temas que sé, por el trabajo que he realizado con las personas por cerca de dos décadas y por mi propio desarrollo, es que las cosas cambian. Y todavía hay muchas personas diciendo que odian el cambio.

El cambio es inevitable en el crecimiento y si usted odia el cambio, tiene una ecuación mala para una vida buena.

Una de las razones principales por las que las personas odian el cambio, que es que tienen miedo de él.

El cambio implica que tiene que pasar al territorio desconocido.

Considere estas dos preguntas:

* ¿Dónde limita su vida el miedo?

* ¿Qué haría, quién sería, dónde iría si sus miedos fueran simplemente puntos de apoyo para tener más poder?

Si usted es honesto consigo mismo podría listar numerosas áreas de su vida, en las que se hizo a un lado debido al miedo no desafiado.

Piense en las conversaciones que no tiene, las personas con las que no se permite reunirse, los negocios o decisiones de vida que usted tomó para evitar el miedo.

El tema es que la mayoría de las personas tiene miedo de lo desconocido: no saber el resultado de una acción, una relación, o una decisión.

La mayoría de las personas gira en torno a lo que ya saben y entonces se quejan de cuan aburrida es la vida o cómo nada cambia realmente en la vida. Muchos escogen el mismo curso de acción repetidamente aunque haya demostrado que no trae los resultados que quisieran.

El miedo es una de las principales causas que está debajo de estas decisiones.

Psicológicamente significa que las personas refuerzan una vieja identidad que se formó por su pasado, aun cuando esa identidad sea dolorosa.

Se les enseñó que no pueden tener lo que quieren, de modo que continúan viviendo de acuerdo con esa vieja creencia de su viejo yo.

Espiritualmente significa que las personas no exploran ni se abren más de lo que creen ser. Económicamente significa que no toman riesgos calculados e informados.

El miedo ahoga la exploración en muchos frentes.

Pero la verdad sobre la vida es que ésta cambia a cada instante, la creatividad de la Naturaleza está siempre trabajando.

El planeta está cambiando, la vida está evolucionando.

Y creo que hay una dinámica oculta en la vida que trabaja para perfeccionarnos a cada uno de nosotros si nos permitimos salir de nuestra esfera conocida y experimentar con nuestras valiosas vidas.

Fuimos diseñados para el crecimiento y la Naturaleza trabaja con nosotros en este movimiento.

Como dice el poeta Rilke directamente y desafiarlos abre una fuente de creatividad, que sirve al desarrollo de nuestras vidas y de nuestros negocios.

Los sucesos de estos últimos años han subrayado, para muchos, el hecho que con lo que nosotros contábamos previamente -paz y seguridad en la que teníamos esperanzas- pueden no ser como las piedras sólidas que habíamos supuesto. ¿Qué parte de su vida está viviendo en miedo o terror?

Para algunos es:

* El miedo de construir una nueva vida, después de una enfermedad mayor o pérdida.

* Arriesgarse a la próxima etapa de crecimiento en su negocio

–arriesgarse al éxito real.

* Hacer un cambio creativo, fuera de su zona de comodidad actual.

* Permanecer solo y aislado.

* Paralizarse ante la incertidumbre financiera.

El cambio nos lleva a un territorio desconocido.

Lo desconocido es la dinámica oculta en todas las situaciones anteriores. Pero lo que yo he encontrado es que la Vida es más rica, cuando nosotros aprendemos a caminar en lo desconocido.

Cuando aprendemos a hacer esto construimos nuestro poder personal:

El poder para hacer el cambio, el poder para sacar más de nosotros en el mundo y en nuestro trabajo.

Éste es el poder que se necesita en el futuro -el poder para pasar con seguridad hacia lo desconocido.

Para resolver los desafíos en nuestras vidas y en el planeta todos necesitamos aprender a abrirnos a lo desconocido.

Por ejemplo, el combustible proveniente de la tecnología celular parece ser una respuesta potencial al que extraemos de los fósiles.

Nuevas fuentes de energía cambiarán nuestra manera de vivir.

Tenemos que ser flexibles a ese cambio.

A veces el desarrollo de nuestro crecimiento personal y profesional, nos impulsa a cambiar nuestra perspectiva y nuestro estilo de vida.

Empiece con honestidad en lo que quiere y en lo que necesita cambiar; pase por sobre las creencias e ideas que se guardan en viejos lugares, vaya más allá del miedo hacia el territorio desconocido.

Este desconocido puede ser rico, estimulante y creativo.

Si usted quiere avanzar en su vida:

* Empiece escogiendo desafíos en un área de su vida en que le gustaría ver el cambio.

* Observe lo que lo detiene de avanzar, aquello que lo desvía de su compromiso.

* Encuentre el apoyo necesario para navegar en el nuevo territorio: un amigo de confianza para hablar con él, recursos para ayudarse, un guía que pueda tener una visión más amplia y le ayude a permanecer en su propósito.

"Sienta la verdad de lo que usted es y en ese mismo momento actúe. Arriésguese en lo que usted sabe que es correcto y verdadero."

Sonríe


“Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.
Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla;
Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas”





Esta mañana me acerqué a una persona a charlar como normalmente lo hago y cuando me percaté en sus ojos pude notar que lloraba, en ese momento le dije, no te preocupes sonríe porque la vida es larga y Dios te ama.En ese mismo instante Dios colocó en mi mente la frase: “Sonríe aunque estés llorando” y me puso en mi corazón que tenía que escribir de eso.Y es que la situaciones de la vida son duras y eso nadie lo puede negar, pero es lindo también saber en medio de todo eso que tenemos un Dios Todopoderoso al cual nada se le escapa.

Posiblemente esté enfrentando una situación de esas que te sacan las lágrimas en donde por mas que quieras no le vez por donde este la solución, y es que para lo que nosotros es distorsionado y opaco, para Dios esta mas claro que el agua.La Palabra del Señor dice en Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Esta es una cláusula en donde nos asegura que para aquellos que amamos a Dios no tenemos que preocuparnos al futuro, pues todas las cosas nos ayudaran para bien.Llorar no es malo, al contrario considero que es una buena oportunidad para desahogarte de las situaciones que puedan venir a tu vida, pero aun en medio de tu llanto no debes perder la sonrisa.No puedes perder tu sonrisa porque Dios ha prometido estar contigo en todo momento, en Josué 1: 9 leemos: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”.Y es que es reconfortable saber que Dios tiene el cuidado de nosotros y eso lo podemos leer en Mateo 6:26 “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”.Amados no perdamos la sonrisa en medio de nuestro llanto, es paradójico pero es necesario entender que el llanto puede aparecer, pero la sonrisa en nuestra boca nunca. Pablo decía: “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (2 Corintios 4: 17, 18).No pierdas la sonrisa porque en medio de TODO eso que estas pasando debes tener la certeza y la seguridad de que DIOS NO TE HA ABANDONADO y es esa certeza y seguridad la que tiene que producir una hermosa y brillante sonrisa en tu rostro, no por las tribulaciones que estas pasando, sino por el resultado asegurado que tendrás en el Señor.

Llora si quieres, pero no te olvides de sonreír, porque la respuesta de Dios está a las puertas.
Autor: Enrique Monterroza

Dar y recibir

"El universo opera por medio de un intercambio dinámico, dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo, y si estamos dispuestos a dar aquello que tanto buscamos, mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida".

(Deepak Chopra)

El flujo de la vida no es otra cosa que la interacción armoniosa de todos los elementos y las fuerzas que estructuran el campo de la existencia. Esta armoniosa interacción de los elementos y las fuerzas de la vida opera a través de la ley del dar y del recibir. Nuestro cuerpo, nuestra mente y el universo mantienen un constante y dinámico intercambio, frenar la circulación de la energía es como frenar el flujo sanguíneo. Cuando la sangre deja de circular, comienza a coagularse y a estancarse.

El dar engendra el recibir y el recibir engendra el dar. "Dar y Recibir" son dos aspectos del fluir de la energía del Universo. Esto es tan simple como la idea que debo dar lo que quiero recibir, si deseamos alegría, démosles alegría a otros; si deseamos amor, aprendamos a dar amor; si deseamos atención y aprecio, aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás; si deseamos riqueza, ayudemos a otros a conseguir esa riqueza, si deseamos placer, demos placer, en realidad, la manera más fácil de obtener lo que deseamos es ayudar a los demás a conseguir lo que ellos desean. Si impedimos la circulación de la vida, y si nuestra intención es acaparar y aferrarnos a todo, si emitimos pensamientos negativos, estamos impidiendo que la energía vuelva a circular en nuestra vida y nos enfermamos. Para que todo fluya siempre hacia nosotras, debemos mantenerla en circulación. Todo en el Universo fluye, va y viene. Dar y recibir es el flujo constante de la afluencia, que significa "fluir en abundancia".

Al dar y al recibir, lo más importante es la intención. La intención debe ser siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe, la felicidad sostiene y sustenta la vida y, por tanto, genera abundancia. La retribución es directamente proporcional a lo que se da, cuando el acto es incondicional y sale del corazón. Por eso el acto de dar debe ser alegre, la actitud mental debe ser
tal que se sienta alegría en el acto mismo de dar. De esa manera, la energía que hay en el acto de dar aumenta muchas veces más.

Cada uno tiene un tesoro que debe estar dispuesto a compartir con el otro, cada uno tiene características propias que debe poner al servicio del otro. La mujer es más intuitiva, generosa, delicada, tierna, con más tacto. El hombre es más pragmático, racional, firme. Mutuamente debemos compenetrarnos y complementarnos. Si sólo damos, nos vaciamos; si sólo recibimos, somos egoístas.

El amor es dar y recibir, para mantenerse y crecer.

Si uno da sin recibir, termina dependiendo del otro.
Si uno recibe sin dar, termina dominado por el otro.

El intercambio de darse y recibir crea una relación de iguales: precisamente por haber dado, recibe en compensación y por haber recibido, siente deseos de seguir dando. El amor visto así no radica en la posesión del otro sino en la donación de uno mismo.

Los seres humanos somos complicados por naturaleza, pues somos muy proclives a invertir la esencia de las cosas, y en ello, radica la causa de nuestra infelicidad. Sin embargo, no todo esta perdido, pues afortunadamente la infelicidad causada por una confusión de nuestra conducta en "el dar y recibir", puede curarse, todo es cuestión de una verdadera toma de conciencia del papel
que jugamos en esta vida, y que conozcamos bien nuestras limitaciones y nuestras capacidades y las usemos a favor de nuestros semejantes. ¡Así de simple!

El cambio de actitud es la semilla de la felicidad, quien aprende a dar, simultáneamente aprende el valor y la importancia de recibir. En toda semilla está la promesa de miles de bosques, la semilla no debe ser acaparada; ella debe dar su inteligencia al suelo fértil, a través de su acción de dar, su energía invisible fluye para convertirse en una manifestación material, cuanto más demos
más recibiremos, porque mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida, en realidad, todo lo que tiene valor en la vida se multiplica únicamente cuando es dado.

Si al dar sentimos que hemos perdido algo, el regalo no ha sido dado en realidad, y entonces no generará abundancia. Cuando damos a regaña-dientes, no hay energía detrás de nuestro acto de dar. Al dar y al recibir, la intención debe ser siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe, porque la felicidad sostiene y sustenta la vida y, por tanto, genera abundancia.

La mejor manera de poner a funcionar la ley del dar y recibir, de iniciar todo el proceso de circulación, es tomando la decisión de que cada vez que entremos en contacto con una persona, le daremos algo, no es necesario que sean cosas materiales; podría ser una flor, un cumplido o una oración, en realidad, las formas más poderosas de dar no son materiales, prestar atención, dar afecto, aprecio y amor, son algunos de los más preciados que se pueden dar, y no cuestan nada. Cuando nos encontremos con alguien, enviémosle en silencio un buen deseo por su felicidad, alegría y bienestar, esta forma de generosidad silenciosa es muy poderosa.

Tomemos la decisión de dar en todo lugar a donde vayamos, y a quien quiera que veamos. Mientras estemos dando, estaremos recibiendo, cuanto más demos, más confianza tendremos en los efectos milagrosos de esta ley, y a medida que recibamos más, también aumentará nuestra capacidad para dar.
Nuestra verdadera naturaleza es de prosperidad y abundancia; somos naturalmente prósperos porque la naturaleza provee a todas las necesidades y deseos, no nos falta nada porque nuestra naturaleza esencial es la potencialidad pura, las posibilidades infinitas, por consiguiente, debemos saber que ya somos intrínsecamente ricos, independientemente de cuánto dinero tengamos, porque la fuente de toda riqueza es el campo de la potencialidad pura, es la conciencia que sabe cómo satisfacer cada necesidad, incluyendo la alegría, el amor, la risa, la paz, la armonía y el conocimiento. Si vamos en pos de estas cosas primero - no solamente para nosotros mismos, sino para los demás - todo lo demás, nos llegará espontáneamente.

Si deseamos recibir el beneficio de todas las cosas buenas de la vida, APRENDAMOS A DESEARLAS EN SILENCIO a todo el mundo todas las cosas buenas de la vida.

"Hoy recibiré con gratitud todos los regalos que la vida me dé. Recibiré los obsequios de la naturaleza: la luz del sol y el canto de los pájaros. También estaré abierta a recibir de los demás".

Reflexión

No dejes de creer que las palabras y las poesías

sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.

Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.

Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte

en protagonistas de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra

continúa: tú puedes aportar una estrofa.

No dejes de soñar, porque en sueños

es libre el hombre.

Walt Whitman

Hoy es un buen día para empezar

Hoy es un buen día para empezar,
cancelar mis deudas y reorganizar.
Comer a mis horas y dejar de fumar,
antes de que el cuerpo empiece a reclamar.

Hoy es un buen día para respetar,
a ese rayo de sol que me viene a despertar.

Y dejar todo atrás, lo mejor será empezar.

Hoy es un buen día para empezar,
hacer borrón cuenta nueva y dejar todo atrás.

Hoy es un buen día para saludar,
a mi peor enemigo y decirle que tal.

Y dejar todo atrás lo mejor será empezar.

Por que el balance de las cuentas de la cosa existencial,
arrojan un terrible saldo, que se llama soledad.

Por eso es que es un buen día
para empezar.

Porque hasta hoy he sido
solo una ensarta de moléculas.

Un sube y baja de la sangre,
un armazón de calcio con articulación.

Porque hasta hoy he sido
solo algo que llena la nada.

O quizá solo el juguete predilecto
de algún niño extraterrestre
que juega conmigo a los humanos.

Hoy es un buen día para empezar,
que mas da lo que fuere, frente a lo que vendrá.

Tirar los rencores en algún lugar,
que de tanto acumularse, me van a reventar.

Hoy es un buen día para olvidar,
todas aquellas cosas que me hicieron llorar.

Y dejarlas atrás lo mejor será empezar.

Y olvidar los problemas económicos que redundaron en gastronómicos.

Y mis ansias de poder, que pretendían trascender.

Por eso es que es un buen día, para empezar.

Desplegar las alas

Desplegar las alas es el secreto de vivir... sin miedos, sin dudas allí... frente a todo, frente a un paisaje conocido o desconocido... Abrir las alas y volar...
Cuantas veces en la vida cerramos nuestros ojos y la vida parece distinta en ese mágico mundo de sueños... Nos perdemos en los pensamientos, en los sueños, volamos y nos dejamos llevar y llevar... Protegemos nuestras alas, no dejamos que toquen tierra firme...
Y ahora es el momento de abrir las alas al máximo... Disfrutemos del paisaje, no nos detengamos ante los obstáculos al contrario pasemos por ellos sintiéndonos fuertes, comprendiendo que el horizonte es la meta y que ese vuelo es sinónimo de libertad...
Como en los sueños, como en esos momentos mágicos en que la mente nos lleva a un mundo desconocido y maravilloso, como en esos instantes en que sólo nos dejamos llevar sin ofrecer resistencia...
Está en nosotros el secreto de tener esa fuerza, sólo debemos aprender a volar..

Constelaciones familiares - Un camino hacia la felicidad

Bert Hellinger

Nació en Alemania en 1925, estudió Filosofía, Teología y Pedagogía. Durante 16 años trabajó como misionero de una orden católica en Sudáfrica. Más tarde se graduó como psicoanalista y a través de la Dinámica de Grupo, la Terapia Primaria, el Análisis Transaccional y diversos métodos de Hipnoterapia llegó a desarrollar su propia terapia sistémica y familiar. Su método de configurar Constelaciones Familiares enfocado directamente hacia la solución le valió el reconocimiento como uno de los terapeutas claves del mundo psicoterapéutico actual.

¿Cómo podemos ser felices o hacer un camino hacia la felicidad?

La felicidad empieza muy temprano, empieza con la madre y se sigue manteniendo en la relación con ella. El camino de la felicidad se interrumpe cuando perdemos el contacto con la madre, por supuesto también con el padre pero eso está en segundo lugar. Se puede observar, por ejemplo; yo lo hago a veces cuando miro la televisión, miramos a los actores o a los que están hablando, y entonces mi mujer pregunta: "¿Cuál es la relación de éste con su madre?" Se puede ver enseguida, el que está en conexión con su madre brilla, tiene una expresión de alegría y es amado por otros, eso se nota fácilmente; o cuando uno viene y dice que no está feliz, entonces yo pregunto por su madre, por su relación con su madre. Yo tengo en mi corazón a la madre de esta persona ya presente con respeto y como yo respeto a su madre puedo llevarlo hacia su madre y de pronto comienza, también, a radiar, a brillar. éste es un camino a la felicidad.

¿Es reparable la relación con la madre? Ya que para muchos es una relación de conflicto.

Los conflictos son necesarios. Muchas relaciones con la madre están bloqueadas porque tenemos expectativas con respecto a esa persona que va más allá de lo que se puede esperar de un ser humano; y si los padres fueran perfectos, si la madre fuera la ideal, nosotros no seríamos capaces de vivir, no tendríamos la fuerza para vivir. Somos capaces de vivir porque nuestros padres tienen errores. Eso es lo que nos introduce en la verdadera vida, o sea, amamos a nuestros a padres así como son, tal cual como son, y así nos volvemos felices.


Estaba pensando, si todo lo que nosotros recibimos de nuestros padres, cosas que nos duelen por ejemplo, ¿todo es perdonable?

Un hijo que está perdonando, está acusando al mismo tiempo a los padres, se está poniendo por encima de ellos, y pierde a los padres, su suerte y su felicidad.Todo lo que sucede en cuanto lo puedo aceptar, decir que sí, así como fue se convierte en una fuerza; en cuanto lo rechazo o lo perdono quedo débil, me pongo por encima y la vez quedo pequeño.


¿La aceptación no es ponerse por debajo en una situación, entonces?

No lo estoy aceptando, le estoy diciendo que sí, si lo acepto así soy pasivo, cuando le digo que sí soy activo y al decir que si algo se transforma, al aceptar no se transforma nada. Es una diferencia importante.


Si en mí existiera un brillo por el tipo de relación que tengo con mi madre, ¿qué le pasaría a mi madre para conmigo?

Ella por supuesto también está feliz; sobre todo se abre el corazón de la madre y su amor puede fluir hacia ti, las dos van a estar felices.
Había una vez un hombre que me dijo que su madre lo odió cuando era pequeño y ella vivía muy cerca de donde era este curso; entonces le dije: "vete a visitarla". Al otro día volvió, estaba radiante y le dije: ¿pero qué hiciste?, fui y le dije a mi madre: "estoy contento de que me pariste...", y la madre brillaba, radiaba y él también. Tan fácil es la felicidad.


¿Cómo nos preparamos entonces, para ser buenas madres, o ser de las madres que queremos brillar en los ojos de nuestros hijos?

Muy simple: amar a la madre de uno mismo. Ahora tú también brillas...


Con la idea de cerrar esta nota, quería preguntar acerca de cómo queda el lugar del padre, ya que hablamos solo del lugar femenino ¿El padre se reivindica, tiene protagonismo o por el simple hecho que la madre ocupa el lugar que tiene que ocupar esto se da por añadidura?

Sí, el padre está en segundo lugar. Pero hoy día los padres están muchas veces excluidos, y el padre que está excluido pone triste a la madre, la hace infeliz. Para que la madre sea feliz ella tiene que respetar y amar al padre y eso no siempre es muy simple porque los hombres son distintos, los tenemos que amar así como son: distintos. Y los niños necesitan al padre, porque para la felicidad es necesario que ellos puedan tener al padre. Entonces niños felices son aquellos que son mirados por la madre y, la madre a través de este niño ama también al padre; y el padre mira a los hijos y a través de ellos ama también a la mamá. Ese tipo de niños son felices.


Entrevista realizada en el mes de Nov. de 2005
Intérprete: Esther Lak

Pasado es pasado

Un hábito bastante común de la mente es el de divagar hacia eventos y situaciones del pasado. Algo que incluso puede parecernos normal y que no merece mayor atención.

Sin embargo, una reflexión más minuciosa acerca de esta tendencia tan natural, nos alerta sobre sus implicaciones y efectos.

Una cosa es dirigirnos al pasado de manera consciente, para recordar hechos y para extraer información y aprendizaje. En ese sentido es algo no sólo útil sino necesario en muchas ocasiones. Algo muy diferente es volar con la imaginación, de modo involuntario, a escenas y situaciones del pasado y volver a revivirlas, evocando los sentimientos, sensaciones y emociones que se produjeron. A veces incluso, jugando con la imaginación, tratar de cambiar y modificar esas escenas.

Tanto si fueron escenas agradables como desagradables, en ambos casos, volver con nuestra mente al pasado nos impide vivir con plenitud el presente. Esta inhabilidad de permanecer en el aquí y el ahora no nos deja contribuir al presente de la mejor manera posible ya que no estamos plenamente alertas ni conscientes de lo que está sucediendo.

Cuando hablamos del presente, por un lado implica el momento actual y por otro, la misma palabra lo expresa, es el regalo más valioso, es la oportunidad de aprender y crecer, pero sólo si sabemos vivirlo con plena consciencia.

Una práctica útil para centrarnos en el presente es la de poner un punto final: una y otra vez, a lo largo del día, tenemos que hacer una parada de un minuto y sumergir todos los pensamientos en la experiencia de estar centrados en el interior y presentes. Para ello nos puede ayudar el traer a nuestra mente algún pensamiento elevado y positivo como “soy un ser espiritual, un ser de luz y paz” y experimentar así la conexión con nuestra esencia de silencio y serenidad. Cuanto más practiquemos este sencillo ejercicio, más debilitaremos el patrón de viajar con la mente al pasado y más disponibles estaremos para vivir y crear un presente lleno de significado y propósito.

Cambios

Cada vez que te sientas trabado, recuerda que hay un camino para salir de la situación, aún a pesar de que pueda parecer que no lo hay.
Deja de concentrarte en el hecho de estar paralizado y empezarás a reconocer por dónde puede llegar, a estar ese camino por el cual salir.

La manera de superar ese hecho es yendo más allá de lo que estés haciendo.
Lo que eso significa es que hay algo que debes cambiar.
Cambiando lo que estás haciendo podrás empezar a avanzar.
Y rápidamente estarás muy lejos del lugar en el cual habías quedado paralizado.

Si, el cambio puede generar temor y resultar difícil.
Pero el hecho de estar trabado, es una prueba apremiante, de que el cambio es tu mejor curso de acción.
Con el tiempo verás que haber estado paralizado no fue tan malo.

Porque te habrá empujado a llevar a cabo un cambio positivo, un cambio que rápidamente estarás agradecido de haber llevado a cabo.
Cuando sientas que estás paralizado recuerda que, con tan sólo aceptar que tienes la necesidad de cambiar, te darás cuenta de que son muchas las cosas que puedes hacer.

Cambia para mejor, y avanza mucho más rápidamente que nunca antes.

El respeto

La palabra respeto está de moda. La escuchamos en el mercado, en los discursos, en las convocatorias, en las iglesias, en todas partes. Todos hablamos de tolerancia y respeto, queremos sentirnos personas cultas y educadas, que no reaccionamos con violencia ni grosería cuando alguien piensa o actúa de manera distinta a nosotros.

Pero, ¿cómo reaccionamos cuando alguien nos afecta a nosotros directamente? ¿Dónde quedan la tolerancia y el respeto cuando el carro de adelante no arranca inmediatamente después de que ha cambiado el semáforo? ¿O cuando aquel que desesperado porque está en una emergencia, nos corta el paso en el tráfico? O para ser más realistas cuando nuestra hija decide salir con alguien que no nos gusta.

Yo pienso que en realidad el respeto del que tanto se habla funciona, siempre y cuando no se metan directamente con nuestros intereses. Es una especie de pacto: si tú no te metes conmigo, yo no me meto contigo. Pero hay algo más completo que la tolerancia, el respeto es más rico y completo en su significado, implica entendimiento, comprensión y una gran porción de amor. El respeto exige la comprensión del otro. Ponerse en sus zapatos, implica tratar de comprender su posición. No basta solamente con no agredirlo o ignorarlo, implica escucharlo con atención y sin el ánimo de cuestionar sus ideas y abiertos inclusive a aceptar la posibilidad de replantear las nuestras.

El respeto hace una diferenciación total entre la persona y lo que ésta piense o diga en un momento dado. Nos lleva a aceptar nuestras diferencias personales, recordando que cada uno de nosotros tiene derecho a ser quien es. Debemos recordar que cada ser es único y esta hecho a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto merece nuestro respeto y consideración. Podemos fortalecer el respeto, aprende a escuchar. Miremos con respeto a todas las personas que se cruzan en nuestro camino detengámonos unos segundos para saludarlas, mirémoslas a los ojos y deseémosle un buen día, o simplemente démosle las gracias con sentimiento. Deseémosle lo mejor desde el corazón.

Tomemos la decisión de aprender. El que cree que ya lo sabe todo está estancado. El mundo cambia continuamente y nosotros con él, y cada persona o situación que se presentan en nuestra vida son oportunidades para aprender y crecer. Colócate en los zapatos del otro. Nadie hace cosas por fastidiar al otro; tú no sabes la situación difícil que otros pueden estar viviendo. De vez en cuando es necesario que trates de pensar y sentir como lo está haciendo la otra persona; es decir, desde su punto de vista. Extender nuestra comprensión hacia los demás, implica volvernos más compasivos.

No seas intransigente. Que alguien tenga un defecto, que diga o haga cosas improcedentes no lo condena como persona, siempre podemos recapacitar o cambiar nuestra actitud o comportamiento. Por lo tanto, no rechaces, discrimines o maltrates a otros porque no hacen lo que tú deseas o esperas, ten más paciencia y comprensión. Nadie es más ni menos que tú. Sólo somos diferentes en lo personal. Llegamos a este mundo con limitaciones y condiciones más o menos difíciles para superar, resolver y de las cuales aprender, en eso radica todo. Acepta a los demás con sus defectos y cualidades sin juzgarlos con ligereza.

Enseña a tus hijos con el ejemplo. Recuerda que es durante nuestra primera infancia, cuando comenzamos a incorporar los valores esenciales. En el proceso de enseñar a tu hijo como vivir, tu ejemplo es determinante. Eres tú quien enseña a tus hijos a través del respeto hacia ellos, de qué manera ellos te respetarán a ti y a otros. La próxima vez que vayas a entrar a su cuarto, toca la puerta antes de hacerlo; de esa manera, él tocará a tu puerta antes de entrar.

Cuando vivimos con respeto hacia los demás, nos volvemos más tolerantes, pacientes, comprensivos, cumplidores y responsables de nuestra participación en el mundo, y cuando nos volvemos respetuosos de nosotros mismos, establecemos límites con seguridad, nos valoramos más y confiamos en nuestra capacidad.

Consecuencias del stress en nuestra vida

por Dra. Elba Garber


Consideraciones
No hay enfermedad sin enfermo, entendiendo que una persona está enferma cuando no se siente bien consigo mismo ni con el medio social. Este estado significa la existencia de un desequilibrio de su energía vital, el cual tarde o temprano se va a manifestar en una enfermedad o lo que habitualmente se llama somatización. En este marco, el stress es una respuesta normal del organismo frente a situaciones agresivas que desequilibran su armonía. Son modificaciones que sufre el organismo debido a la descarga de ciertas hormonas (sustancias que estimulan la función de un órgano o varios) al torrente circulatorio y que nos pone en estado de alerta y defensa para poder enfrentar situaciones límite.
Al conjunto de estas modificaciones que se producen como consecuencia de las hormonas (taquicardia, insomnio, irritabilidad, acidez, etc.) se las denomina con el nombre genérico de stress, que no tiene traducción pero se lo puede definir como tensión, respuesta o lucha. Síntomas
Extremo nerviosismo; angustia y tristeza acompañadas por llanto; agotamiento físico y mental; dolor de cabeza; miedo; mucho o poco apetito, prueban un bocado y ya se sienten pesados; problemas de relación en el trabajo; problemas con la familia, sexualmente no hay deseo; mal humor; demasiadas responsabilidades; hipersensibilidad; fumar mucho; tomar mucho café para mantenerse en pie; irritabilidad; insomnio; etc.
Tratamiento
Tómese tiempo para estar solo regularmente, para organizar sus actividades, para prestar atención a su corazón, para estar en contacto con la naturaleza. Cuando algo le preocupa, háblelo con alguien de confianza. Haga ejercicio regularmente. Diga NO cuando le piden que haga algo que usted realmente no desea hacer.
La medicina alternativa solamente va a lograr que su energía y su desequilibrio emocional vuelvan a un estado de relativo equilibrio.
Hay remedios específicos para armonizar cada uno de los desequilibrios emocionales que el stress produce, revirtiéndolos con el fin de mejorar la calidad de vida.

La dificultad educa

Hay que insistir en el tema de la dificultad como maestra de la vida.

Algo tan urgente en un mundo facilista y permisivo.




Y nada mejor para valorar los obstáculos que este texto

de ese gran pensador llamado Etanislao Zuleta:



"Nos hace daño el ideal tonto de la seguridad garantizada,

de las reconciliaciones totales y de las soluciones definitivas.

Nuestro problema no está en la frustración de nuestros deseos

sino en no saber desear.




Deseamos mal.




En lugar de desear una relación humana inquietante, compleja y perdible,

que estimule nuestra capacidad de luchar y nos obligue a cambiar,

deseamos un idilio sin sombras y sin peligros.




Un nido de amor y, por lo tanto, en última instancia,

un retorno al huevo".




Cuánta falta nos hace un retorno, no al útero cómodo y tentador,

sino al aprecio de la disciplina y la dificultad.




Valores como compromiso, disciplina y superación

son los que debemos oponer a una cultura

que engendra más mediocres que líderes íntegros.




Autor de texto: Gonzalo Gallo González

Amor y Distancia

Silvia Schmidt


Amamos nuestra casa, pero vivimos bajo el miedo de perderla.
Amamos nuestros padres e hijos, pero tememos su muerte.
Amamos nuestra pareja, pero sufrimos por celos.
Amamos nuestras mascotas, pero limitamos su aproximación.
Amamos nuestros vecinos, pero evitamos la intimidad.
Amamos nuestro automóvil, pero tememos asaltos y accidentes.
Amamos nuestros amigos, pero no confiamos en ellos totalmente.
Amamos nuestro trabajo,
pero nos preocupamos con perder el empleo.
Amamos nuestras diversiones,
pero no soltamos nuestras tensiones.
Amamos nuestra escuela,
pero nos perturbamos con calificaciones y maestros circunspectos.
Amamos nuestra religión, pero creemos en el castigo.
Amamos nuestro pasado, pero guardamos rencores y ofensas.
Amamos nuestro futuro, pero tememos ver desmoronarse nuestros sueños.
Es así que tan mal vivimos en el momento presente
y es solo por temor que dejamos de amar completamente
todas las cosas y a tantas personas.
¿No estaría bien vivir como merecemos,
dejando de lado los miedos únicamente para ver que sucede?



Silvia Schmidt

-por el momento presente-

Extraído del Libro "Sorte É Prá Quem Quer"

Derechos de Autor Protegidos

Cómo se configura una constelación familiar?

por Lic. Ana I. Dokser


La constelación familiar es un método de terapia grupal que desarrolló Bert Hellinger, sencillo y eficaz, en el que se lleva a la práctica terapeútica los órdenes del Amor.

La idea central es que hay dos imágenes, una es la imagen que trae el consultante que es la que ata, y otra la imagen de solución, que libera. La imagen que ata es la que muestra el lugar sistémico que se está ocupando y que determina los sentimientos y su proceder en el aquí y ahora. La imagen de solución o de futuro es la que corresponde a las órdenes del amor, y le confiere a cada integrante su lugar en el sistema. Esta imagen si es interiorizada en el tiempo y se la deja actuar, desarrolla su influencia curativa. Para configurar una constelación familiar un participante del grupo refiere primero su deseo, dice cuál es el problema o cuestión que quiere trabajar. A continuación, elige entre los presentes a representantes para los miembros de su familia, incluyendo un representante para sí mismo.
Luego, en silencio los toma de los hombros, uno a uno y los posiciona en un lugar determinado, guiado por su intuición, por una imagen que ya está interiorizada en él, sólo los relaciona en el espacio, luego se retira y observa. El terapeuta se sintoniza con el sistema configurado y comienza a preguntar a los representantes por lo que sienten y perciben en el lugar asignado y en relación con los otros miembros. Los representantes no tienen que actuar, ni representar un papel, sólo refieren sensaciones y sentimientos que le surgen en el lugar que ocupan, lo notable es que los sentimientos, comportamientos y síntomas físicos coinciden con lo de aquellos miembros que representan, sin tener información previa. Ese saber es un saber participativo y está en estrecha relación con la teoría de los campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake. El terapeuta va haciendo los cambios necesarios para sacar a la luz la dinámica oculta y llegar a una imagen de solución. Mediante frases curativas y rituales del lenguaje corporal, va restableciendo el orden para que el amor vuelva a fluir en el sistema, a veces se integra al consultante a la imagen de solución.

Este trabajo alcanza las profundidades del alma y de la mente de todos los presentes, por lo que requiere su cooperación atenta y centrada. El método no sólo es esclarecedor para el consultante sino para todos los integrantes del grupo ya que, por empatía, se identifican con el problema y la solución hallada. Al estar inmersos en el destino de cada red familiar y de los acontecimientos que sucedieron en generaciones anteriores, y dirigidos por esa conciencia familiar podemos ser llevados a repetir enfermedades y tragedias, de manera inconsciente. Las Constelaciones familiares y el trabajo con los órdenes del amor permiten encauzar los profundos lazos de amor y lealtad de la red familiar en fuerzas positivas que beneficien a todo el sistema.

Celebrar las diferencias

Algo a lo que a veces no estamos acostumbrados, creo que a veces ni siquiera estamos acostumbrados a aceptar las diferencias.

Parece que a veces no nos damos cuenta que lo diferente nos enriquece.


Y me ha pasado… muchísimas veces.

Afortunadamente a medida que maduro y que crezco cada vez esto aparece menos en mi vida.

Afortunadamente fui aprendiendo que de todos hay algo que aprender.

Que en cualquier persona siempre hay algo para reconocerle y para admirar en ella.

Y que lo diferente me permite crecer en todos los ámbitos y en todos los aspectos de mi vida.

No importa si me fijo en el ámbito de lo personal o lo profesional, lo diferente siempre me permite crecer.

Como mínimo en lo personal me permite descubrir y desarrollar aspectos míos que desconozco

En lo profesional permite que mi vida profesional adquiera cada vez más matices, que mi empresa desarrolle espacios, a veces productos y servicios que desde la uniformidad no tendrían lugar.

Pero para eso descubrí que necesito ir aprendiendo algunas cosas:

-Necesité y necesito a cada momento aprender a respetar al otro como un legítimo otro

-Y también que necesito aprender a sentirme seguro de mi, aceptarme como soy. No soy mejor ni peor que los otros. Está bien como soy y como voy creciendo día a día.

-En este momento soy asi y no tendria que ser de ningún modo diferente

Entonces desde aquí no necesito eliminar al otro, ya no me asusta, ya no me aparece como un competidor.


Y algo más que a veces necesitamos aprender:

A tener la serenidad de saber que siempre todo lo que pasa en mi vida es para mejor ...



… pero en esto ahondaremos en otra oportunidad


Celebrar las diferencias

Es aprender a escucharte y aprender de ti, aunque tu música sea diferente a mi música,

Es aprender que de todos puedo aprender algo para crecer, más todavía cuando se me hace difícil relacionarme contigo. Pues desde ahí tú me facilitas que yo ueda crecer.

Celebrar las diferencias

Es aprender que el amor es incondicional y a veces se me presenta con la cara de alguien con capacidades diferentes, otras con la cara de alguien muy pobre, y otras con la cara de alguien a quien se me hace difícil aceptar y comprender…


Celebrar las diferencias es parte de mi aporte y de mi parte para hacer de este mundo, un mundo mejor...



Extraido de Cocrear

Te llueven conflictos?

Por Claudio Valerio


El conflicto es un ingrediente natural de nuestras relaciones…Es una oportunidad de un CAMBIO. De colocarnos en otra posición, enriquecidos, más libres, seguramente con riesgos imprevistos... Pero con energía renovada.
La peor posición mental es el lamento, la desesperación, la bronca, la culpa o la depresión, que quitan la visión de recursos y de soluciones a nuestro alcance.
Se cuenta que una vez, un hombre se perdió en la selva. Comenzó a sentir sed,
mucha sed, maldecía su condición…
No encontraba ninguna salida a su problema y, para colmo de males, los monos, desde las palmeras, lo observaban detenidamente y le tiraban cocos.
El hombre iracundo, tomaba los cocos y los devolvía con furor, en un combate desparejo;
con mala puntería. Y más dolor…Pero no los abría para calmar su sed…
La SOLUCIÓN ESTABA EN SUS MANOS, pero no alcanzaba a descubrirla. Se había cerrado mentalmente.
¿Cuántos cocazos recibimos cada día y los devolvemos, tal vez al más cercano, molestos, sin explorar sus posibles beneficios?.
LOS CONFLICTOS SON COCAZOS que nos manda la vida… ¿Cómo aprovecharlos de la mejor manera?

¡Abriendo el coco!

Poderes curativos de las velas

Antes de comenzar un ritual tendremos que elegir adecuadamente el color de la vela apropiada. Cada color tiene su propia sintonía energética.
AMARILLA:Tiene poderes estimulantes, indicada para el estreñimiento, diabetes, indigestiones, dolores menstruales o afecciones de la piel.
ANARANJADA:Su color tiene muy buenas propiedades energéticas, está indicado en los problemas bronquiales, asma, tos, agotamiento, epilepsia y artritis.
BLANCA:Es el símbolo de la pureza, el color ideal para la concentación, para meditar y conseguir la paz interior. Ayuda a aumentar la cantidad de leche a las mujeres que están amamantando. Ayuda con las fracturas y las descalcificaciones óseas, también con los dolores dentales.
AZUL VERDOSO:Ayuda a combatir el estres, equilibra el organismo y elimina las tensiones del cuerpo, para infecciones, inflamaciones, problemas oculares, hipertensión y trastornos de nutrición.
AZUL:Relajante, para el tratamiento de quemaduras, dolores de cabeza, fiebre, insomnio, heridas leves e irritaciones de garganta.
AZUL VIOLACEO:El color de esta vela proporciona vigor y agilidad mental, también es apropiada para el asma, depresión, trastornos mentales y nerviosas, pulmonía tuberculosis, sordera, enfermedad de Parkinson y problemas intestinales.
VIOLETA:Favorece la concentación, la creatividad. Está recomendado para tratar el asma, alergías, trombosis, resfriados, trastornos mentales, estrés, tumores de diversa ubicación y sinusitis. Conjuros para proporcionar más energía.
ROJA:El color de mayor vitalidad y energía, muy vigorizante. Se utiliza para tratar el cáncer, leucemia, parálisis, neuralgias, infecciones hepáticas, congelaciones y la mayoría de enfermedades importantes.
VERDE:Está relacionado con la fertilidad, indicado para los dolores de cabeza, enfermedades renales, enfriamientos, hipertensión sanguínea, problemas nerviosos y úlceras.
ROSA:Protege, ayuda a rejuvenecer, tratamiento de las enfermedades cardíacas, ansiedad, depresión, problemas auditivos, renales y estreñimiento.





Los ídolos

por Lic. Ana Liguori

El ídolo es un personaje necesario psicológicamente durante el proceso de desarrollo en el que sirve como elemento de protección de un objeto interno idealizado, que encarna las aspiraciones del individuo, y que cumplen una función protectora frente al constante acecho de sus miedos básicos.

A través de ese fenómeno de identificación con el ídolo, el individuo adquiere una pertenencia a un grupo determinado.
La adolescencia, se desarrolla a través de un incesante intercambio entre ellos. Cuanto mayor es la conciencia entre estas aspiraciones y el comportamiento del sujeto-ídolo, más intensa es la adhesión que despierta.

La figura idealizada emerge como más necesaria en un contexto de crisis en el cual se desdibujan el padre y la madre. En este medio el niño pierde, progresivamente la posibilidad de identificarse con su padre, y ese conflicto básico de imitación y rechazo, que recorre todo proceso de desarrollo, pierde vigencia. En su lugar emerge un sentimiento de vacío, de aburrimiento, de angustia. La vida parece no tener sentido, es necesario hacer una hacia un padre ideal. Aparece entonces la búsqueda de ideologías y símbolos que representaran unas al padre y otras a la madre.

El nuevo modelo es de un ser humano en la desesperada búsqueda de su propia realización a través de la instrumentación del amor y del bienestar.
La rebelión de los jóvenes adquiere un lenguaje propio que se hace manifiesto a través de su vestimenta, su música, sus diversiones, pero de un modo particular por medio de sus ídolos, portavoces del orden distinto al que aspiran.

"Nunca se sabe hasta que se intenta. Y no se ha intentado si no se intenta de verdad. Pones todo tu esfuerzo, das lo mejor de ti. Y si lo has dado todo de ti y aun 'fracasas', la verdad del asunto es que no fracasaste. Cuando vas tras los sueños, no importa cuales sean, creces con el esfuerzo, aprendes con el intento y ganas con la acción" - L. Parsons

Que la búsqueda de tus ídolos, no te lleve por caminos oscuros.
Que en tu corazón prevalezca la honestidad, la humildad y el amor.
Recuerda este secreto: "No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos."

La Esperanza

por Dra. Elba Garber

El mundo occidental ha entrado en el tercer milenio y debemos empezar a darnos cuenta que hay muchas señales de inteligencia. Debemos empezar a introducir la idea de que la esperanza es una fuerza y que no se trata de sentarse a esperar lo que nos ocurrirá, sino que se trata de un acto creativo.

¿Cómo es la esperanza? Estamos viviendo, y mientras lo hacemos la experimentamos. Mientras puedo crear y vivir mi mundo, actúo, no necesito nada más, ni hablar de esperanza ni de desesperanza. Quizás nuestra civilización occidental ha sido sometida a una innecesaria inquisición de desgracia, mala suerte, tristeza, abandono. Todo esto existe desde luego, pero en la vida también hay otra parte.
La esperanza existe pero no tiene dónde manifestarse. No hay una receta universal para que deje de sonar como algo abstracto. Somos seres muy complejos y cada uno de nosotros carga con un set de condiciones que vienen del pasado, de la experiencia, etc. Esto hace una plataforma individual desde la cual puedo empezar a construir lo que quiero. En nosotros está la oportunidad de reconstruir nuestra actitud básica. Todos tenemos la oportunidad de decidir que no queremos seguir con lo que estamos haciendo; tomar en nuestras manos la esperanza y con nuestro libre albedrío renunciar a lo que nos proponen y crear una vida feliz para nosotros y gozarla.

Esto es esencialmente la esperanza: actuar en la búsqueda de nuestra autenticidad, recuperar lo que hemos tenido siempre. Muchos de los pueblos primitivos viven más felices que los pueblos civilizados; ellos no buscan la felicidad como nosotros, sino la autenticidad, y esto los lleva a la plenitud. La diferencia entre ambas es que la felicidad es sólo un poco, un extremo, mientras que la plenitud abarca todo: alegría, dolor, felicidad y tristeza.
Todos tenemos una riqueza interior maravillosa que sólo se aprecia cuando nuestro ego desaparece. Debajo de esa personalidad existe una extraordinaria riqueza humana y la esperanza consiste en actuar para extraerla; el camino hacia el resurgimiento de la esperanza pasa por admitir que somos parte de la naturaleza y que ella es parte nuestra. Cada uno de nosotros empieza a vivir el día que descubre y acepta que está relacionado con todo lo demás que existe.
El día que no me separe una frontera de mi vecino, quizás descubramos que somos todos ciudadanos de la Tierra y que tenemos la responsabilidad de cuidarla, y que eso empieza por cuidarse a uno mismo.
Debemos darle a la esperanza el derecho a existir; la esperanza engendra esperanza.

El niño hiperactivo

por Dra. Elba Garber


Aporte psicológico Dentro de los múltiples aportes a la comprensión psicológica del niño hiperactivo, también llamado hiperquinético, se encuentra la esclarecedora investigación realizada por la psicoanalista Dra. Esther Bick. Esta investigadora estudió, con bastante profundidad, la conducta del lactante y la relación con la posterior evolución de éste en la edad de la niñez.

Como antecedente, existe en estos niños, a partir de los 45 días de edad, la irrupción del llamado eczema del lactante, segunda piel de Esther Bick, o piel de asno, que está constituida por una costra eczematosa que cubre la piel de la cara, hombros, manos, piernas y que a veces se extiende al tronco. Dicha costra segrega una serocidad de temperatura tibia, que obra de colchón entre el mundo exterior (costra) y el interior (piel).
Según la Dra. Bick existe otro antecedente común en estos niños: madres conectadas con ellas mismas (narcisistas), con características infantiles y con una gran dificultad de hacerse cargo de un rol de adulto, como el de madre, ante la llegada de un bebé. Estas madres entran en un grado alto de desconexión afectiva después del parto (¿psicosis puerperal?) y ponen distancia con la urgente y vital necesidad del bebé de que es el contacto afectivo de ser tocado y acariciado. Esta necesidad, es decir la relación "de piel a piel" es anterior a la palabra.
Según la autora ése es un momento crucial, pues el bebé puede optar por vivir sobreviviendo, o sea, creando ante la ausencia de un contacto afectivo una segunda piel a manera de brazos que lo protegen, con el calor de la serocidad que le da afecto; o morir por inanición afectiva.
Para Esther Bick, este subterfugio defensivo sustituye el calor de los brazos maternos para los niños que optaron por la sobrevida. Así transcurren, como ella dice, por la vida casi en letargo; son niños buenos y pacíficos, a los que es preciso sujetarles los brazos y las piernas para que no se rasquen y se lastimen por el problema dermatológico. Pasan su primer año de vida comiendo y durmiendo.

Por el tiempo de esa investigación, los alópatas ya sabían y aconsejaban a las madres no colocar pomadas con corticoides y "no cortar el eczema porque se iba a producir una afección respiratoria más importante, asma, etc...". Ya se observaban en estos momentos las primeras consecuencias de la supresión de síntomas, como por ejemplo localizaciones más importantes en órganos más profundos.
En el primer año el niño, que aún no ha llegado a la etapa de deambulación, es más dependiente de la madre. La autora señala que a partir del primer año, en el que comienza la deambulación y con ella la independencia, el eczema mejora. La lesión dermatológica se resuelve espontáneamente y entonces comienza un trastorno caracterológico relacionado con la emotividad del niño: el movimiento exagerado.
Estos niños llegan a moverse mucho, a caminar aceleradamente, no pueden estar quietos y hasta se golpean con las paredes, como buscando el límite, a modo de los brazos ampliados que no tuvieron; las paredes actúan como frontera de la misma forma que antes lo hicieron el eczema, la costra, estar fajados o atados. Estos hechos se constituyen en el reemplazo de la falta de una madre presente que los contenga y le dé orden y límites a su aparato psíquico.
En posteriores trabajos acerca de este mismo tema, la autora muestra que en el tratamiento de niños hiperactivos es muy importante la inclusión de la madre para poder crear dramáticamente algún vínculo de contacto de piel, para tratar de mejorar la situación de origen, e intentar comprender que el lenguaje del niño no transita por lo verbal sino por lo actuado. Se podría observar pues que habría relación y coincidencia entre los momentos de desconexión de la madre y el aumento de la movilidad en la criatura.
Basándome en estos aportes teóricos y terapéuticos, y al evaluar a estos niños cuando llegaban a mi consulta, observé que las madres los traían mostrándome lo que les sucedía con estas personas: sus hijos.
Estos seres chiquitos se movían mucho, eran muy inquietos y molestaban. Reclamaban de ellas atención al final del día, cuando las mismas regresaban cansadas del trabajo. Siempre insatisfechos, no se contentaban con lo que las personas que formalmente reemplazaban a la madre les daban. Eran gritones, estaban enojados, no aceptaban límites; esos niños y esas madres repetían en la consulta el mismo modelo que había dado origen a la sintomatología:

Una madre niña, asombrada y desconectada emocionalmente de lo que le pasa a ese hijo que la reclama.
Un niño pequeño, solo, expuesto (por necesidades biológicas) a vivir en un mundo desconocido, sin límites, que va internalizando a través del ensayo y error (golpes frecuentes, exagerando la cantidad de respuestas con "no": no hagas esto, no hagas aquello).
Ambos coinciden en la dificultad para el encuentro afectivo, pues funcionan emocionalmente a modo de mundos paralelos, contactando sólo en lo formal (superficie).
Aporte homeopático
Dentro del capítulo de los niños hiperactivos, encontramos en la materia médica distintos remedios cuyo núcleo mental coincide con cierta comprensión psicológica del origen de la problemática de la hiperactividad en los niños. Con sorpresa, al hacer el diagnóstico del remedio que mejora notablemente a estos niños, se puede leer en su núcleo mental:

CHAMOMILLA:
Niños susceptibles, ariscos, de mal humor, caprichosos, siempre descontentos, nunca satisfechos.
Impaciente, se calma y tranquiliza cuando es llevado en brazos o paseado en carruaje.
Convulsiones o aumentos de la movilidad cuando la madre ha sufrido cólera o vejación; se podría entender que este problema pone a la madre a más distancia que nunca del niño. Intolerancia al dolor; lo desespera y lo enloquece. Se mueve de un lugar a otro (como si esto lo sumiera en una situación de abandono y desprotección mayor que la que ha sufrido).
Lo interesante es que también en la materia médica se puede hallar que este remedio calma el dolor calambroideo que padece la madre a nivel del útero, cada vez que el niño tome el pecho, "como si esto en lugar de ser placentero fuera algo rechazable".

Resumen

La problemática del niño hiperactivo ha sido cuidadosamente estudiada tanto por la psicología como por la homeopatía. Quienes hemos tenido la oportunidad de conocer y practicar ambas disciplinas hemos notado la estrecha coincidencia entre ambas.
Este trabajo, entonces, intenta mostrar no sólo los puntos de contacto entre el abordaje psicoanalítico y el homeopático, sino también evidenciar cómo pueden iluminarse mutuamente y colaborar tanto en la teoría como en la práctica.


Constelaciones familiares y Soluciones Sistémicas

por Tiiu Bolzmann
Dir. Centro Hellinger Argentina


De qué se trata este método de trabajo La familia es importante para todos, porque estamos vinculados a ella mediante profundos lazos de amor y lealtad. Este vínculo nos lleva a compartir las tareas cotidianas con padres, hijos, hermanos, abuelos y también con la familia política. Esta es una forma de sustituir, por ejemplo, la ausencia de los padres o compensar la falta de compromiso de una pareja, pero a su vez puede enredar a toda la familia y confundir a todos los miembros con respecto a su lugar y su responsabilidad. Las buenas intenciones pueden ayudar a resolver situaciones cotidianas, pero en un nivel más profundo suelen provocar un desequilibrio y traer consecuencias que no alcanzamos a explicar conscientemente.
El sistema familiar está dirigido por una conciencia común que une a todos los miembros, preocupándose por los derechos de cada uno y velando porque nadie sea excluido. Pues, donde algún miembro es olvidado y menospreciado, se desarrollan identificaciones e implicaciones sistémicas. Estas implicaciones son inconscientes y pueden causar trastornos psíquicos, enfermedades, conductas conflictivas o la incapacidad de avanzar y desarrollar el propio camino. Quiere decir que, muchos comportamientos no son explicables por la situación actual de una persona sino que, se remontan a distintos sucesos en su familia de origen, a vivencias de sus padres y antepasados más lejanos, aún cuando éstos estén muertos.
Si logramos restituir a cada uno su lugar en el sistema, respetando su particularidad y su destino, todos en la familia encuentran la fuerza propia, permitiendo que el amor fluiya. Constelaciones Familiares
Bert Hellinger desarrolló el trabajo de Constelaciones Familiares, un método sumamente eficaz para revelar estos enredos inconscientes y transformar el amor y la lealtad en fuentes fructíferas.
El trabajo se realiza en grupos: la persona que quiere trabajar, elige entre los participantes del grupo representantes para los miembros de su familia, incluyendo un representante para sí mismo. Luego los posiciona en el espacio guiado por su intuición, relacionándolos unos con otros. Existen dos formas de trabajar a partir de esa imagen, entre los que el Constelador elige, según lo que considera conveniente. Una es tomando en consideración los sentimientos de los representantes; el coordinador hace los cambios necesarios, permitiendo que surja la dinámica oculta. Luego sigue ordenando el sistema hasta llegar a una imagen de solución. La otra posibilidad es dejar que los representantes sigan los movimientos que emergen desde la profundidad. El coordinador acompaña el proceso hasta llegar a una solución (Movimientos del Alma).
El trabajo está orientado a equilibrar el sistema familiar y a transformar el amor de cada miembro en fuerza vital.

A quiénes está destinado este trabajo


A personas que tienen dificultades en sus relaciones familiares, que se manifiestan en problemas emocionales, mentales o corporales.
A personas que tienen problemas de pareja, convivencia o separaciones conflictivas, casos de adopción, abuso sexual, abortos.
A aquellos que padezcan enfermedades graves, que tengan cualquier tipo de adicción y/o trastornos de la alimentación (bulimia, anorexia, obesidad).
A personas que hayan sufrido repetidas experiencias de infortunio (duelos, muertes trágicas, suicidios, guerras) o deseen enfrentar hechos irremediables de su historia.
A personas que tienen problemas vinculados con inmigración /emigración.
A padres, educadores y psicólogos que tratan ayudar a los hijos con problemas de conducta, aprendizaje y desarrollo personal.
A todos los profesionales de la Salud (Psicólogos, Psicoterapeutas, Médicos, Terapeutas Corporales), Asistentes Sociales, Educadores, Maestros, Abogados.
A Consultoras de Empresas. Para problemas de liderazgo, lealtad, estructuración de responsabilidades, cohesión en los equipos de trabajo.
Quién es Bert Hellinger
Es uno de los terapeutas más originales y creativos del mundo actual. Nació en Alemania en 1925. Estudió Filosofía, Teología y Pedagogía. Durante 16 años fue misionero de una Orden Católica en Sudáfrica. Más tarde se formó en Psicoanálisis, Dinámica de Grupo, Terapia Primaria, y en métodos de Hipnoterapia. Posteriormente se acercó a la Terapia Gestáltica y la Programación Neurolinguística.
Trabajando con Análisis Transaccional advirtió un aspecto multigeneracional en el abordaje de las problemáticas, que lo direccionó hacia la Terapia Sistémica. Al profundizar en ella descubrió dentro de los sistemas leyes y órdenes de compensación a los que llamó órdenes del Amor.
Basándose en estos órdenes creó un método de configuración de familias, que le valió ser reconocido como uno de los Psicoterapeutas claves del mundo actual. Realiza permanentemente Seminarios en diferentes países del mundo. Existen más de 40 libros publicados. Varios de los cuales están ya editados en español: Felicidad Dual, Reconocer lo que es, Lograr el Amor en la pareja, órdenes del Amor, Religión - Psicoterapia y Cura del Almas, El centro se distingue por su levedad, La Punta del Ovillo, Los órdenes de la Ayuda, Después del Conflicto-la Paz. En preparación: El manantial no tiene que preguntar por el camino.

Los problemas, puertas hacia una nueva conciencia

por Dr. Sergio Chagas

Cuando aparece un problema en nuestras vidas, lo que ocurre casi siempre, la mayoría de las personas suele tomar una actitud evasiva, se inmoviliza, trata de delegar responsabilidades, busca culpar a otros o a todo lo que pueda estar relacionado con la situación directa o indirectamente. O sea: odian el problema.

Otro grupo de personas endilga la responsabilidad de sus problemas y su incapacidad para enfrentarlos a sus padres. Otros se preguntan mientras se quejan: "¿Qué hice yo para merecer esto? Seguramente he hecho algo muy terrible en una vida anterior para tener este karma".
Lo más común es que todas estas personas en actitud de "pobre de mí", o actuando como niños heridos, demandantes e impacientes intenten buscar alguna respuesta mágica a sus problemas o a alguien que sin ningún esfuerzo les otorgue la solución.
Pocos son los que cada vez que se presenta un problema lo reciben conscientes de que es una nueva oportunidad de crecer, de encontrarse con la propia verdad y cambiar apreciaciones erróneas de la realidad.
Algunos comprenden que esto es así, pero ni bien surge un conflicto lo olvidan porque se detienen en el conocimiento y no buscan la sabiduría. ¿Qué es un problema?
Para comprender qué es un problema desde una visión holística lo analizaremos a la luz de los siguientes principios metafísicos:
Existe una sola mente que es la Mente Universal que todo lo abarca y nos contiene.
La mente humana está conectada a esta Mente Universal y a la manifestación de esta unión en cada individuo se la llama el Yo Superior.
El objetivo de la evolución del ser es manifestar al Yo Superior para cumplir una tarea de vida.
La personalidad se va formando a través de la percepción de la realidad que obtenemos de los cinco sentidos limitados de nuestro cuerpo físico, los juicios de valor recibidos de la familia y sociedad, nuestros miedos paralizantes y limitantes, nuestros pensamientos positivos y negativos y las emociones que de ellos devienen.
A través de mis estudios en la Universidad de Metafísica de California comprendí que la verdadera espiritualidad nos lleva hacia el éxito y la felicidad. Y éstos, que son el verdadero objetivo de toda vida humana se pueden alcanzar corrigiendo nuestra personalidad para permitir que se exprese nuestra verdad superior, la Mente única en cada uno de nosotros.
En nuestra mente subconsciente y en nuestra mente consciente existen patrones de pensamiento erróneo. Cuando nuestra mente consciente piensa negativamente refuerza un patrón subconsciente negativo que atrae del universo una fuerza similar.
Nosotros podemos corregir nuestra personalidad voluntariamente, pero esto requiere el "estar presentes" en cada situación y esforzarse por cambiar. O, sino, el cambio se producirá al ser "acorralados" por la vida, las fuerzas de la naturaleza o las circunstancias que se producen a través de la interacción con otras personas, que nos "espejan" aquellas partes nuestras que no queremos ver. (Recordemos que todos formamos parte de una sola mente). A estas fuerzas que nos impulsan al cambio las vivimos como problemas, sobretodo cuando nos resistimos a ellas. Pero al forzarnos a cambiar y a evolucionar, un problema es en realidad un maestro.
¿Por qué los problemas se repiten?
Muchas veces a lo largo de nuestras vidas atravesamos conflictos que aparentemente resolvemos, o, que tienden a desaparecer y al tiempo reaparecen en otras circunstancias o involucrando a otras personas, pero observamos que la esencia de la situación es la misma.
Si esto sucede, no aprendimos todo lo que nos correspondía aprender. Talvez, si el problema hubiera persistido no lo hubiéramos podido resistir y nos habría sobrepasado.
Aplicando la Ley del Amor nuestro Yo Superior espera pacientemente que cambiemos algunas características de la personalidad para repetirnos el contacto con nuestro "maestro" (el problema - "Cuando el discípulo está preparado el maestro llega").
Ya que con un nuevo nivel de conciencia podremos ejercer más correctamente nuestro libre albedrío y ubicarnos más allá del nivel en el que se encuentra el problema. Como afirmó Carl G. Jung, "los problemas no se resuelven, se trascienden".
La aparición de conflictos, por lo tanto es la puesta en marcha de la ley de causa y efecto, también conocida como Karma, que en sánscrito significa "acción" ( para cada acción hay una reacción). El karma no es ningún castigo divino como se suele creer erróneamente, sino nada más que una expresión del Amor velando por nuestro crecimiento y evolución.

¿Cómo enfrentar los problemas cuando surgen?
En la Ciencia Metafísica se enseña a enfrentar los problemas a través de distintos métodos que en conjunto nos llevan a alinearnos con nuestra conciencia superior y a trascender los problemas.

En primer lugar se enseña a no atraer mayor negatividad hacia nosotros (por la ley de correspondencia sabemos que lo similar atrae a lo similar: aquello que pensamos es lo que vivimos) a través del control de pensamiento, que permite debilitar los patrones de pensamiento negativo del nivel subconsciente y consciente de la mente personal.
A través de la meditación profunda se busca el contacto con el Yo Superior para atraer su energía hacia los niveles inferiores de la mente, y debilitar aún más los patrones erróneos, Y a través de la "Meditación Afirmativa" (repitiendo afirmaciones determinadas) se generan patrones nuevos positivos que nos permiten fluir con las fuerzas del cambio y evolucionar.
El paso siguiente consiste en seguir una guía de "Cómo enfrentar los problemas cuando surgen" que nos aconseja, entre otros puntos, a actuar inmediatamente sin ocultarse ni bien surge un problema; que al enfrentarnos a un conflicto no debemos reaccionar pensando negativamente, lo que baja nuestro nivel de conciencia, sino, mantener la calma y meditar con mayor frecuencia y durante más tiempo para recibir la guía de la mente superior, y a través de esto trascenderlo.
Los últimos pasos son: una técnica de elevación de la conciencia y una técnica para resolver la causa kármica, que nos permiten comprender lo que el problema nos vino a enseñar y mantenernos en el nuevo nivel de conciencia.
Todo lo anteriormente expuesto se ve y se trabaja detenidamente en el curso de Ciencia Metafísica que dicto. Y son notables los cambios de actitud y la evolución que he podido observar en mis alumnos. Espero sinceramente que esta nota también pueda ayudar al lector a cambiar su actitud ante los problemas, porque no completamos nuestra evolución si no aprendemos a amar incondicionalmente a aquello (o aquellos) que odiamos.

No hay peor ciego que el que no quiere ver

“Es más hermosa la verdad
que el fingimiento del amor”.
- R. W. Emerson.



Muchas veces no vemos lo más evidente. Irónico, pero así es, así lo elegimos. Y con esa optativa ceguera generamos nuestra propia frustración y por nuestro propio gusto. En miles de ocasiones he escuchado en mi consulta –y en mi vida también— frases como estas:

Es que... ¿por qué no me ha hablado?
¿Por qué yo soy quien siempre le tiene que hablar primero?
¿Por qué siempre me cancela?
¿Seré importante o no para ella (él)?
¿Por qué cambia de planes tan fácilmente?
¿Me amará como yo le amo a ella (él)?
¿Y por qué a mí no me invita?
¿Me querrá o solo me está utilizando?... etc., etc., etc.

Y por querer encontrar la respuesta a estas preguntas, decidimos lanzarnos cual clavadista en la Quebrada, hacia donde creemos que está, en lo más profundo de la emociones y sentimientos de la otra persona, para averiguar, para esclarecer, para demostrar el injusto trato que creemos se nos da en virtud de como tratamos a aquella persona y que por justicia y equidad nuestro ego nos hace reclamar en merecimiento. ¡Cuánto dolor se genera en este juego psicológico y para colmo por propia voluntad! Queremos buscar la respuesta en lo profundo de la otra persona, cuando la respuesta resplandece en lo más superficial, en sus actos, donde lo que quieres saber ya te lo dijo.

Cada vez que alguna amistad o algún paciente me pregunta qué hacer para llegar a la respuesta que buscan con sus preguntas, veo el enorme impacto que se suele manifestar en sus rostros cuando les digo: “Pero si ¡ya te lo dijo! ¿Qué más quieres saber si tus preguntas ha sido respondidas claramente desde antes de que las hubieras planteado? No hay nada oculto aquí, no mucho más que preguntar, la respuesta la tienes ante ti y de manera abrumadora. Ya te lo dijo con sus evidentes actos. Lo que pasa es que quizá no te guste esa respuesta, aunque sea la verdadera, y vas a buscar otras respuestas que se adapten a tu favor. No hay peor ciego que el que no quiere ver”. El silencio consecuente ante toda confrontación no se hace esperar. El gesto manifestando el recuerdo de los hechos con lo claro de su mensaje se empieza a hacer manifiesto. Emerson dijo alguna ocasión: “Grita tan fuerte tu actitud que no escucho lo que me dices”, a lo que yo le agregaría: “...y aún así hay gente que prefiere sufrir escuchando lo que le dicen, incluso sabiendo que no es verdad ante lo apabullante de los actos”.

Analicemos un vago y común ejemplo. Cuando queremos demasiado a alguien y se lo demostramos con hechos y con palabras, y ese alguien no nos llama ni nos procura en absoluto... ¿no está quedando claro ya el mensaje desde ahí! Por la necedad de nuestro ego en querer ver solo lo que queremos ver, de inmediato surge la necesidad de hablarle a esa persona para preguntarle si nos quiere o no, como si sólo las palabras comunicaran el mensaje.

¡Los actos comunican con más fuerza y con más veracidad!
Pero no los queremos ver. Son muy dolorosos para observarlos. Rompen nuestra expectativa y en lugar de sanarnos con la verdad, elegimos seguir enfermando nuestra alma queriendo ver una ilusión de óptica fabricada por nosotros mismos. Esta es una de las razones por las cuales los terapeutas seguimos teniendo mucho trabajo. Si alguien a quien procuras con amor no te ha hablado en mucho tiempo y tu te preguntas si te quiere o no..., con sus actos ¡ya te lo dijo!, y quizá desde hace mucho tiempo. No hay mucho que investigar, pero no hay mucho que investigar tan solo si quieres vivir en la verdad. De lo contrario, habrá mucho que indagar, ya que en la mentira nunca se llega a nada que te de la sensación de haber concluido. Cuando se maneja la mentira, al final de la conversación siempre queda ese resquemor que nos hace sentir que algo falta por aclarar, y así, las conversaciones de un mismo punto pueden alargarse por años.

Uno de los más grandes errores de relación en el ser humano es enamorarse de una ilusión, a tal grado, que nunca se ve la verdad por más evidente que esta sea. Y cuando llega el momento donde se alcanza a ver la enorme distancia que existe entre la ilusión y la verdad, entre lo falso y lo real, no se puede creer. Pero lo más increíble es que esa misma distancia la haya generado ella (o él) misma(o). Así de fantasiosa es la mente humana en muchas ocasiones. Y la única solución para salir de este maléfico encanto autoprovocado es decidir enamorarse de la verdad. Cuando uno logra este mágico encuentro, todo se ve claro.

Ahí no hay mucho que preguntar, ¿para qué?, si ya te lo dijo.



(del libro: Cree en ti - Alejandro Ariza)





“Si no te quieren como tú quieres que te quieran,
¿qué importa que te
quieran?
- Amado Nervo.







Sigue tu destino dondesea que te lleve

Hay un momento en la vida, en que comprendes que ha llegado el tiempo de cambiar, y si no lo haces, nada jamás podrá cambiar. Comprendes que si al fracasar, no tienes el coraje de comenzar de nuevo, la vida seguirá sin ti. La dicha no nos acompaña siempre y nuestra vida a veces se torna diferente de lo que nos imaginamos.

No siempre nuestros días brindan lo que esperamos. Sin comprender por qué, a veces toman rumbos tan imprevisibles que ni en tus sueños se hubieran asomado. Pero igual, si no te animas a escoger un camino, o a realizar un sueño, estás en gran peligro de vagar sin rumbo y perderte. Más bien que preguntarte con mil ansias por qué tu vida se ha tornado como es ahora, acepta el camino abierto que te espera.

Olvídate de lo que fue, no te confundas. Eso ya pasó. Sólo el presente importa. El pasado es ya una ilusión, y el futuro todavía no existe. Pero vivimos hoy. Mide tus pasos uno a uno, sin perder la fe, guardando tu valor y confianza. Con tu frente alta, no temas soñar, ni mirar las estrellas. Un poco más de paciencia, tu vigor volverá y encontrarás tu vía. Una senda más bella y serena de lo que has soñado te llevará adonde quieras que te lleve, cumpliendo todos tus deseos. No pierdas confianza en tus fuerzas, y toma esa nueva vía. Verás que está llena de alegría, de aventuras y deleite como en tus sueños no imaginaste. Cree en ti.
Todos tenemos adentro una brújula que nos conduce adonde anhelamos. No olvides confiar en tu brújula, consúltala a menudo, porque el conocer su presencia te dará fortaleza para lo que la vida te depare. No permitas que te desvíen. Pídele la verdad a tu corazón, y te dará la respuesta y el discernimiento para tomar las decisiones que son para ti. Ama a todos, y no esperes agradecimientos. Haz lo mejor que puedas. Vive cada día en su plenitud. Nadie puede leer el futuro.
Recuerda: para todas tus preguntas, allí en tu fuero interno, a la vera del camino, habrá respuestas más claras, soluciones aceptables. Hace falta paciencia, y confianza, para alcanzar la meta, solucionar problemas, y realizar sueños. Aunque por momentos parezca que ya no puedes seguir, conozco tu fortaleza, y sabrás sobrellevar todo lo que la vida te depare.

Cree en ti.

Creer es crear

Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma.

Al cambiar la mirada, acaba siendo mi propia creación.

Amor a la verdad contra la razón del miedo.

Sólo desde el corazón se puede crear otra realidad.

Creer que ya, crea...

Todo tiene un propósito.

Hay que agradecer hasta el último segundo de tu vida, todo tu camino recorrido para poder acceder a su sabiduría.

La palabra Pecado viene del griego, significa no dar en el blanco, no estar en la luz, no estar en el presente.


SI ESTE SUEÑO ES UNA REALIDAD, HAGAMOS SUEÑOS MÁS MARAVILLOSOS.

TODO LO CREADO ES DE LA MISMA ENERGÍA QUE EL CREADOR. Dicen los Mayas

Ellos (los Mayas) ven el TIEMPO COMO EL DESARROLLO DE LA CONSCIENCIA, no como un paso de edad. No es un antes y un después, si no UN ETERNO AQUÍ Y AHORA.


La vida es un espejo, si le mandas crítica eso te va a devolver, si le mandas amor, amor te va a dar.

La FE es el alma y el poder de la creación, no es ciega, es consciente, se hace con los ojos abiertos, y conectada al corazón, funciona a nuestro favor.

El propósito del juego es RENACER, no morir.

Todo lo que crees va a terminar con una sonrisa,sea un éxito o no, así que sonríe, estas en paz.

La vida es simple, creer es estar en foco, juzgar es estar desenfocado. Creer o juzgar, de eso se trata el libre albedrío, creer en el creador o juzgar la creación.

Creer lo increíble...

Premios

Design by Blogger Templates