....

Campanas Tibetanas


Primero quiero darles una información para tener en cuenta sobre el significado de las campana y como siempre han estado y han manifestado su sonido a nuestros oidos y nuestro ser.
Las campanas son y tienen una manifestación sonora mística. Tanto se usan para las meditaciones y sanaciones tibetanas, en iglesias y llamar a los Ángeles. Sus manifestaciones sonoras penetran en nuestros cuerpos físicos y energéticos, relajándonos, proyectando sus sonidos abriendo una comunicación interior y con nuestros guías espirituales.
Aunque podemos pensar que una campana es un instrumento sonoro simplemente, en realidad, sería más exacto decir que es un receptáculo mágico. Tiene la forma de una copa invertida y la copa (el cáliz) es una alegoría de lo femenino, del útero universal, creador de la vida, la fuerza y la energía.
En un sentido más práctico, la campana es un objeto sonoro que ha sido utilizado por el ser humano para comunicarse a largas distancias y, por ello, se entiende que, simbólicamente, nos valdrá también para llamar a los espíritus superiores o a los ángeles.
Sus Orígenes
Campana en pared .La historia de la campana se pierde en la noche de los tiempos. Los italianos afirman que la inventaron ellos y que su nombre deriva de la región italiana de La Campania. Según hemos podido saber, más bien fue al revés, la región tomó su nombre del instrumento que, en realidad, existía desde muy antiguo.
Ya los chinos utilizaban campanas hace 4.000 años y los egipcios recurrían a ellas en sus ceremonias funerarias. En Europa comenzaron a usarse en las iglesias de un tamaño muy grande a partir del siglo VI. Lo que sí les debemos a los italianos es que las primeras noticias que se tuvieron de las campanas en este viejo continente proceden de ese país.
Mucha variedad de materiales y modelos
Hierro, barro cocido, madera, hasta cristal. De todos estos variados materiales se han hecho las campanas. Eso sí, los expertos aseguran que una campana que se precie debe estar elaborada con una aleación de bronce que tenga cuatro partes de cobre y una parte de estaño.
Y ahí es donde entre el componente mágico, ya que los fundidores, guiados a menudo por alquimistas, magos o sacerdotes, algunas veces se atrevieron a introducir cambios en el normal proceso de elaboración con el fin de obtener campanas con poderes especiales. Cuenta la tradición, que llegó a haber campanas con efectos alucinógenos debido a la vibración tan peculiar que producían.
Las campanas como elemento místico
A lo largo de la historia las campanas se han empleado para eliminar a los malos espíritus de los caminos. En la Edad Media, por ejemplo, era frecuente hacer sonar campanas en las encrucijadas para alejar a los espíritus burlones, a los fantasmas o a las ánimas en pena.
Hoy en día se emplean para todo lo contrario: convocar a entidades espirituales positivas a las que reclamamos su ayuda o presencia en un momento concreto de nuestras vidas. Es el caso de los rituales de magia blanca con ángeles en lo que es muy frecuente instalar un pequeño altar con flores blancas, una vela, incienso y tañer varias veces una pequeña campana que nos sirve de inicio de la oración de llamada para pedir la intercesión angélica en nuestras vidas. Estas campanas están dentro de nuestra tradición occidental cristiana y conectan con el uso litúrgico que aún hoy les sigue dando la Iglesia Católica.

Uso de las campanas en la Autosanación
Campanas orientales son las hermosas campanas tibetanas de cristalino sonido. En la tradición oriental la relajación y la meditación son fundamentales. Se logran con la respiración, la postura y la música. En algunas disciplinas como el yoga o el Tai Chi se considera que las enfermedades son bloqueos de la energía en determinadas partes de nuestro cuerpo que sólo puede romper esa vibración. En dichos casos, el maestro mueve la campana alrededor de nuestro cuerpo para que su melodía limpie nuestra energía vital o "Chi" y desbloquee aquellos nudos que tenemos hechos en nuestro organismo y nos provocan dolor o padecimientos, bien sean físicos, psíquicos, anímicos o mentales.

Mensajes mágicos de las campanas
Según la tradición popular y las creencias supersticiosas, escuchar el tañido de una campaña cuando no se espera puede ser un aviso del más allá.
Si oyes campanas en la calle, justo cuando estabas pensando en una determinada persona, esta señal manifiesta que pronto sabrá de ella.
Si están pensando en un problema al que aún no le has hallado una solución: si las campanas de la iglesia suenan a muerto, esto augurará que no se va a resolver a tu favor; si, por el contrario, repican a misa, que hay que volver a replantearse el asunto para buscar una solución, y, si tocan a gloria, tus proyectos verán la luz con éxito.
Las campanas nos hablan también de amor: vaticinan fracasos sentimentales si se nos rompe una en nuestra casa. La buena noticia es que, con la entrada en nuestro hogar de otra campana, llamaremos a un nuevo amor a nuestras vidas.
Si te decides a comprar una campana, prueba primero como suena, porque las hay que tienen una hermosa vibración mágica y otras que, por el contrario, más bien parecen simples cencerros de las vacas. Estas últimas, desde luego, no nos vales para los rituales de magia blanca, ni para la autosanación. Una buena campana tibetana es lo ideal, pero son un poco caras. Quizás puedas encontrar una normal, pequeñita, que suene bien y sea mucho más barata. En cualquier caso recuerda este dicho popular: "a veces oímos campanas y no sabemos dónde".
La Campana Tibetana es una herramienta usada desde hace miles de años por los monjes tibetanos y compuesta por la aleación de siete metales que se relacionan con siete planetas, de acuerdo con la Astrología tibetana (Oro relacionado con el Sol; Plata con la Luna, Cobre con Venus, Plomo con Saturno, Estaño con Jupiter, Hierro con Marte y el Mercurio con el planeta Mercurio.
Se utiliza para la oración y para atraer las energias positivas durante sus meditaciones. También es util en prácticas de concentración.
A la campana tibetana se la puede hacer cantar como a los cuencos tibetanos con el mazo de madera emitiendo tonalidades energéticas que llenan la estancia donde se encuentra.
Este instrumento sagrado tiene una característica y es que siempre va acompañado por su pareja, el Dorje. Mienntras que la campana representa el elemento femenino o sabiduría, el Dorje representa el masculino o compasión. Combinando ambos elementos, femenino y masculino (sabiduría y compasión) se puede alcanzar la iluminación.
El uso de la campana armoniza las energías yin y yang.

La Campana Tibetana
De los múltiples objetos rituales budistas que se han popularizado en occidente, ninguno más importante que la afamada campana tibetana. Comúnmente utilizada como objeto decorativo o como instrumento ritual y de sanación en el barroco mundo esotérico, rara vez cuenta con el profundo nivel de significado que por siglos ha tenido dentro del budismo tibetano. La campana ritual, ( Sto. vajra ghanta o Tib. dorje drilbu) representa al principio femenino como la ‘perfección de la sabiduría’ (Sto.Prajñaparamita) la cual entiende directamente a la naturaleza última de la realidad, como ausencia de identidad inherente (Sto. shunyata). El vajra o cetro diamantino y la campana, son los dos principales instrumentos rituales que simbolizan la perfección del método o medios hábiles (vajra): el amor bondadoso y la compasión, así como la sabiduría o el vacío (ghanta). En conjunto, al vajra se le sostiene con la mano derecha y a la campana con la izquierda, representando así la unión inseparable del método y la sabiduría, cualidades indispensables para la consecución de la iluminación, meta final del budismo. A la campana se le describe como el medio a través del cual se ‘proclama el sonido del vacio’, sonoridad que surge de la ausencia de formas imposibles de existencia de la campana: el vacío de su forma, se irradia en todas las direcciones, disolviéndose más tarde de vuelta en el silencio o el vacío. Su boca u oquedad representa al vacío; el badajo o lengua a la forma. Como un símbolo sexual, la oquedad o el ‘loto’ de la campana representa al vacío como la vagina, y los ganchos del cetro diamantino, colocados en la parte superior de la campana, representan a las cuatro venas sutiles (Sto. nadis) que emanan del chakra de la rueda enjoyada en la punta del órgano sexual masculino, representando la forma o la apariencia. Su unión representa: la coincidencia del gran gozo, que se experimenta al morar en el entendimiento del vacío, con la compasión como su manifestación en el quehacer de la vida diaria o la forma. Como instrumentos rituales sirven al contemplativo, como un poderoso recordatorio en torno a las cualidades que requiere actualizar y las limitaciones que necesita trascender en el camino al despertar. Siendo la mente o conciencia la fuente de la totalidad de nuestra relación e interpretación del mundo, los medios y objetos rituales sirven de forma eficaz para lograr su reinterpretación y así, la construcción de una nueva y más sana relación con el entorno. Como verán, el uso y significado de estos objetos rituales, dista mucho de ser el que a menudo se les atribuye en el mundo esotérico. Las campanas tibetanas son tradicionalmente elaboradas de bronce y fundidas individualmente, a través de una hábil técnica de vaciado en arena. Moldes externos e internos son diseñados para la fundición de la campana, elaborados defina arena compactada y unidos por un pegamento elaborado con jugo de rábano o azúcar morena virgen. Una campana sencilla sin decoraciones o grabados es utilizada para modelar los moldes. Los grabados y embellecimientos externos son cuidadosamente impresos sobre el molde de arena externo, antes del proceso de fundición. Esto se logra a través de una serie de estampas de grabado para metal, impresas con los varios motivos que decoran a la campana. La empuñadura de bronce es por separado, utilizando la técnica de la cera perdida. Finalmente, las dos partes de la campana son unidas a través de una resina especial o un tornillo colocado entre ambas. En el hombro superior de la campana y dentro de un rosario interior de perlas, se encuentra el grabado de la flor de loto de ocho pétalos con ocho sílabas inscritas en el alfabeto tibetano. Los pétalos del loto, representan a los ocho grandes Bodhisattvas o discípulos del Buda y las ocho sílabas del mantra, simbolizan a sus ocho consortes como las diosas que hacen ofrendas con la siguiente distribución: Este – el bodhisattva Kshitigarbha (Tib. Sa yi snyinp – po) y su consorte Lasya (Tib. sGeg paama), la diosa que ofrenda belleza, representada por la sílaba Tam. Sureste– el bodhisattva Maitrella (Tib. Byams pa) y su consorte Pushpa (Tib.Me tog ma), la diosa que ofrenda flores, representada por la sílaba Mam.Sur– el bodhisattva Akashagarbha (Tib. Nam mkha’i snying po) y suconsorte Mala (Tib. Phdreng ba ma) la diosa que ofrenda guirnaldas, representada por la sílaba Lam. Suroeste – el bodhisattva Samantabhadra (Tib. Kun tu bzang po) y su consorte Dhupa (Tib. Bdugspos ma) la diosa que ofrenda incienso, representada por la sílaba Pam.Oeste– el bodhisattva Avalokiteshvara (Tib. sPyan ras gzigs) y su consorte Gita (Tib. Glu ma) la diosa que ofrenda música, representada por la sílaba Mam.Noroeste – el bodhisattva Manjugosha (Tib. Jam dialdbyangs) y su consorte Aloka (Tib. Mar me ma) la diosa que ofrenda luz, representada por la sílaba Tsum.Norte – el bodhisattva Vajrapani(Tib. Phag n ardo rje) y su consorte Nritya (Tib. Gar ma) la diosa que ofrenda la danza, representada por la sílaba Pam.Noreste – e lbodhisattva Sarva-nirvana-vishkambim (Tib. sDrib pa rma sel) y suconsorte Gandha (Tib. Dri chab ma) la diosa que ofrenda perfume, representada por la sílaba Bhum. En la base y parte superior del mango de la campana, generalmente se representan tres collares de perlas que simbolizan las 6 actitudes de largo alcance: paciencia, generosidad, moralidad, entusiasmo perseverante, concentración y sabiduría. Sobre los collares de perlas inferiores, se coloca e florero que contiene el néctar de la inmortalidad y del logro. En algunas campanas, el florero de la larga vida es substituido por un anillo abierto por el que se introduce el dedo medio o anular, el cual representa la sabiduría del vacío del cuerpo de la diosa Prajñaparamita (perfección de la sabiduría). Sobre el florero de larga vida se colocala cara de esta diosa, para simbolizar la absoluta no dualidad de la sabiduría de todos los budas – Prajña. Su cabello se encuentra recogido en un chongo, representando la atadura de toda la diversidad de interpretaciones de la realidad en una visión de no dualidad. Sobre su cabeza se representa una corona de cinco puntas que simboliza a las cinco sabidurías búdicas: cual espejo, características, igualdades, actividad y espejo de la realidad. Finalmente, en la parte superior del mango, se coloca la mitad de un cetro diamantino o vajra, que simboliza la maestría de la energía de la sabiduría o el entendimiento último de la naturaleza de la realidad. Así, en un solo objeto, la tradición budista tibetana representa las herramientas y cualidades que un individuo debe perfeccionar, para ascender hasta el estadio de un buda o un ser perfectamente actualizado.
Simbología y Poética de las campanas
En primer lugar entonces, el significado simbólico de la Campana es por su sonido, aludiendo al Poder Creador, a la Voz de Dios como el Verbo Creador. Al sonido primigenio que se despliega en las 7 notas musicales correspondientes a los 7 colores en que se despliega también la luz, es decir a los 7 rayos que sostienen la existencia. Esto es tenido muy en cuenta en la Campana Tibetana, que reiteramos, es una herramienta usada desde hace miles de años por los monjes tibetanos. Su forma esférica representa el equilibrio del que formamos parte todos los seres de universo y los sonidos que producen son, justamente, siete y están compuestas por la aleación de los siete metales que se relacionan con siete planetas: Oro con el Sol, Plata con la Luna, Cobre con Venus, Plomo con Saturno, Estaño con Júpiter, Hierro con Marte y el Mercurio con Mercurio. Los budistas Zen las utilizan para la meditación. Cuando se sientan a meditar en la postura adecuada, dan un suave golpe a la campana con el que inducen la concentración.
El efecto de la sutil vibración de la campana es percibido por todo el cuerpo, de lo cual deriva también, su uso terapéutico.
En segundo lugar, es su forma la que contiene una fuerte carga simbólica.
Las formas de las Campanas son infinitas según sus múltiples clases (teniendo cada una su respectiva denominación, por ej.: esquilón), sumadas a las variedades increíbles que brinda la creatividad decorativa del hombre, pero obviamente, considerando su forma básica, la Campana se liga con la forma geométrica del" triángulo", que simbólicamente es la Trinidad, primera manifestación de Dios.
Luego, se vincula con la forma de la "copa" en posición inversa, que nos conduce al Cáliz (o Santo Grial) y su simbolismo de eje vertical, como puerta de ascenso y descenso del cielo. Éste se une a su vez, con el símbolo del Sagrado Corazón por la contención de la Sangre de Cristo; significando ambos, el Centro Divino del ser integral, o la verdadera identidad divina que se halla en la esencia del hombre o la humanidad.
Y finalmente, también se relaciona con la forma de la "bóveda", que alude a la Bóveda Celeste, símbolo cósmico. La bóveda celeste y su eje central del mundo, es claramente representada en los templos con la cúpula y su ventana central (llamada "ojo del duomo") y en las Campanas, por su forma abovedada, su posición colgante y su pendiente badajo, justamente productor del sonido.
Todo esto refiere a la espiritualidad descendiendo a la materia o el cielo cubriendo a la tierra y a la "comunicación" entre estos dos planos o mundos, o macro y microcosmos. La Campana, es "comunicación"; es mensajera, como ya expresamos, del lugar Sagrado y la voz de Dios. Y por ello es que también, las Campanas han sido utilizadas en diversas culturas, en rituales funerarios, considerándolas como medios de comunicación con las almas que se hallan en los otros reinos. En este punto se puede conectar también con el simbolismo del Arco Iris, ya que este es "puente" entre los reinos superiores e inferiores (tema que tratamos extensamente en El Simbolismo y la Poética del Arco Iris).
Por último, nos quedaría sumar que el poder simbólico de las Campanas ha llegado hasta el uso de ellas como amuleto protector contra las potencias del mal, por ej. en las Campanas que se colgaban de los cuellos de los animales, ya que más allá de cumplir con la función propia del cencerro: saber la ubicación de éste, se consideraba que su sonido ahuyentaba los peligros que podrían sufrir.

Por todo lo expuesto en cuanto a su simbolismo y por el encanto de sus acordes, es que muchos poetas, como habíamos anticipado, han cantado a las Campanas y también músicos han creado composiciones para ellas, como los conciertos para los Campanarios musicales.
Ya las campanas musicales de oro eran un instrumento que se usaba en las grandiosas ceremonias oficiales de los emperadores feudales de la antigua China.
Existe la música de campanas que en francés llaman "carillón", vocablo sin traducción al español que proviene del antiguo vocablo francés quadrillon (del latín quadrilio: cuaternario) y significa "repique de cuatro campanas" (porque estaban compuestos, en su origen, de cuatro campanas). Este es un sistema de campanas diversamente acordadas, colocadas con simetría y dispuestas convenientemente para la ejecución de sonatas.
Otro ejemplo es la Obertura 1812 de Tchaikowsky, en la que aparece una combinación de campanas y cañones.
Y tal vez, lo más impactante al respecto, son las creaciones del músico catalán Llorenc Barber, quien hasta la fecha ha compuesto más de 70 obras ("Vaniloquios Campaneros") para varias ciudades de Europa y América Latina. Por ej. la que desde 1993 se realiza una vez al año en Cholula, México, que es un concierto urbano en el que las campanas de 33 iglesias siguen la partitura escrita especialmente para ellas. Esta partitura toma en cuenta las características y la localización de cada una de las 120 campanas que intervienen en la composición. La ejecución de la monumental obra se basa en indicaciones cronométricas precisas. El concierto se puede escuchar en forma estática, desde un lugar alto, o caminando por las calles, sintiendo el efecto de multiplicación de la melodía.
Y por ultimo;
Vajra, (la campana tibetana) es un instrumento ritual que simboliza el saber, la compasión y la sabiduría que conducen al estado de buda y a la iluminación.
Nos dice Diane Stein en su libro Reiki Esencial: "el vajra es la resolución de los opuestos, la no dualidad de la mente y del objeto, y la unión del mundo búdico con el mundo de las Entidades".
Es un cetro cuyos extremos tienen forma de garras de cinco uñas; los dos extremos representan a unidad de los opuestos y las cinco uñas reiteran el tema del cinco que informa todo el simbolismo budista. Los cinco peldaños de la mente sobre la Senda de la Iluminación, los cinco elementos, los cinco colores, los cinco cuerpos, los cinco budas, y los cinco símbolos Reiki.
Comencé su uso dentro del Reiki por intuición y me resultó ser una herramienta muy poderosa para los tratamientos. La campana o Vajra debe ser sostenida en la mano izquierda representando la energía yin, femenina, receptiva, pasiva, de intuición y sabiduría. El dorge o el masculino debe ser sostenido en la mano derecha manejando la energía yang del método y la acción, del dar. Al poner a "cantar" la campana mediante el palo de madera, emite un OM que lleva con su vibración a la armonía de los cuerpos y de los centros de energía. Muy buena para armonizarnos antes y después de un tratamiento y para "limpiar" áreas de energías, cargas o influencias negativas. También es usada para balancear nuestras energías femeninas y masculinas, el dar y el recibir y nuestros hemisferios cerebrales. Se han reportado personas que han sanado de enfermedades incluídas el cáncer al sonarse consecutivamente la campana cerca del área afectada por un período de tiempo. Vienen con su palo para hacerlas "cantar".

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen comentario y resumen del tema. Gracias por compartir ese conocimiento.

Anónimo dijo...

Me encanto!!, muchas gracias por compartir esta información me sumo a la persona anterior. La verdad es muy interesante y completo todo lo que dice.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tan bella enseñanza sobre este mágico instrumento que es la Campana Tibetana.

Anónimo dijo...

Esta ha sido la información más clara y profunda que he obtenido, luego de muchas búsqueda.

Gracias

Anónimo dijo...

Hola, ¿es cierto que cuando se hace cantar a la campana, y su canto se escucha de manera cortada, quiere decir que existe una energía interrumpiendo su canto?

Saludos

Anónimo dijo...

Muy interesante, muchas gracias por la informacion

Anónimo dijo...

Excelente exposición del tema. Muvhas gracias por compartir este ancestral conocimento.

Anónimo dijo...

Escuchar el sonido de las campanas, en ocasiones cuando me encuentro sola o esta todo en silencio puede significar algo? Ya lo he vivido en varias ocasiones.

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Martha Aguilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Premios

Design by Blogger Templates