....

Modelos Teóricos en Musicoterapia

En el IX Congreso Mundial de Musicoterapia que se realizó en 1999 en la ciudad de Washington, Estados Unidos, hubo un reconocimiento por parte de la comunidad de los musicoterapéutas de todo el mundo, de cinco modelos teóricos. Sin duda hay muchos otros desarrollos teóricos conocidos que podrán llegar a constituirse como tales, pero desde ese congreso en adelante, podemos decir que la musicoterapia cuenta oficialmente con cinco modelos. Estos son:

* Modelo Nordoff Robbins, o de Musicoterapia Creativa e Improvisacional;
* Modelo GIM (Guided Imaginery and Music) o de Imágenes Guiadas y Música;
* Modelo de Musicoterapia Analítica;
* Modelo Benenzon;
* Modelo de Musicoterapia Behaviorista

Pese a que la oficialización de este reconocimiento se dió en el marco del Congreso mencionado, la historia de cada uno de ellos es de larga data. De hecho, todos tienen su orígen en la década del 60.

El Modelo Nordoff Robbins se constituyó como tal entre los años 1976/77. La Musicoterapia Creativa e Improvisacional, como también se conoce a este modelo, consiste en la improvisación musical que se instaura entre el paciente y el terapeuta con diversos instrumentos musicales o canto, según las posibilidades del paciente, de sus condiciones neurológicas y sobre todo de sus funciones vitales. La musicoterapia Creativa es un acontecimiento interpersonal que toma en cuenta no sólo el tipo de paciente tratado, sino también la personalidad del terapéuta, realizando una improvisación "bilateral" que contempla tanto al paciente como al terapeuta.

El Modelo GIM se constituye como tal a principios de la década del 70. En 1972 Helen Bonny funda el "Institute for Consciusness and Music" donde comenzaron a formarse musicoterapeutas para trabajar con éste modelo. El mismo trabaja principalmente con dos aspectos: La posibilidad de la música de provocar tanto la sinestesia como "estados alterados de conciencia", o como dice Helen Bonny "la utilización de la música para alcanzar niveles extraordinarios de la conciencia humana".

El Modelo de Musicoterapia Analítica nace a principios de los años 60 con el denominado "Intertherapy-group", cuyo trabajo derivó luego en lo que se denominó Musicoterapia Analítica. Mary Priestley, quien es considerada su fundadora, publica en 1975 el libro "Music -Therapy in Action", punto de partida de la institucionalización del modelo como tal. Musicoterapia Analítica es el nombre que se ha dado al uso analítico, informado y simbólico de la música improvisada por el musicoterapeuta y el paciente. Es usada como una herramienta creativa con la cual el paciente explora su propia vida, a la vez que lo provee de los medios para poder crecer e incrementar su autoconocimiento.

El Modelo Benenzon comenzó a delinearse en la década del 60. En el año 1965 los doctores Rolando Benenzon y Bernaldo de Quirós crean la comisión de estudios de la musicoterapia en la República Argentina y como consecuencia de la misma se crea la carrera de musicoterapia en el Instituto de Otoneurofoniatría, de la Facultad de Medicina, de la Universidad del Salvador en Buenos Aires. Se fundamenta en el complejo sonido-ser humano, sea el sonido musical o no, tendiente a buscar métodos y diagnósticos terapéuticos. Este complejo se extiende desde las fuentes de emisión del sonido, comprendiendo la naturaleza, el cuerpo humano, los instrumentos musicales, los aparatos electrónicos, el medio ambiente, el recorrido de las vibraciónes con sus leyes acústicas, los órganos receptores de éstos sonidos, la impresión y percepción en el sistema nervioso y toda la repercusión biológica y psicológica para la elaboración de la respuesta que encierra el complejo, ya que ella es una fuente de estímulo. Este modelo considera como objetivo fundamental producir estados regresivos y aperturas de canales a esos niveles en los pacientes, emprendiendo por medio de los nuevos canales de comunicación, el proceso de recuperación.

El Modelo Behaviorista, al igual que los otros, se gesta a fines de la década del 60 y comienzos de la década del 70, si bien se podría decir que se conforma como tal en 1975, cuando Clifford Madsen, quien es considerado su fundador, publica el libro "Research in Music Behavior. Modifying Music Behavior in Classroom". Este modelo sostiene que la música por si sola es un operador condicionante que refuerza la conducta alterada. El impacto de la experiencia musical es observable y mensurable, y es posible establecer una relación de causa - efecto entre la música y la conducta. La musicoterapia, en este modelo, debe usar el análisis conductista y proponer programas individuales de tratamiento para encontrar las necesidades de las personas a las que se atiende.

Extraído del libro "Facetas de lo Inefable", del Mt. Diego Shapira *

0 comentarios:

Premios

Design by Blogger Templates