....

Leyenda de la Diosa Umiña

Cuenta la leyenda que uno de los Caciques de la tribu MANTAS llamado Shygui fue casado con una mujer humilde pero muy inteligente, con quien tuvo una hija, la que por tener sus ojos admirablemente verdes, la llamó UMIÑA. La mamá de Umiña, era curandera y sacerdotisa de JOCAY, oficio que también lo llegó a ejercer su única hija. Cuando Umiña cumplía los veintiún años de edad, murió su mamá, quedando sola con su padre. Al año siguiente los amigos del Cacique le aconsejaron que tomará por esposa a otra mujer, una hechicera de la tribu.

La nueva esposa no tuvo aceptación por el pueblo debido a su mal carácter. Toda la atención se centró en Umiña, quien se había dedicado a hacer el bien a todo quien le solicite sus servicios médicos y religiosos, continuando así la obra benéfica que su madre le había encomendado.

La Madrastra, de Umiña se sintió celosa por la fama de su hijastra. En represalia decidió embrujar al Cacique, quien dominado con sus hechicerías logró que Shygui emitiera una sentencia ordenando que su hija fuera atada a una balsa, llevada mar afuera durante tres días y luego abandonada sin agua ni alimento. El Decreto fue cumplido en parte.

La gratitud que los soldados guardaban para con Umiña no permitió su muerte y a los tres días siguientes, Umiña llegó en una balsa a una tribu vecina de donde fue llevada a su casa sana y salva por sus amigos. Un nuevo Decreto de su padre ordenaba que sea llevada a las más altas montañas y sea atada y abandonada en las nieves, sin abrigo ni alimento.

A los tres meses apareció nuevamente diciendo que un cóndor la había traído. Todo el pueblo de Jocay la recibió con muestras de gran alegría, enterados de lo ocurrido en contra de esta mujer bienhechora del pueblo. La bruja enfurecida por la burla que había sufrido, quiso obligar a su esposo a ordenar la muerte de su hija, pero éste, ya sanado de la hechicería y conociendo las acciones malévolas de su nueva esposa, tomo venganza contra ella y después de castigarla la botó de la casa. Esta lo amenazó y le sentenció que antes de tres lunas estaría muerto.

En efecto el tiempo se cumplió y en una madrugada mientras Shygui dormía tranquilamente, la bruja atacó a su esposo con un cuchillo dándole muerte. Umiña dormía custodiada en otra casa y se percató de inmediato de lo que le ocurría a su padre y llamó a los soldados para que capturen a la bruja. Cien soldados la persiguieron hasta un poco más allá de un elevado cerro, quienes regresaron diciendo que sí la habían encontrado pero que la malvada mujer se les había convertido en un lobo feroz.

El cacique fue sepultado en su propia casa y Umiña llorando desconsoladamente se echó sobre la tumba de su padre, negándose a tomar alimento, muriendo a los pocos días, pero antes ordenó que nadie mueva su cuerpo del lugar. Los pobladores se retiraron obedeciendo la orden de la Diosa Umiña. Al poco tiempo comenzaron a notar que el corazón de Umiña no se había descompuesto, transformándose en una piedra roja del tamaño de un puño, estaba intacto con la particularidad que en la parte superior tenía dos puntos verdes los que con el tiempo fueron creciendo hasta cubrir todo el corazón el que quedó convertido en una bella Esmeralda.

El nuevo Cacique tomó la Esmeralda, llamó a un orfebre para que, de la mitad de la esmeralda hacia arriba, talle el Busto de Umiña y así se hizo. Construyó un hermoso templo para que en dicho lugar sea adorada como una Diosa. Desde los primeros momentos, todo enfermo que tocaba la esmeralda quedaba inmediatamente sano.

La fama de la Diosa de la Salud llegó a muchas partes del Continente. Venían del Perú, de México y de América Central trayendo enfermos y regalos que consistían en perlas pequeñas y oro en polvo.

Meditación para conectar con el poder Sanador de Umiña

1- Encuentra un espacio donde puedas yacer tranquil@ sin ser molestad@, respira profundamente exhalando de tu cuerpo todas las tensiones que sientas.
2- Repasa mentalmente el mito de La Diosa Umiña o léelo haciéndote una imagen mental de la Diosa, imagínate que su figura esta en tu pecho que se abre como un vortice de color verde intenso.

3- En realidad te das cuenta que del fondo de este centro de poder yace una esmeralda con la figura de Umiña, siente cada latido por unos momentos, respira profundo y frota tus manos.
4- Pon tu intención en conectar con la energía de sanación que nos trae Umiña, y vibra su nombre: UUUUUMMMMIIIIIIINNNNAAAAA visualizando como la esmeralda que esta en tu pecho crece hasta abarcar todo tu cuerpo.
5- Cuando sientas que estas cubierto por esta esmeralda respira esta energía verde de sanación hacia alguna zona en particular que consideres, necesita de esta energía y luego pon los de dedos de tu mano (no importa cual), sobre tu pecho y la otra sobre la zona que has elegido sanar.
6- Deja tus manos ahí hasta que sientas alivio o hasta que lo consideres necesario, respira profundo y lentamente durante el proceso y mantén la imagen de la esmeralda por la que te encuentras cubiert@.
7- Cuando sientas que es suficiente retira tus manos, agradece mentalmente y con una inhalación profunda visualiza como, de a poco, la esmeralda regresa a tu pecho con la forma y el tamaño de un huevo. Toma conciencia de tu cuerpo y del espacio en el que te encuentras y lentamente y a tus tiempos abre los ojos.

Nota: Con la práctica de este ejercicio puedes conectarte directamente con la energía de la Diosa Umiña, sin la necesidad de vibrar su nombre, sin embargo mientras aprendes a hacerlo te recomiendo que lo vibres las veces que quieras hasta que sientas que estas cubiert@ por la esmeralda.

0 comentarios:

Premios

Design by Blogger Templates